Por una me­di­ci­na per­so­na­li­za­da pa­ra los ca­sos de leu­ce­mia cró­ni­ca

Es uno de los ti­pos más co­mu­nes de es­te mal en pa­cien­tes adul­tos, re­pre­sen­tan­do el 30%. Aho­ra se abor­da a ca­da pa­cien­te se­gún sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD -

Re­ci­bir la no­ti­cia del diag­nós­ti­co de cán­cer pue­de ser des­es­ta­bi­li­zan­te pa­ra cual­quier per­so­na.

Afor­tu­na­da­men­te, la cien­cia ha avan­za­do en los úl­ti­mos años, lo­gran­do en mu­chos ca­sos au­men­tar la so­bre­vi­da de los pa­cien­tes y cro­ni­fi­car al­gu­nas con­di­cio­nes que en el pa­sa­do ha­bían si­do de di­fí­cil tra­ta­mien­to.

Tal es el ca­so de la leu­ce­mia lin­fo­cí­ti­ca cró­ni­ca, don­de, gra­cias al desa­rro­llo de la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da, se de­ter­mi­na el abor­da­je te­ra­péu­ti­co a par­tir de las ca­rac­te­rís­ti­cas de ca­da pa­cien­te y del aná­li­sis mo­le­cu­lar de su en­fer­me­dad, pa­ra me­jo­rar su pro­nós­ti­co y evo­lu­ción.

La leu­ce­mia lin­fo­cít­ca cró­ni­ca (LLC) es una en­fer­me­dad on­cohe­ma­to­ló­gi­ca que afec­ta a la san­gre y a la mé­du­la ósea.

Se ca­rac­te­ri­za por la ge­ne­ra­ción ace­le­ra de gló­bu­los blan­cos anor­ma­les.

Es­tas cé­lu­las, cuan­do fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te, son las en­car­ga­das de com­ba­tir las in­fec­cio­nes.

Las LLC es uno de los ti­pos más co­mu­nes de leu­ce­mia en pa­cien­tes adul­tos, re­pre­sen­tan­do el 30 por cien­to de los ca­sos.

Tal co­mo des­cri­bió la doc­to­ra Ca­ro­li­na Pa­vlovsky, mé­di­ca he­ma­tó­lo­ga y je­fa del de­par­ta­men­to de in­ves­ti­ga­ción clí­ni­ca de Fun­da­leu, cuan­do una de las cé­lu­las que va a for­mar gló­bu­los blan­cos cam­bia y se con­vier­te en una cé­lu­la de leu­ce­mia, ya no ma­du­ra nor­mal­men­te.

Ge­ne­ral­men­te, se di­vi­de más rá­pi­do de lo nor­mal.

Las cé­lu­las leu­cé­mi­cas no mue­ren cuan­do de­be­rían ha­cer­lo, sino que se acu­mu­lan en la mé­du­la ósea re­em­pla­zan­do a las nor­ma­les.

En al­gún mo­men­to, es­tas sa­len de la mé­du­la ósea y en­tran al to­rren­te san­guí­neo, cau­san­do un au­men­to en el nú­me­ro de gló­bu­los blan­cos en la san­gre.

Acer­ca del diag­nós­ti­co, Fer­nan­do Pio­trows­ki, director eje­cu­ti­vo de AL­MA, re­co­no­ció que a to­da per­so­na que le dan el diag­nós­ti­co de leu­ce­mia se le vie­ne el mun­do aba­jo.

"Uno sien­te que se ter­mi­na to­do, por­que tie­ne in­cor­po­ra­do que cán­cer es si­nó­ni­mo de muer­te. La pa­la­bra cán­cer es muy pe­sa­da, tie­ne una enor­me car­ga ne­ga­ti­va. Afor­tu­na­da­men­te, el diag­nós­ti­co no es el fin de na­da y pue­de ser un nue­vo prin­ci­pio", di­jo.

Co­men­tó que has­ta ha­ce unos años, ha­bía po­cos tra­ta­mien­tos pa­ra es­ta en­fer­me­dad y si uno pre­sen­ta­ba de­ter­mi­na­das mu­ta­cio­nes ge­né­ti­cas, di­rec­ta­men­te no te­nía co­mo ser tra­ta­do.

"Los avan­ces han si­do una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción y hoy exis­ten mu­chas al­ter­na­ti­vas se­gún el es­tu­dio en que se en­cuen­tre", en­fa­ti­zó Pio­trows­ki.

La doc­to­ra Pa­vlovsky ex­pre­só que un ter­cio de los pa­cien­tes con LLC se com­por­ta de for­ma in­do­len­te, per­ma­ne­cien­do es­ta­ble sin re­que­rir tra­ta­mien­to.

Otro ter­cio, lue­go de un tiem­po des­de el diag­nós­ti­co, pro­gre­sa y de­be­rá ini­ciar un abor­da­je te­ra­péu­ti­co.

El úl­ti­mo ter­cio, el más agre­si­vo, es aquel que, al mo­men­to de ser diag­nos­ti­ca­do, de­be ini­ciar un tra­ta­mien­to.

"Só­lo se tra­tan aque­llos pa­cien­tes que pre­sen­tan sín­to­mas u otros pa­rá­me­tros que in­di­can que la en­fer­me­dad se en­cuen­tra en pro­gre­sión", ase­gu­ró.

En los úl­ti­mos años se ha ido avan­zan­do ha­cia lo que se co­no­ce co­mo me­di­ci­na per­so­na­li­za­da, en la que la in­di­ca­ción te­ra­péu­ti­ca se de­fi­ne tras co­no­cer en de­ta­lle las ca­rac­te­rís­ti­cas del pa­cien­te, in­clu­yen­do la exis­ten­cia de de­ter­mi­na­das al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas.

Es­to per­mi­ti­rá co­no­cer qué tra­ta­mien­to es el que más lo be­ne­fi­cia­rá y con cuá­les no es ne­ce­sa­rio des­per­di­ciar tiem­po va­lio­so o so­me­ter al pa­cien­te a te­ra­pias con po­ten­cia­les efec­tos ad­ver­sos sin la ga­ran­tía de efec­ti­vi­dad.

Se­gún la doc­to­ra Pa­vlovsky, si bien el tra­ta­mien­to si­gue ba­sán­do­se, ma­yo­ri­ta­ria­men­te, en la qui­mioin­mu­no­te­ra­pia, co­bra ma­yor im­por­tan­cia aque­lla op­ción di­ri­gi­da al blan­co mo­le­cu­lar.

Re­ve­ló que hoy en día se cuen­ta con dos avan­ces im­por­tan­tes.

"Por un la­do, di­jo, el ma­yor co­no­ci­mien­to del per­fil del pa­cien­te en cuan­to a ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas y mo­le­cu­la­res, lo que nos per­mi­te una se­lec­ción más pre­ci­sa del tra­ta­mien­to ade­cua­do"

Por otro, con el desa­rro­llo de nue­vas te­ra­pias, par­ti­cu­lar­men­te bio­ló­gi­cas que ata­can ano­ma­lías fun­cio­na­les es­pe­cí­fi­cas de las dis­tin­tas for­mas de leu­ce­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.