El 911 por den­tro, un ser­vi­cio con 18 lla­ma­das ca­da ho­ra

La Nueva - - PORTADA - Ma­rio Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

Los ope­ra­do­res del 911 re­ci­ben unas 18 lla­ma­das por ho­ra, que van des­de que­jas ve­ci­na­les has­ta emer­gen­cias mé­di­cas de­li­ca­das o crí­me­nes. ¿Có­mo fun­cio­na hoy, cuá­les son sus exi­gen­cias y có­mo va a cam­biar en el futuro in­me­dia­to es­te ser­vi­cio que es fa­mo­so en el mun­do y que en Bahía Blan­ca ya es­tá in­ter­na­li­za­do co­mo sa­li­da para to­dos los pro­ble­mas?

Ha­ce 13 años el mu­ni­ci­pio de Bahía Blan­ca ad­hi­rió a una ley pro­vin­cial en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y mo­di­fi­có to­da su gri­lla de nú­me­ros des­ti­na­dos a aten­der emer­gen­cias. To­do lo re­la­cio­na­do con he­chos po­li­cia­les, de sa­lud, in­cen­dios y De­fen­sa Ci­vil pa­só a ser re­cep­cio­na­do en el 911, un nú­me­ro con pe­so pro­pio por ser uti­li­za­do en va­rias ciu­da­des del mun­do.

En es­te tiem­po, el nú­me­ro se ha ins­ta­la­do co­mo re­fe­ren­cia en­tre los bahien­ses, que sa­ben que re­ci­bi­rán una respuesta an­te to­da si­tua­ción de ur­gen­cia en ma­te­ria de sa­lud o an­te un he­cho de­lic­ti­vo.

Pe­ro tam­bién en ese tiem­po se vol­vió ca­da vez más ha­bi­tual que se lo uti­li­ce para situaciones de to­do tin­te, des­de un ruido mo­les­to, una ra­ma a pun­to de caer, un ga­to en aprie­tos o to­do aque­llo que exi­ja ayu­da para sa­ber có­mo ma­ne­jar­se.

Ese cú­mu­lo de situaciones adi­cio­na­les --ca­li­fi­ca­das co­mo "de ru­ti­na"-- han he­cho que el sis­te­ma pier­da par­te de su sen­ti­do ori­gi­nal de ocu­par­se de emer­gen­cias para re­con­ver­tir­se en uno de aten­ción ge­ne­ral.

Por eso, en los úl­ti­mos me­ses se ana­li­za su reade­cua­ción, bus­can­do ha­cer­lo más efi­cien­te y dis­po­ner de fil­tros que per­mi­tan pri­vi­le­giar los pe­di­dos que im­pli­quen "ries­gos de sa­lud o fí­si­cos".

Para qué se lla­ma

A pesar de la di­ver­si­fi­ca­ción, las cues­tio­nes po­li­cia­les si­guen man­te­nien­do una ven­ta­ja sus­tan­cial res­pec­to de otras cau­sas, ocu­pan­do un pro­me­dio del 60% de los lla­ma­dos que atien­den los 48 ope­ra­do­res que tra­ba­jan en la cen­tral bahien­se.

En se­gun­do lu­gar se ubi­can los men­cio­na­dos "ca­sos de ru­ti­na", que no tie­nen ge­ne­ral­men­te ca­rác­ter de emer­gen­cia, con el 12,58%, lo cual cer­ti­fi­ca có­mo el sis­te­ma ha su­ma­do cues­tio­nes que de­be­rían ser ca­na­li­za­das por otros me­dios.

En ter­cer lu­gar se ubi­can las situaciones mé­di­cas, con el 10,93%.

Esos por­cen­ta­jes co­rres­pon­den a las es­ta­dís­ti­cas de 2016, año en que la cen­tral re­ci­bió un to­tal de 161.855 lla­ma­dos. Es­to sig­ni­fi­ca que ca­da día re­ci­bió una media de 443 lla­ma­dos, 18 por ho­ra.

Si se asu­me que los ope­ra­do­res tra­ba­jan en tres tur­nos, en ca­da uno hay 16 per­so­nas, es de­cir que atien­den un lla­ma­do por ho­ra.

A par­tir de es­ta con­si­de­ra­ción, se pue­de acep­tar lo se­ña­la­do des­de la Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad y Pro­tec­ción Ciudadana del mu­ni­ci­pio, acer­ca de que el 911 "nun­ca co­lap­sa" o se ve des­bor­da­do, más allá de que en de­ter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias --cues­tio­nes cli­má­ti­cas, rui­dos y hu­mos en el sec­tor in­dus­trial--, se pue­den re­ci­bir has­ta 200 lla­ma­das en pocas ho­ras.

Un da­to par­ti­cu­lar es el cre­ci­mien­to que ha te­ni­do el 911 en el tiem­po. Mien­tras que en 2005, pri­mer año com­ple­to de fun­cio­na­mien­to, re­ci­bió 61.646 lla­ma­das, en 2016 esa can­ti­dad ca­si se tri­pli­có.

La ci­fra de 2016, a su vez, su­pera en un 17% la can­ti­dad re­gis­tra­da en 2015.

Los cam­bios para es­te año

Si bien la de­ci­sión fue to­ma­da por el mi­nis­tro bo­nae­ren­se de Se­gu­ri­dad, Cris­tian Ri­ton­do, el mu­ni­ci­pio con­si­de­ra fa­vo­ra­bles los cam­bios que se pre­ten­den ins­tru­men­tar es­te año: mu­dar la cen­tral de aten­ción a Mar del Pla­ta y se­pa­rar las emer­gen­cias mé­di­cas para que se ma­ne­jen con otro nú­me­ro y con ope­ra­do­res pro­pios, lo­ca­les.

El 911 fun­cio­na a par­tir de una Cen­tral de Aten­ción Te­le­fó­ni­ca de Emer­gen­cias (CA­TE), don­de las lla­ma­das se pro­ce­san y de­ri­van. Ca­da co­mu­ni­ca­ción es gra­ba­da y ar­chi­va­da para even­tua­les re­que­ri­mien­tos ju­di­cia­les.

Mu­cha gen­te se co­mu­ni­ca por te­mas me­no­res y com­pli­ca el sis­te­ma. Es­te año, la cen­tral de aten­ción te­le­fó­ni­ca se mu­da­ría a Mar del Pla­ta y las ur­gen­cias mé­di­cas ten­drían un nú­me­ro di­fe­ren­te.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUEVA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.