In­ver­so­res, con más con­fian­za

La Nueva - - ECONOMÍA. PANORAMA -

El re­sul­ta­do del blan- queo mar­có un an­tes y un des­pués pa­ra los in­ver­so­res ex­tran­je­ros.

La ex­pec­ta­ti­va fa­vo­ra­ble que des­per­tó la lle­ga­da de Mau­ri­cio Ma­cri, al pro­me­diar el 2016 se ha­bía trans­for­ma­do en un mar de du­das re­la­cio­na­do con una re­ce­sión más pro­fun­da que la es­pe­ra­da, pe­ro so­bre to­do in­te­rro­gan­tes re­la­cio­na­dos con la via­bi­li­dad po­lí­ti­ca de la nue­va ad­mi­nis­tra­ción.

Sin em­bar­go, to­do pa­re­ce ha­ber vuel­to a su cau­ce nor­mal des­de el arran­que del año.

Los ca­si 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res que los ar­gen­ti­nos in­gre­sa­ron en el Sin­ce­ra­mien­to Fis­cal ter­mi­na­ron de con­ven­cer a mu­chos que aún se man­te­nían es­cép­ti­cos so­bre el pro­ce­so que atra­vie­sa el país.

En prác­ti­ca­men­te to­dos los mer­ca­dos emer­gen­tes se ha pro­du­ci­do un fe­nó­meno pa­re­ci­do en las úl­ti­mas dé­ca­das: son los lo­ca­les los que pri­me­ro de­ci­den in­ver­tir y re­cién des­pués apa­re­cen los ex­tran­je­ros.

Pe­ro ade­más del blan­queo se su­ce­die­ron una se­rie de da­tos fa­vo­ra­bles.

La in­fla­ción de los úl­ti­mos me­ses va con­flu­yen­do a la me­ta ofi­cial del 17% y los sig­nos de reac­ti­va­ción es­tán ca­da vez más ex­ten­di­dos.

El cam­po es el sec­tor más pu­jan­te, pe­ro acom­pa­ña el real es­ta­te, jun­to a la ven­ta de au­tos.

El con­su­mo tam­bién mues­tra un re­pun­te, aun­que más pau­la­tino que en otras épo­cas.

De la mis­ma ma­ne­ra, el cré­di­to tam­bién con­so­li­da su re­cu­pe­ra­ción lue­go de un lla­ma­ti­vo pa­ra­te en el pri­mer se­mes­tre de 2016.

Des­de el pun­to de vis­ta de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca tam­bién apa­re­cen sig­nos po­si­ti­vos.

La suba de la luz ten­drá un im­pac­to en la in­fla­ción de fe­bre­ro, que pe­ga­rá un sal­to por en­ci­ma de 1,5, pe­ro al mis­mo tiem­po re­pre­sen­ta un aho­rro pa­ra el Es­ta­do que ten­drá que pa­gar me­nos sub­si­dios.

La po­si­bi­li­dad de lle­var ade­lan­te el ajus­te gra­dual de ta­ri­fas tam­bién re­sul­ta un ele­men­to alen­ta­dor pa­ra mu­chos que creían im­po­si­ble re­mon­tar el mo­nu­men­tal atra­so en las ta­ri­fas que de­jó el kirch­ne­ris­mo.

Es­ta me­jo­ría se sien­te tam­bién en la evo­lu­ción de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros.

En lo que va del año tan­to el go­bierno co­mo las em­pre­sas y las pro­vin­cias con­si­guie­ron 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res, con lo cual des­pe­ja­ron cual­quier du­da so­bre el ac­ce­so al fi­nan­cia­mien­to en un año de mu­chos ven­ci­mien­tos y ele­va­do dé­fi­cit fis­cal.

La bue­na no­ti­cia es que los bo­nos ar­gen­ti­nos co­ti­zan fir­mes y las nue­vas emi­sio­nes del go­bierno na­cio­nal y la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res subie­ron de pre­cio in­me­dia­ta­men­te des­pués de ha­ber arran­ca­do a co­ti­zar.

Tam­bién se per­ci­be in­gre­so de fon­dos en el mer­ca­do ac­cio­na­rio, que man­tie­ne el es­pec­ta­cu­lar rally que co­men­zó en 2013 pe­ro que se man­tie­ne tres años y me­dio des­pués.

