Sub 20: la cla­si­fi­ca­ción no tapa cul­pas

La Nueva - - PARA EMPEZAR - Es­cri­be Nés­tor Eduardo Avi­la na­vi­la@la­nue­va.com

Los go­les del de­lan­te­ro bahien­se Lau­ta­ro Mar­tí­nez en el He­xa­go­nal final del tor­neo Su­da­me­ri­cano que se ju­gó en Ecua­dor sal­va­ron al fút­bol ju­ve­nil argentino de otra gran de­cep­ción.

Sus cua­tro con­quis­tas –que se agre­gan a una más de la fa­se pre­via– fue­ron es­pe­cial­men­te de­ci­si­vas, so­bre to­do la que ma­te­ria­li­zó con el úl­ti­mo sus­pi­ro an­te Bra­sil, cuan­do la eli­mi­na­ción pa­re­cía irre­me­dia­ble.

Su efi­caz apor­te, la re­bel­día que mos­tra­ron los pi­bes en el triun­fo 2-0 fren­te a Ve­ne­zue­la y la apá­ti­ca ima­gen del pro­pio Bra­sil en el mano a mano con Co­lom­bia con­tri­bu­ye­ron a la mi­la­gro­sa cla­si­fi­ca­ción del se­lec­cio­na­do Sub 20 para el Mun­dial que se desa­rro­lla­rá en Co­rea del Sur des­de el 20 de ma­yo pró­xi­mo.

An­tes del desaho­go que ge­ne­ró en el plan­tel el he­cho de ha­ber con­se­gui­do el ob­je­ti­vo, hu­bo una se­rie de desa­cier­tos di­ri­gen­cia­les que no pue­den di­si­mu­lar­se. Una in­fi­ni­dad de des­pro­li­ji­da­des que diez­ma­ron a las ju­ve­ni­les al­bi­ce­les­tes y tie­nen a la AFA co­mo prin­ci­pal responsable. En ese con­tex­to, con una cri­sis ins­ti­tu­cio­nal que no en­cuen­tra so­lu­ción, los chi­cos die­ron la ca­ra en Qui­to y la­va­ron cul­pas que el re­sul­ta­do no de­be ta­par.

La im­pro­vi­sa­ción, el des­or­den y las ma­las de­ci­sio­nes, que se vie­nen su­ce­dien­do des­de ha­ce va­rios años, pro­vo­ca­ron, por ejem­plo, la re­nun­cia del “Ta­ta” Mar­tino y el con­se­cuen­te pa­pe­lón de los Jue­gos Olím­pi­cos don­de Argentina se ar­mó a las apu­ra­das y se vol­vió las­ti­mo­sa­men­te en la pri­me­ra ron­da.

Esos mis­mos des­ma­ne­jos, in­clu­so más acen­tua­dos, los he­re­dó la ca­te­go­ría Sub 20. Inex­pli­ca­ble­men­te, lue­go de diez me­ses de in­cer­ti­dum­bre sin en­tre­na­dor (a fi­nes de 2015 cul­mi­nó el con­tra­to de Hum­ber­to Gron­do­na), la Co­mi­sión Nor­ma­li­za­do­ra reali­zó un “cas­ting de téc­ni­cos” para ocu­par el pues­to va­can­te. Se re­ci­bie­ron 44 car­pe­tas, pe­ro lla­ma­ti­va­men­te nin­gu­na con­ven­ció.

En­ton­ces, la elec­ción re­ca­yó fi­nal­men­te en Clau­dio Úbe­da. En ese mo­men­to, el DT es­ta­ba di­ri­gien­do a la Re­ser­va de Ra­cing y no ha­bía pre­sen­ta­do por es­cri­to el bo­ce­to de ideas exi­gi­do co­mo re­qui­si­to. Sin em­bar­go, y fue­ra de los pla­nes, des­em­bar­có en el pre­dio de Ezei­za re­co­men­da­do por Ge­rar­do Sa­lo­rio, su ac­tual pre­pa­ra­dor fí­si­co.

Su po­lé­mi­ca lle­ga­da se pro­du­jo ape­nas 95 días an­tes del de­but en la com­pe­ti­ción con­ti­nen­tal an­te Pe­rú. El pe­río­do de pre­pa­ra­ción se li­mi­tó a 51 en­tre­na­mien­tos, sin que exis­tie­ra la po­si­bi­li­dad de pro­gra­mar en­cuen­tros amis­to­sos in­ter­na­cio­na­les para ad­qui­rir un ló­gi­co ro­da­je fut­bo­lís­ti­co.

De ahí las di­fi­cul­ta­des, las situaciones de an­gus­tia y el tor­tuo­so ca­mino que de­bie­ron atra­ve­sar Lau­ta­ro Mar­tí­nez y sus com­pa­ñe­ros para al­can­zar el cuar­to cu­po mun­dia­lis­ta al ca­bo de una cam­pa­ña con pocas lu­ces, que fue fiel re­fle­jo de la acu­mu­la­ción de acon­te­ci­mien­tos ad­ver­sos que acom­pa­ña­ron a es­te pro­ce­so.

¿Qué hizo la AFA en to­do es­te tiem­po, más que en­tor­pe­cer el tra­ba­jo de quie­nes es­tán y es­tu­vie­ron a car­go del Ju­ve­nil? Na­da. ¿Y qué de­be­ría ha­cer de aquí en ade­lan­te para sa­lir del evi­den­te re­tro­ce­so com­pe­ti­ti­vo? Re­cu­pe­rar con ur­gen­cia la cre­di­bi­li­dad, zan­jar dispu­tas per­so­na­les, re­plan­tear­se los erro­res y, bá­si­ca­men­te, fo­men­tar pro­yec­tos que in­vi­ten a la re­fun­da­ción de las se­lec­cio­nes for­ma­ti­vas.

Co­mo es­tá plan­tea­do hoy el es­ce­na­rio del fút­bol na­cio­nal, en ab­so­lu­to re­sul­ta­rá sen­ci­llo. Y, qui­zás, has­ta sea mu­cho pe­dir…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.