Los in­cen­dios, los con­ser­va­cio­nis­tas y las so­lu­cio­nes, se­gún la óp­ti­ca de CRA.

“Hay pseu­do­con­ser­va­cio­nis­tas con fal­sas pre­mi­sas y ope­ra­cio­nes me­diá­ti­cas”, di­jo el pre­si­den­te Chie­sa.

La Nueva - - ECONOMÍA Y CAMPO. - Grue­da@la­nue­va.com

LOS DA­ÑOS COLATERALES Gui­ller­mo D. Rue­da

“No es la idea po­le­mi­zar so­bre las so­lu­cio­nes y sus al­can­ces. Pri­me­ro por­que no se pue­de dis­cu­tir que no al­can­zan y, se­gun­do, por­que no son la cau­sa del pro­ble­ma”, di­jo el in­ge­nie­ro Dar­do Chie­sa, pre­si­den­te de Con­fe­de­ra­cio­nes Ru­ra­les Ar­gen­ti­nas, a po­cas se­ma­nas de pro­du­ci­dos los in­cen­dios en más de 1,5 mi­llo­nes de hec­tá­reas en el sur del sud­oes­te bo­nae­ren­se, y en las pro­vin­cias de Río Ne­gro, La Pam­pa, Neu­quén, San Luis y Chu­but.

“Des­de CRA lo ve­ni­mos di­cien­do des­de ha­ce mu­cho tiem­po: no ha ha­bi­do con­gre­so, ni jor­na­da, ni tri­bu­na en las ex­po­si­cio­nes ru­ra­les en los que no se ha­ya re­cla­ma­do por la irra­cio­na­li­dad de la ley de reor­de­na­mien­to te­rri­to­rial, na­cio­nal y pro­vin­cial, por la irra­cio­na­li­dad del pro­yec­to de Ley de Hu­me­da­les y, por so­bre to­das las co­sas, por el avan­ce de una ola de ata­ques de par­te de pseu­do­con­ser­va­cio­nis­tas que, con fal­sas pre­mi­sas y ope­ra­cio­nes me­diá­ti­cas, tra­tan de im­po­ner una le­gis­la­ción que es la cul­pa­ble de los desas­tres que es­ta­mos vi­vien­do”, agre­gó.

Chie­sa re­cor­dó que el fin del año 2016 y el co­mien­zo de 2017 se ca­rac­te­ri­za­ron en la Ar­gen­ti­na por los desas­tres eco­ló­gi­cos am­bien­ta­les más im­por­tan­tes de los úl­ti­mos tiem­pos.

“Los in­cen­dios, al día de hoy, han ge­ne­ra­do pér­di­das mi­llo­na­rias que in­clu­yen alam­bra­dos, pues­tos, co­rra­les, ha­cien­da, fau­na y flo­ra”, di­jo.

“Se tra­ta de mi­les de hec­tá­reas arra­sa­das por el fue­go que re­pre­sen­ta­ban la ofer­ta de fo­rra­je del ga­na­do de la zo­na. Por suer­te, has­ta aho­ra no hu­bo que la­men­tar víc­ti­mas hu­ma­nas fa­ta­les, co­mo se ha da­do en el país her­mano de Chi­le”, agre­gó el ti­tu­lar de la en­ti­dad gre­mial.

In­sis­tió Chie­sa en que, con mu­cho tra­ba­jo, se pu­sie­ron en mar­cha me­ca­nis­mos, pe­ro to­dos in­su­fi­cien­tes fren­te a la mag­ni­tud del da­ño, que tra­tan de pa­liar las si­tua­cio­nes de ma­yor emer­gen­cia, pe­ro in­su­fi­cien­tes a la ho­ra de re­com­po­ner el da­ño.

