Ca­sa Pa­gano, un mo­de­lo de art dé­co que so­bre­sa­le en el pa­tri­mo­nio bahien­se

Ubi­ca­da en la es­qui­na de Mi­tre e Yri­go­yen, la vi­vien­da es un mo­de­lo de ex­ce­len­cia de es­te es­ti­lo de di­se­ño.

La Nueva - - SÁBADO. - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

SE DES­TA­CA SU CA­LI­DAD DE OBRA Mario R. Mi­ner­vino n la es­qui­na de Mi­tre e Yri­go­yen de nues­tra ciu­dad se ubi­ca una de las vi­vien­das art dé­co más des­ta­ca­das de nues­tro pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co, ex­tra­or­di­na­ria ex­pre­sión de ese es­ti­lo que tu­vo su desa­rro­llo en el pe­río­do de en­tre­gue­rras (1919-1939) y que se con­vir­tió en si­nó­ni­mo de gla­mour y

Emo­der­ni­dad.

El in­mue­ble fue pro­yec­ta­do por el in­ge­nie­ro Adal­ber­to Pa­gano, pa­ra que sir­vie­ra co­mo su vi­vien­da-es­tu­dio, y se des­ta­ca por su ter­mi­na­ción sí­mil pie­dra, re­vo­que con­for­ma­do con mez­clas de are­nas y pro­duc­tos es­pe­cia­les que le con­fie­ren un tin­te co­lor miel, imi­tan­do --de bue­na for­ma-- a las pie­dras uti­li­za­das en Pa­rís.

La ca­li­dad de la mano de esa ter­mi­na­ción es de ex­ce­len­cia, a car­go de ver­da­de­ros ar­te­sa­nos, hom­bres for­ma­dos en Es­pa­ña o Ita­lia, los maes­tros fren­tis­tas. Un tra­ba­jo que pue­de en­fren­tar a la luz del sol, prin­ci­pal de­nun­cian­te de ala­beos y hon­du­ras, con una per­fec­ción ca­si de má­qui­na.

La geo­me­tría

El art dé­co re­ci­bió ese nom­bre años des­pués de su épo­ca, cuan­do se reali­zó en Pa­rís una mues­tra tra­ba­jos re­suel­tos en la dé­ca­da del 20, pre­sen­ta­da con el tí­tu­lo «Les An­nées 25», y lle­va­da a ca­bo en el Mu­sée des Arts Dé­co­ra­tifs en 1966. El tér­mino es apó­co­pe de la pa­la­bra fran­ce- sa dé­co­ra­tif.

Si bien se lo em­pa­ren­ta con el art nou­veau, só­lo lo acer­ca a él el he­cho de un es­ti­lo que al­can­zó a mue­bles, jo­yas, au­to­mó­vi­les, bar­cos, equi­pa­mien­to ur­bano, ti­po­gra­fía, mo­da.

El pri­me­ro se des­ta­ca por sus lí­neas cur­vas. El art dé­co es geo­mé­tri­co, con in­fluen­cias del cons­truc­ti­vis­mo, cu­bis­mo, fu­tu­ris­mo, el es­ti­lo de la es­cue­la Bauhaus, con de­ta­lles de las cul­tu­ras egip­cias, ma­yas y az­te­cas.

Co­mo ex­pre­sión de la edad de la má­qui­na, uti­li­zó lí­neas ae­ro­di­ná­mi­cas, pro­pias de la avia­ción, la elec­tri­ci­dad, la ra­dio y los ras­ca­cie­los.

Es­tas in­fluen­cias se ex­pre­san con blo­ques cu­bis­tas o rec­tán­gu­los y el uso de tra­pe­zoi­des, fa­ce­ta­mien­tos, zig­zags.

Su re­la­ción con el gla­mour tie­ne que ver con que fue el es­ti­lo adop­ta­do por tres ciu­da­des nor­te­ame­ri­ca­nas: New York --apli­ca­do a ras­ca­cie­los más em­ble­má­ti­cos co­mo el Em­pi­re Sta­te y el Chrys­ler--, Mia­mi --en sus ci­nes, ca­si­nos, ca­ba­rets y ho­te­les-- y Holly­wood, me­ca del ci­ne.

La es­qui­na

La ca­sa Pa­gano des­ta­ca su es­pec­ta­cu­lar es­qui­na, con su re­ma­te es­ca­lo­na­do y su jue­go de vo­lú­me­nes.

Es pro­pio del es­ti­lo el uso de re­ves­ti­mien­tos co­mo el már­mol, el cual re­cu­bre el zó­ca­lo cur­vo de es­qui­na, y se des­ta­ca la par­ti­cu­lar re­je­ría que se nu­tre de los ta­pi­ces arau­ca­nos.

La fa­mi­lia Pa­gano ocu­pó muy po­co la vi­vien­da ya que ape­nas ter­mi­nó su cons­truc­ción de­jó la ciu­dad pa­ra acom­pa­ñar a Adal­ber­to, quien ocu­pó dis­tin­tos car­gos en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, lle­gan­do a ser uno de los más re­le­van­tes go­ber­na­do­res del te­rri­to­rio Na­cio­nal de Río Ne­gro.

Bahía Blan­ca ofre­ce una ge­ne­ro­sa can­ti­dad de vi­vien­das art dé­co, aun­que sin du­das la ca­sa Pa­gano se des­ta­ca por su par­ti­cu­lar im­plan­ta­ción, su mag­ní­fi­co es­ta­do de con­ser­va­ción y su mo­nu­men­tal por­tal de es­qui­na, que la con­vier­te en una de las más atrac­ti­vas del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.