To­das las po­si­bi­li­da­des pa­ra dis­fru­tar el me­jor pes­ca­do

Al­gu­nas per­so­nas pa­gan por ex­cur­sio­nes, otras se me­ten al mar en un ka­yak o prue­ban de cos­ta. Otras van a lo se­gu­ro y lo com­pran en la pla­ya.

La Nueva - - MONTE HERMOSO. -

PA­RA TO­DOS LOS GUS­TOS Y BOL­SI­LLOS

De cos­ta, em­bar­ca­do, o bien ha­cien­do co­la pa­ra com­prar­lo fres­co. La po­si­bi­li­dad de de­gus­tar una bue­na cor­vi­na asa­da o una pes­ca­di­lla a la plan­cha cuan­do el pes­ca­do es­tá re­cién sa­li­do del mar es otra de las po­si­bi­li­da­des que ofre­ce Mon­te Her­mo­so du­ran­te to­do el año, y so­bre to­do du­ran­te el ve­rano.

Si bien hoy en día los sec­to­res de pes­ca se han vis­to de­li­mi­ta­dos -si­tuán­do­se por fue­ra de la zo­na de ba­ño-, los aman­tes de es­te de­por­te si­len­cio­so se las si­guen in­ge­nian­do pa­ra pa­sar va­rias ho­ras dis­fru­tan­do el vien­to y ai­re ma­ri­nos, aguar­dan­do an­sio­sos el pi­que de al­gu­na ex­qui­si­tez pa­ra de­gus­tar lue­go en fa­mi­lia.

Pes­ca­di­lla, cor­vi­nas, con­grios, ga­tu­so, ra­yas: la pes­ca va­ria­da se en­cuen­tra a tan so­lo unos me­tros, ocul­ta ba­jo las aguas, y son va­rios los que in­vier­ten ho­ras (y di­ne­ro) pa­ra cap­tu­rar al­gu­nos de sus ejem­pla­res.

Por su­pues­to, pa­ra quie­nes no co­no­cen y desean lle­var­se un buen re­cuer­do de su es­ta­día en Mon­te Her­mo­so, lo más sen­ci­llo es con­tra­tar un ser­vi­cio de pes­ca em­bar­ca­do. Hay mu­chos, y nor­mal­men­te se los pue­de ver en la cos­ta, o bien en las ca­sas de ven­ta de ar­tícu­los de pes­ca.

Pe­sos más, pe­sos me­nos, una ex­cur­sión tie­ne un va­lor apro­xi­ma­do de 800 pe­sos por per­so­na y una du­ra­ción de cua­tro ho­ras. Nor­mal­men­te, ese pre­cio in­clu­ye el equi­po de pes­ca y la car­na­da; des­pués, tam­bién se brin­dan ser­vi­cios ex­tras co­mo el fi­le- tea­do, la lim­pie­za y el fri­za­do del pes­ca­do. En ca­so de buen tiem­po, se pue­den ha­cer has­ta dos en­tra­das dia­rias mar aden­tro.

Ho­ra­cio Mu­ñoz, pro­pie­ta­rio del Ca­cho II, es uno de los pes­ca­do­res que ha­cen ex­cur­sio­nes du­ran­te to­do el ve­rano, y des­ta­ca que se vie­ne tra­ba­jan­do muy bien, más allá de que el cli­ma no ha acom­pa­ña­do.

“Hay muy bue­na pes­ca, y he­mos re­cu­pe­ra­do el re­cur- so”, des­ta­ca.

Nor­mal­men­te, las cap­tu­ras se ha­cen de fon­do, en­car­nan­do con an­choas. Las lan­chas lle­van has­ta una diez per­so­nas, pa­ra evi­tar pro­ble­mas de en­gan­ches tan­to por la co­rren­ta­da co­mo por el mo­vi­mien­to de los pe­ces que mor­die­ron el an­zue­lo.

“La ma­yo­ría de las ve­ces tra­ba­ja­mos con la lan­cha lle­na, so­bre to­do cuan­do el tiem­po lo ha per­mi­ti­do. Ve­mos a la gen­te muy an­sio­sa por pes­car; pe­ro es al­go que nor­mal­men­te de­pen­de del tiem­po”, se­ña­la Mu­ñoz, quien agre­ga que la ma­yo­ría de sus clien­tes pro­vie­nen de pro­vin­cias le­ja­nas a la cos­ta, co­mo Men­do­za, San Juan o Cór­do­ba.

Mon­teher­mo­se­ño "de to­da la vi­da”, y na­ci­do en el seno de una fa­mi­lia de pes­ca­do­res, Mu­ñoz re­cal­ca que an­tes se ob­te­nían más pie­zas en una sa­li­da.

“Eso sí, el su­fri­mien­to era más gran­de, por­que se en­tra­ba a re­mo; no ha­bía mo­to­res y to­do se ha­cía a mano. Ade­más, pes­cá­ba­mos más cer­ca de las cos­tas, y las cap­tu­ras eran más gran­des, al­go que hoy po­co a po­co se va re­cu­pe­ran­do”, re­cuer­da.

Por su par­te, el pes­ca­dor Ma­tías La­rrea, pro­pie­ta­rio de la lan­cha Ma­ría Jo­sé, re­co­no­ce que hoy mu­chos se aven­tu­ran a la mar en sus pro­pios ka­yaks o go­mo­nes, tra­tan­do de ob­te­ner la pes­ca del día.

Es­to, ex­pli­ca, ha pro­vo­ca­do una re­trac­ción en las ven­tas de pes­ca­do fres­co en la pla­ya, una ac­ti­vi­dad que él vie­ne lle­van­do a ca­bo des­de ha­ce años.

“Nor­mal­men­te en­tra­mos a las 3 de la ma­ña­na al mar, y pa­ra las 8 es­ta­mos de vuel­ta, lis­tos pa­ra ven­der. Pa­ra ese en­ton­ces, ya en­con­tra­mos gen­te es­pe­ran­do por su pes­ca­do fres­co; y ter­mi­na­mos ven­dien­do ca­si to­do”, re­mar­ca La­rrea.

Una ex­cur­sión de pes­ca tie­ne un cos­to apro­xi­ma­do de 800 pe­sos por per­so­na. El va­lor in­clu­ye el uso del equi­po y la pro­vi­sión de car­na­da.

FO­TOS: FACUNDO MO­RA­LES - LA NUE­VA.

La pes­ca em­bar­ca­do y la com­pra de pes­ca­do re­cién cap­tu­ra­do son dos tra­di­cio­nes de lar­ga da­ta en Mon­te Her­mo­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.