Pam­pa y ria­chue­lo

“Con mo­ti­vo de la vi­si­ta de los mi­nis­tros (Ricardo) Bur­yai­le y (Ser­gio) Berg­man a la Sociedad Ru­ral de La Ade­la, en La Pam­pa, un pro­duc­tor de Pi­chi Mahui­da les di­jo: 'Se­ño­res, na­die quie­re y pro­te­ge más el cal­de­nal que no­so­tros; vi­vi­mos ahí y pro­du­ci­mos ahí. Me sor­pren­de que fun­cio­na­rios de Bue­nos Ai­res, que tie­nen a me­tros el ria­chue­lo, que es un es­cán­da­lo am­bien­tal, no se preo­cu­pen por el mis­mo sino que, con un gran des­co­no­ci­mien­to que nos ter­mi­na des­tru­yen­do, le­gis­len y nor­men pa­ra no­so­tros que es­ta­mos a mil ki­ló­me­tros', con­tó Chie­sa.

“El fa­chi­nal no es mon­te na­ti­vo”, di­jo.

“Las zo­nas ro­jas ter­mi­nan sien­do una bom­ba de tiem­po por­que el ra­yo no pre­gun­ta dón­de de­be caer y lo ha­ce en esas zo­nas: im­pe­ne­tra­bles, in­co­mu­ni­ca­das, in­sal­va­bles”, afir­mó.

“Des­pués, a mo­do de in­fierno con vien­to y ca­lor, fren­tes de fue­go de más de 30 ki­ló­me­tros son im­pa­ra­bles y se des­tru­ye to­do aque­llo que se qui­so pro­te­ger, de la peor y más cru­da ma­ne­ra. Hoy, sin muer­tos gra­cias a Dios”, sub­ra­yó el ex­pre­si­den­te de Car­bap y ex­ti­tu­lar del Ins­ti­tu­to de Pro­mo­ción de la Car­ne Va­cu­na Ar­gen­ti­na, sur­gi­do de la Sociedad Ru­ral de Ma­ca­chín, en La Pam­pa.

“Los que tie­nen va­rios in­cen­dios com­ba­ti­dos con­cuer­dan en que se pue­de sa­ber quién o qué lo pro­du­jo, pe­ro in­va­ria­ble­men­te lo apa­ga Dios. O por­que llue­ve o por­que vi­ra el vien­to; lo de­más es mi­ti­ga­ción y com­ba­te pa­ra tra­tar de sal­var al­go”, di­jo.

“Am­bien­tal­men­te ha­blan­do, el da­ño por efec­to in­ver­na­de­ro cau­sa­do por los in­cen­dios es mu­cho ma­yor en can­ti­dad y agre­si­vi­dad que lo que se pre­ten­de ha­cer creer a la opi­nión pú­bli­ca so­bre la emi­sión de ga­ses por los va­cu­nos”, ex­pli­có.

Tam­bién sos­tu­vo Chie­sa que fon­deos in­ter­na­cio­na­les pa­ra evi­tar es­tas ca­tás­tro­fes so­bran y son muy ac­ce­si­bles y ba­ra­tos.

“No exis­te, has­ta el mo­men­to, la tec­no­lo­gía ni la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir ali­men­tos pa­ra la cre­cien­te de­man­da mun­dial”, re­cor­dó.

“El desafío no es prohi­bir; el desafío es pro­du­cir con­ser­van­do el ambiente, usar la cien­cia y la tec­no­lo­gía pa­ra pro­du­cir más y me­jor, dan­do sus­ten­ta­bi­li­dad a los sis­te­mas”, men­cio­nó el ti­tu­lar de CRA. En Cór­do­ba Tra­ta­mien­to. “La ola con­ser­va­cio­nis­ta, que me­diá­ti­ca­men­te nos ata­ca, sub­yu­ga a le­gis­la­do­res no in­for­ma­dos y con­de­na fi­nal­men­te al ambiente que di­cen de­fen­der. En Cór­do­ba se es­tá tra­tan­do una ley que va a lle­var al in­cen­dio del mon­te cor­do­bés, y sin de­ba­te ge­nuino”, di­jo el in­ge­nie­ro Chie­sa.

“Las zo­nas ro­jas son una bom­ba de tiem­po, por­que el ra­yo no pre­gun­ta dón­de de­be caer y lo ha­ce en un si­tio im­pe­ne­tra­ble e in­co­mu­ni­ca­do”, di­jo Dar­do Chie­sa. En ca­so de dis­cre­pan­cias con una ca­li­dad de­ter­mi­na­da, el ven­de­dor po­drá re­cu­rrir al aná­li­sis de la Cá­ma­ra Ar­bi­tral.

