Emer­gen­cias: un plan im­pre­ci­so

La Pro­vin­cia ha plan­tea­do, en los úl­ti­mos me­ses, su idea de mo­di­fi­car el mo­do de tra­ba­jo del ser­vi­cio te­le­fó­ni­co de emer­gen­cias.

La Nueva - - OPINIÓN. -

EMER­GEN­CIA: si­tua­ción de pe­li­gro o desas­tre que re­quie­re una ac­ción in­me­dia­ta.

LA PRO­VIN­CIA ha plan­tea­do, en los úl­ti­mos me­ses, su idea de mo­di­fi­car el fun­cio­na­mien­to del ser­vi­cio de emer­gen­cias 911, de mo­do que so­lo sir­va pa­ra lla­ma­dos re­la­cio­na­dos con he­chos po­li­cia­les. A par­tir de es­ta de­ci­sión se ge­ne­ra­ría un nue­vo nú­me­ro al que lla­mar en ca­so de una emer­gen­cia re­la­cio­na­da con la sa­lud, un nú­me­ro de tres ci­fras, sim­ple de me­mo­ri­zar y de mar­car.

HAS­TA AHÍ lo que se sa­be. A me­dias. Por­que, a pe­sar de lo de­li­ca­do del te­ma, la Pro­vin­cia ma­ne­ja to­do con una re­ser­va lla­ma­ti­va, al pun­to que los po­si­bles cam­bios se van co­no­cien­do a par­tir de tras­cen­di­dos, de co­men­ta­rios suel­tos, de da­tos que na­die lue­go ra­ti­fi­ca. Tam­po­co el mu­ni­ci­pio, que de­be­rá ade­cuar el sis­te­ma de acuer­do con esas de­ci­sio­nes, es­tá in­for­ma­do so­bre la ma­te­ria, y lo po­co que co­no­ce lo in­for­ma de ma­ne­ra par­cial.

EL ÚL­TI­MO tras­cen­di­do es que la cen­tral del 911, es de­cir, los ope­ra­do­res que re­ci­ben las lla­ma­das de emer­gen­cia, de­ja­rá de es­tar en la ciu­dad y los lla­ma­dos se­rán aten­di­dos en Mar del Pla­ta. La ex­pli­ca­ción del mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad es, cuan­to me­nos, dé­bil: que Bahía Blan­ca cuen­ta con un sis­te­ma de aten­ción analó­gi­co, an­ti­cua­do. El de Mar del Pla­ta, en cam­bio, se­rá di­gi­tal, de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción.

VA­LE DE­CIR que el lla­ma­do por una si­tua­ción de emer­gen­cia en Bahía Blan­ca se­rá aten­di­do por un ope­ra­dor que no co­no­ce la ciu­dad, sus ba­rrios, sus ca­lles ni sus for­mas. Pe­ro que lo ha­rá con un te­lé­fono más mo­derno, de una tec­no­lo­gía su­pe­rior. Así plan­tea­do, no pa­re­cie­ra un plan­teo ra­zo­na­ble. Por el con­tra­rio: se sa­be que, en una emer­gen­cia, una per­so­na no es­tá en su me­jor mo­men­to. Si a eso se su­ma que quien lo atien­de no co­no­ce el te­rreno, las po­si­bi­li­da­des de que la res­pues­ta no sea la más ade­cua­da re­sul­tan es­ca­sas.

CON UN mu­ni­ci­pio que apor­ta mi­llo­nes de pe­sos ca­da mes pa­ra que los pa­tru­lle­ros pue­dan cir­cu­lar y que se tie­ne que ha­cer car­go de man­te­ner las co­mi­sa­rías, que dis­po­ne de una cen­tral ope­ra­ti­va pa­ra más de 250 cá­ma­ras pro­pias y un cuer­po de ins­pec­to­res de 300 efec­ti­vos, no de­be ser muy di­fí­cil cam­biar el sis­te­ma analó­gi­co por uno di­gi­tal y man­te­ner ope­ra­do­res lo­ca­les que atien­den las emer­gen­cias lo­ca­les.

ES CLA­RO que la de­ci­sión de mu­dar el ser­vi­cio del 911 es pro­vin­cial y que, ali­nea­do en el mis­mo par­ti­do, el mu­ni­ci­pio tien­de a se­guir esas di­rec­ti­vas. Pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio cues­tio­nar de­ci­sio­nes que pue­den pa­re­cer inade­cua­das o po­der dis­cu­tir­las de ma­ne­ra abier­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.