¿Có­mo des­in­to­xi­car­se de los ex­ce­sos de las va­ca­cio­nes?

“Una bue­na idea para re­cu­pe­rar­se y des­ha­cer­se del ex­ce­so de gra­sas, so­dio, al­cohol y azú­ca­res re­fi­na­dos es la Die­ta Me­di­te­rrá­nea”, di­jo una es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción.

La Nueva - - SOCIEDAD. -

VITAMINAS Y MINERALES

Los pri­me­ros días después de las va­ca­cio­nes ocu­rre lo mis­mo que a co­mien­zos de año cuan­do las Fies­tas “pa­san fac­tu­ra”: la pe­sa­dez y la sen­sa­ción de ma­les­tar son mo­ne­da co­rrien­te.

Por eso apa­re­ce lo que po­dría­mos lla­mar “lo­cu­ra de­tox”, una cos­tum­bre que sin re­cu­rrir a la die­ta (en­ten­dien­do es­te con­cep­to co­mo plan de ali­men­ta­ción ade­cua­do) res­trin­ja úni­ca­men­te aque­llas co­sas que no apor­tan ener­gía ni ca­lo­rías sa­lu­da­bles, pe­ro des­ta­que los ali­men­tos más sa­nos y nu­tri­ti­vos, pue­de ge­ne­rar di­ver­sos tras­tor­nos.

“Una bue­na idea para re­cu­pe­rar­se tras las va­ca­cio­nes y des­ha­cer­se del ex­ce­so de gra­sas, so­dio, al­cohol y azú­ca­res re­fi­na­dos es la die­ta me­di­te­rrá­nea”.

“¿Por qué?, por­que es­te ti­po de ali­men­ta­ción es ri­ca en pro­teí­nas idea­les co­mo las que apor­tan los pes­ca­dos, que ade­más se acom­pa­ñan con gra­sas esen­cia­les del ome­ga3. Y es­tá com­pro­ba­do que la com­bi­na­ción de ali­men­tos con el apor­te de es­tas gra­sas pro­te­ge al or­ga­nis­mo de en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias y vas­cu­la­res”, ex­pli­có Sil­via Juá­rez, nu­tri­cio­nis­ta y coor­di­na­do­ra Uni­dad de So­por­te Nu­tri­cio­nal del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio Aus­tral (HUA).

“Por otro la­do la die­ta me­di­te­rrá­nea se com­po­ne de vitaminas y minerales pro­ve­nien­tes de las fru­tas y ver­du­ras, que ade­más apor­tan agua. En cuan­to a es­to, el apor­te de fru­tas y ver­du­ras con sus po­li­fe­no­les ten­dría efec­tos so­bre el ren­di­mien­to mus­cu­lar y el en­ve­je­ci­mien­to; y hoy ya hay da­tos es­pe­ran­za­do­res por sus ca­rac­te­rís­ti­cas co­mo an­ti­oxi­dan­tes”, re­mar­có Juá­rez.

En cuan­to a que fru­tas ele­gir, la es­pe­cia­lis­ta su­gi­rió las de es­ta­ción co­mo san­día, me­lón, ci­rue­la o du­razno, da­do que tie­nen un al­to com­po­nen­te de agua que ayu­da a eli­mi­nar im­pu­re­zas por la piel.

“Por su par­te, con las le­gum­bres y ce­rea­les in­te­gra­les apor­ta­mos hi­dra­tos de car­bono y fi­bras ade­cua­das y ne­ce­sa­rias para el cuer­po; mien­tras que a tra­vés del acei­te de oliva re­ci­bi­mos la cuo­ta de áci­dos gra­sos esen­cia­les omega 6 que nues­tro cuer­po no sin­te­ti­za pe­ro sí o sí se ne­ce­si­ta”, aña­dió la ex­per­ta en nu­tri­ción.

Y tam­bién se pue­de com­ple­tar el “plan de­tox me­di­te­rrá­neo” con le­che de fru­tos se­cos (co­mo por ejem­plo al­men­dra) para te­ner cal­cio, aun­que da­do que su apor­te no es su­fi­cien­te, es re­co­men­da­ble com­ple­tar con otros Ade­más La Die­ta Me­di­te­rrá­nea es una va­lio­sa he­ren­cia cul­tu­ral que re­pre­sen­ta mu­cho más que una sim­ple pau­ta nu­tri­cio­nal, ri­ca y sa­lu­da­ble. Es un es­ti­lo de vi­da equi­li­bra­do que re­co­ge re­ce­tas, formas de co­ci­nar, ce­le­bra­cio­nes, cos­tum­bres, pro­duc­tos tí­pi­cos y ac­ti­vi­da­des hu­ma­nas di­ver­sas. La UNESCO ins­cri­bió a la Die­ta Me­di­te­rrá­nea co­mo uno de los ele­men­tos de la Lis­ta Re­pre­sen­ta­ti­va del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad. La ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble que nos pro­por­cio­na la Die­ta Me­di­te­rrá­nea es per­fec­ta­men­te com­pa­ti­ble con el placer de de­gus­tar sa­bro­sos pla­tos. ali­men­tos fuen­te.

Si bien es­tos son los li­nea­mien­tos ge­ne­ra­les y prin­ci­pa­les de la die­ta me­di­te­rrá­nea, lo cier­to es que de acuer­do a la in­fluen­cia de las di­fe­ren­tes cul­tu­ras, se irán su­man­do car­nes de aves de co­rral, pan fres­co y pas­tas, e in­clu­si­ve una co­pa de vino tin­to en la co­mi­da prin­ci­pal.

“El hom­bre no con­su­me nu­trien­tes o ali­men­tos ais­la­dos, sino que su die­ta se com­po­ne de múl­ti­ples ali­men­tos, que a su vez es­tán com­pues­tos por otros nu­trien­tes y com­po­nen­tes. Da­do que el re­sul­ta­do final de la die­ta de­pen­de de la in­ter­ac­ción en­tre los di­ver­sos com­po­nen­tes de los ali­men­tos que con­for­man los gru­pos bá­si­cos de la ali­men­ta­ción, lo más im­por­tan­te es que el con­jun­to de ali­men­tos sea el ade­cua­do, al­go que sa­be­mos que su­ce­de con la die­ta me­di­te­rrá­nea”, di­jo Juá­rez.

AR­CHI­VO LA NUEVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.