Co­mien­do sano de jo­ven se evi­ta­rá más obe­si­dad

En es­ta eta­pa ya se fi­jan al­gu­nos pa­tro­nes que per­du­ran en la adul­tez. Se pro­mue­ven las die­tas sa­lu­da­bles.

La Nueva - - SÁBADO. SALUD - Drol­dan@la­nue­va.com

AD­VER­TEN­CIA DE UN RE­CIEN­TE ES­TU­DIO Da­vid Rol­dán omer sano a eda­des tem­pra­nas tie­ne su pre­mio

En la ado­les­cen­cia una die­ta que in­clu­ya fru­tas y ver­du­ras va­ria­das, pro­teí­nas ma­gras y gra­nos in­te­gra­les, pe­ro que, al mis­mo tiem­po, pon­ga un lí­mi­te a la in­ges­ta de azú­car, a la car­ne ro­ja y a los ali­men­tos pro­ce­sa­dos tie­ne un efec­to po­si­ti­vo so­bre el ries­go de desa­rro­llar so­bre­pe­so u obe­si­dad en la edad adul­ta.

Más pre­ci­sa­men­te, co­mo mues­tra un es­tu­dio nor­te­ame­ri­cano, co­mer sano de ado­les­cen­te re­du­ce las pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar un pe­so cor­po­ral ex­ce­si­vo años más tar­de.

"Las per­so­nas con una die­ta más sa­na a los 15 años au­men­ta­ron me­nos de pe­so en los si­guien­tes 5 y 10 años", co­men­tó el doc­tor Da­vid Ja­cobs, pro­fe­sor de epi­de­mio­lo­gía y sa­lud co­mu­ni­ta­ria de la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, Es­ta­dos Uni­dos y au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio cu­yas con­clu­sio­nes pu­bli­có la re­vis­ta "The Jour­nal of Pe­dia­trics".

El es­tu­dio mos­tró que aque­llos ado­les­cen­tes que co­mían de for­ma sa­lu­da­ble no eran más de­le­ga­dos cuan­do te­nían 15 años.

No obs­tan­te, sí lo ha­brían de ser a los 20 y 25 años de edad.

CA­de­más, esa ten­den­cia a te­ner un pe­so que se en­cua­dre den­tro de pa­rá­me­tros na­tu­ra­les se ve­ri­fi­ca­ba en for­ma in­de­pen­dien­te de otros fac­to­res del es­ti­lo de vi­da que fue­ron eva­lua­dos en los par­ti­ci­pan­tes del es­tu­dio co­mo, por ejem­plo, los ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el con­su­mo de ta­ba­co.

Las pre­fe­ren­cias y ac­ti­tu­des con res­pec­to a la co­mi­da po­drían es­tar es­ta­ble­ci­das ya a los 15 años de edad.

"Las elec­cio­nes que ha­cen los ado­les­cen­tes du­ran­te esa eta­pa es­ta­ble­cen un pa­trón de die­ta de por vi­da, lo que po­dría in­fluir en el au­men­to de pe­so a lo lar­go del tiem­po", di­ce el doc­tor Ja­cobs.

Agre­gó que los pa­dres y los pro­fe­sio­na­les de aten­ción de la sa­lud de­ben ayu­dar a los jó­ve­nes a desa­rro­llar há­bi­tos de ali­men­tos sa­lu­da­bles y a re­co­no­cer que los gus­tos pue­den cam­biar.

La doc­to­ra Mó­ni­ca Katz, es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción de la Uni­ver­si­dad Fa­va­lo­ro, de Bue­nos Ai­res, des­ta­có el va­lor de la edu­ca­ción nu­tri­cio­nal en el ado­les­cen­te co­mo he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra pre­ve­nir el ex­ce­so de pe­so en la edad adul­ta.

"La obe­si­dad es un des­or­den de apren­di­za­je que se pue­de re­ver­tir me­dian­te los es­tí­mu­los ade­cua­dos, pues las per­so­nas son ca­pa­ces de apren­der o des­apren­der con­duc­tas que afec­tan su sa­lud", se­ña­ló la ex­per­ta.

La re­co­men­da­ción del doc­tor Ja­cobs es­tá en sin­to­nía En po­cas pa­la­bras con un re­cien­te sta­te­ment de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría de los Es­ta­dos Uni­dos, que re­co­mien­da que los pa­dres y los mé­di­cos de­ben fo­men­tar en los ado­les­cen­tes un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble, en lu­gar de preo­cu­par­se por su pe­so cor­po­ral.

"De­be­mos con­cen­trar­nos en la sa­lud y en las con­duc­tas sa­lu­da­bles, en lu­gar de la ci­fra en la bás­cu­la", de­cla­ró el doc­tor Ne­vi­lle Gol­den, au­tor lí­der de las nue­vas re­co­men­da­cio­nes y pro­fe­sor de pe­dia­tría en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford, Es­ta­dos Uni­dos.

La re­co­men­da­ción de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Pe­dia­tría na­ce del ries­go de desa­rro­llar tras­tor­nos de la ali­men­ta­ción co­mo la anore­xia y la bu­li­mia, que hoy re­sul­tan fre­cuen­tes en­tre los ado­les­cen­tes cuan­do in­ten­tan perder pe­so.

"En un es­fuer­zo por perder pe­so, al­gu­nos re­cu­rren a tác­ti­cas arries­ga­sa­das, co­mo los ayu­nos, el uso de pas­ti­llas de die­ta y la­xan­tes, o el ejer­ci­cio en ex­ce­so, ad­vir­tió Gol­den.

Pa­ra ayu­dar a evi­tar esos pro­ble­mas, los pa­dres y los mé­di­cos de­ben ale­jar a los ado­les­cen­tes de las die­tas.

El eje de la ali­men­ta­ción en la ado­les­cen­cia (y, va­le de­cir, en cual­quier eta­pa de la vi­da) es co­mer sano y va­ria­do.

Sin em­bar­go, los es­tu­dios su­gie­ren que es muy al­ta la ta­sa de ado­les­cen­tes ar­gen­ti­nos que, co­mo re­sul­ta­do de una ma­la ali­men­ta­ción (y del se­den­ta­ris­mo) pa­de­cen so­bre­pe­so.

La En­cues­ta Mun­dial de Sa­lud Es­co­lar di­ce que en Ar­gen­ti­na au­men­tó la pre­va­len­cia de jó­ve­nes con so­bre­pe­so de 17,9 a 27,8 por cien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.