Pe­ro no son po­cos los que creen que es­ta suba con­ti­nua­rá, apo­ya­da por el in­gre­so de la Ar­gen­ti­na al ín­di­ce de mer­ca­dos emer­gen­tes, lue­go de ha­ber es­ta­do más de una dé­ca­da en­tre los paí­ses con­si­de­ra­dos “fron­te­ri­zos”.

Es­ta re­ca­li­fi­ca­ción au­to­má­ti­ca­men­te per­mi­ti­ría a una gran can­ti­dad de fon­dos in­ter­na­cio­na­les su­mar ac­ti­vos ar­gen­ti­nos que hoy por re­gla­men­to no pue­den in­cor­po­rar.

Una prue­ba de es­te in­te­rés es que uno de los fon­dos in­ter­na­cio­na­les de ma­yor re­le­van­cia, Black Rock, ofre­ce­rá un nue­vo ín­di­ce que apos­ta­rá por ac­cio­nes ar­gen­ti­nas. Tam­bién re­pre­sen­ta una atrac­ti­va puer­ta de en­tra­da pa­ra in­ver­so­res que quie­ren com­prar pa­pe­les ar­gen­ti­nos y no en­cuen­tran el vehícu­lo pa­ra ha­cer­lo.

Las du­das, fir­mes

Pe­ro las du­das no des­apa­re­cie­ron ni mu­cho me­nos.

A me­di­da que se acer­quen las elec­cio­nes lo más pro­ba­ble es que au­men­te la vo­la­ti­li­dad y los ac­ti­vos lo­ca­les em­pie­cen a su­frir el efec­to.

La pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res se­rá nue­va­men­te la “ma­dre de las ba­ta­llas”.

Se­rá un im­por­tan­te ter­mó­me­tro pa­ra me­dir has­ta qué pun­to se pue­de con­so­li­dar el pro­yec­to de Cam­bie­mos o, por el con­tra­rio, qué re­fe­ren­te de la opo­si­ción apa­re­ce con bue­nas chan­ces pa­ra lle­gar al po­der en 2019.

La caí­da del dó­lar lu­ce, en es­te con­tex­to, co­mo el fe­nó­meno más mar­ca­do de las úl­ti­mas se­ma­nas.

No só­lo son los fon­dos del blan­queo. Tam­bién los dó­la­res que in­gre­san por las emi­sio­nes de bo­nos.

Pe­ro esa ofer­ta de dó­la­res su­pera lar­ga­men­te a la de­man­da, lo que pro­vo­có que el ti­po de cam­bio ma­yo­ris­ta ca­ye­ra a ni­ve­les de 15,50 pe­sos.

El Ban­co Cen­tral, mien­tras tan­to, se man­tie­ne al mar­gen del mer­ca­do.

Su ti­tu­lar, Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger, ya ex­pli­ci­tó que por el mo­men­to só­lo irá com­pran­do los dó­la­res que con­si­guió el Te­so­ro en su úl­ti­ma emi­sión de deu­da.

"El ti­po de cam­bio no es un an­cla de na­da pa­ra es­te BCRA, así co­mo tam­po­co es un ele­men­to que se­rá ma­ni­pu­la­do adre­de co­mo he­rra­mien­ta de co­rrec­ción", sen­ten­ció el eco­no­mis­ta en más de una opor­tu­ni­dad, tra­tan­do de bo­rrar to­do la­zo con el pa­sa­do re­cien­te.

Pe­ro tan­to la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res co­mo las em­pre­sas que co­lo­ca­ron deu­da de­be­rán cam­biar esas di­vi­sas a pe­sos en el mer­ca­do cam­bia­rio, lo que pro­vo­ca­ría aún más pre­sión ba­jis­ta pa­ra la di­vi­sa.

En lo que va del año, tan­to el go­bierno co­mo las em­pre­sas y las pro­vin­cias con­si­guie­ron 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res”.

A me­di­da que se acer­quen las elec­cio­nes, lo más pro­ba­ble es que au­men­te la vo­la­ti­li­dad so­bre los ac­ti­vos lo­ca­les”.

ARCHIVO LA NUE­VA. Por Pa­blo Wen­de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.