Cam­bios de rum­bo

La Nueva - - OPINIÓN. - por Emi­lio J. Cár­de­nas Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor ar­gen­tino an­te Na­cio­nes Uni­das.

La lle­ga­da del mi­llo­na­rio Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de los EEUU y sus pri­me­ras fuer­tes an­da­na­das de to­do ti­po de me­di­das pa­to­ló­gi­cas pa­re­ce­rían con­fir­mar que la de­ca­den­cia nor­te­ame­ri­ca­na ha en­tra­do ya en una nue­va eta­pa: la de no preo­cu­par­se más por evi­tar evi­den­ciar­la. Lo que es lo mis­mo que asu­mir­la abier­ta­men­te.

Al aban­do­nar el “Acuer­do del Trans­pa­cí­fi­co”, los EEUU han en­tre­ga­do cla­ra­men­te la lla­ve de la re­gión hoy más eco­nó­mi­ca­men­te ac­ti­va del mun­do a Chi­na, cu­yo li­de­raz­go es allí aho­ra in­dis­cu­ti­do.

Ocu­rre que tan­to Chi­na, co­mo los EEUU, han “cam­bia­do de ro­les”. Los han in­ver­ti­do. Chi­na se ha trans­for­ma­do en el cam­peón in­dis­cu­ti­do de la glo­ba­li­za­ción. Los EEUU, por su par­te, en el bra­zo más du­ro e in­fle­xi­ble del pro­tec­cio­nis­mo. Has­ta no ha­ce mu­cho, eso era sim­ple­men­te un im­pen­sa­ble. Pe­ro las co­sas cam­bian, es evi­den­te.

Así lo com­prue­ban apa­ren­te­men­te tan­to el dis­cur­so -li­bre­cam­bis­ta e in­clu­si­vo­del pre­si­den­te chino, Xi Jing­ping, pro­nun­cia­do en la re­cien­te reunión eco­nó­mi­ca de Da­vos, don­de el lí­der chino asu­mió el rol de após­tol ma­yor de la glo­ba­li­za­ción, co­mo la inusual aren­ga de Do­nald Trump, en­ce­rrán­do­se en una suer­te de cuar­to os­cu­ro, al tiem­po de asu­mir su pre­si­den­cia en los EEUU.

Sor­pren­den­te gi­ro, qui­zás, pe­ro así es­tán las co­sas aho­ra. Dos vi­sio­nes con­tra­pues­tas del mun­do en que vi­vi­mos es­tán flo­tan­do en­tre no­so­tros. En las ac­ti­vas re­des so­cia­les chi­nas hay, por to­do es­to, una bro­ma que cir­cu­la ac­ti­va­men­te y su­gie­re que Trump es un miem­bro más del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino.

Bei­jing de­fien­de los acuer­dos de Pa­rís so­bre cam­bio cli­má­ti­co y Was­hing­ton los es­tá por de­jar de la­do. Prue­ba de que los EEUU han de­ja­do de pron­to de ser y sen­tir­se “ciu­da­da­nos res­pon­sa­bles” del mun­do y de que Chi­na ha asu­mi­do el rol aban­do­na­do por Do­nald Trump. Chi­na pro­me­te ayu­dar al desa­rro­llo de otros paí­ses. Y man­te­ner un mun­do abier­to. Mien­tras sus ciu­da­da­nos ca­re­cen, por aho­ra al me­nos, de las li­ber­ta­des ci­vi­les y po­lí­ti­cas más ele­men­ta­les.

Los EEUU hu­yen aho­ra de ese com­pro­mi­so, que asu­mie­ran res­pon­sa­ble­men­te por dé­ca­das has­ta no ha­ce sino unas po­cas se­ma­nas. No es pa­ra aplau­dir, pre­ci­sa­men­te.

Has­ta la ver­dad de pron­to se ha trans­for­ma­do en re­la­ti­va. La ad­mi­nis­tra­ción Trump ha­bla de “he­chos al­ter­na­ti­vos” so­bre los que edi­fi­ca -y se­gui­rá edi­fi­can­do­su “re­la­to”, pa­ra al­gu­nos ac­tuan­do pa­ra­dó­ji­ca­men­te co­mo si fue­ran “kirch­ne­ris­tas”. To­do pa­re­ce ma­lea­ble. Cues­tio­na­ble. Dis­cu­ti­ble. Qui­zás por­que Do­nald Trump no sa­be co­mo uti­li­zar el “po­der blan­do”, es­to es la sim­pa­tía de su pro­pio país. No es su es­ti­lo. Só­lo sa­be con­fron­tar. De pron­to, Xi Jin­ping lo ha ad­ver­ti­do y ca­pi­ta­li­za­do.

En 1998, mi ami­ga Ma­de­lei­ne Al­bright, cuan­do Se­cre­ta­ria de Es­ta­do de los EEUU, de­fi­nió a su país co­mo la “na­ción in­dis­pen­sa­ble”. La que ge­ne­ro­sa­men­te li­de­ra­ba al mun­do. Pa­gan­do to­dos los cos­tos con­si­guien­tes, si ello fue­ra ne­ce­sa­rio. En con­cien­cia, por cier­to.

Pe­ro to­do de gol­pe pa­re­ce ha­ber cam­bia­do, esa de­fi­ni­ción es aho­ra muy otra: “Pri­me­ro Amé­ri­ca”. To­do lo con­tra­rio de la ge­ne­ro­si­dad, por cier­to. Ya en el 2014, la mi­tad de los nor­te­ame­ri­ca­nos en­cues­ta­dos sos­te­nían que los EEUU “de­ben ocu­par­se de sus pro­pias co­sas y de­jar que los de­más se re­la­cio­nen en­tre sí, lo me­jor que pue­dan”. Quie­nes así res­pon­dían eran ape­nas uno de ca­da cin­co nor­te­ame­ri­ca­nos en 1964. Y dos de ca­da cin­co, ya en 1995. Hoy son mu­chos más.

Hay una so­la ex­cep­ción evi­den­te so­bre la me­sa, aque­lla que tie­ne que ver con la ur­gen­cia de de­rro­tar al Es­ta­do Is­lá­mi­co, en­ten­di­do co­mo una ame­na­za con­tra la ci­vi­li­za­ción mis­ma. En es­to Trump pa­re­ce ele­gi­do a ac­tuar.

Has­ta allí, apa­ren­te­men­te, la nue­va de­fi­ni­ción de “so­li­da­ri­dad” nor­te­ame­ri­ca­na. Des­pués de un si­glo de con­tar con un en­tu­sias­mo co­mo el pre­di­ca­do en su mo­men­to por Theo­do­re Roo­se­velt, en el que se con­ju­ga­ron tan­to el po­der glo­bal, co­mo la res­pon­sa­bi­li­dad de­ri­va­da del mis­mo, los EEUU -que han de­ja­do atrás unos 626.000 muer­tos y unos 1.180.000 he­ri­dos- son hoy real­men­te muy dis­tin­tos. Nos gus­te o no. Es su de­ci­sión. No la de to­dos, pe­ro sí la de sus au­to­ri­da­des, aque­llas que de pron­to, pe­se a las du­das de mu­chos, sur­gie­ron del ve­re­dic­to in­ape­la­ble de las ur­nas.

“En las ac­ti­vas re­des so­cia­les chi­nas hay, por es­tos días, una bro­ma que cir­cu­la ac­ti­va­men­te y su­gie­re que Do­nald Trump es un miem­bro más del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Chino.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.