"Po­li­ti­que­ría". “Las vo­ces téc­ni­cas son es­cu­cha­das por unos po­cos pa­ra sal­var el ar­gu­men­to de que fue­ron re­ci­bi­dos. Le­yes de reor­de­na­mien­to te­rri­to­rial, hu­me­da­les, uso de her­bi­ci­das, in­sec­ti­ci­das y fun­gi­ci­das son te­mas téc­ni­cos, no de po­li­ti­que­ría. De ellos de­pen­de­mos no só­lo los pro­duc­to­res y los con­su­mi­do­res, sino el ambiente en el que ten­drán que vi­vir y ali­men­tar­se las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes”, aña­dió el di­ri­gen­te gre­mial.

Tras las di­fe­ren­cias sur­gi­das en­tre la Fe­de­ra­ción de Cen­tros y En­ti­da­des Gre­mia­les de Aco­pia­do­res de Ce­rea­les y la Fe­de­ra­ción Ar­gen­ti­na de la In­dus­tria Mo­li­ne­ra (FAIM), am­bas en­ti­da­des han ra­ti­fi­ca­do el com­pro­mi­so de con­tri­buir con el desa­rro­llo de una co­mer­cia­li­za­ción e in­dus­tria­li­za­ción de tri­go ca­da vez más ar­mó­ni­ca, efi­cien­te y trans­pa­ren­te.

Tam­bién se ha re­sal­ta­do la im­por­tan­cia de las ins­ti­tu­cio­nes del co­mer­cio de gra­nos, sus usos, re­glas y cos­tum­bres, que brin­dan a to­dos los ope­ra­do­res un ám­bi­to de so­lu­ción de con­flic­tos, muy va­lo­ra­do por su tra­yec­to­ria a lo lar­go de los años.

Así, am­bas en­ti­da­des acuer­dan re­co­men­dar a sus miem­bros que, en los con­tra­tos don­de se pac­te "ca­li­dad se­gún aná­li­sis mo­lino/com­pra­dor", o cláu­su­la si­mi­lar, se in­cor­po­re a con­ti­nua­ción la si­guien­te le­yen­da: “En ca­so de dis­cre­pan­cias con la ca­li­dad de­ter­mi­na­da, el ven­de­dor po­drá re­cu­rrir al aná­li­sis de la Cá­ma­ra Ar­bi­tral pac­ta­da, a los efec­tos de su li­qui­da­ción”.

Tam­bién su­ge­rir a los ac­to­res in­ter­vi­nien­tes en el pro­ce­so de co­mer­cia­li­za­ción uni­fi­car el mé­to­do ana­lí­ti­co y la ex­trac­ción de mues­tras. Así, se evi­ta­rá que una mis­ma mer­ca­de­ría ob­ten­ga re­sul­ta­dos dis­tin­tos, pro­duc­to de la apli­ca­ción de me­to­do­lo­gías di­fe­ren­tes.

Asi­mis­mo, de no lo­grar­se el acuer­do de uni­fi­ca­ción de cri­te­rio ana­lí­ti­co, re­co­men­dar que se des­cri­ba en el con­tra­to la me­to­do­lo­gía apli­ca­da por el mo­lino/com­pra­dor pa­ra la rea­li­za­ción de los aná­li­sis de ca­li­dad pac­ta­dos.

Fi­nal­men­te, Aco­pia­do­res y la in­dus­tria mo­li­ne­ra acor­da­ron in­for­mar de es­te acuer­do in­ter­sec­to­rial a la Cá­ma­ra Ar­bi­tral de Bue­nos Ai­res, en su ca­rác­ter de coor­di­na­do­ra de las reunio­nes in­ter­sec­to­ria­les men­cio­na­das.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Pa­no­ra­ma en cam­pos cer­ca­nos a Om­buc­ta, en el nor­te de Vi­lla­rino, a me­dia­dos de di­ciem­bre úl­ti­mo. El fe­nó­meno se ex­ten­dió has­ta fi­nes de enero.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.