El “Chino” Da­rín he­re­dó de su pa­dre la pa­sión por el ci­ne

El hi­jo del pre­mia­do ac­tor ar­gen­tino se apres­ta a es­tre­nar “Rei­na de Es­pa­ña”, se­cue­la de la co­me­dia “La ni­ña de tus ojos”, don­de tra­ba­ja con Pe­né­lo­pe Cruz.

La Nueva - - PORTADA -

28 AÑOS Y SIN FRENO

Ri­car­do "Chino" Da­rín con­quis­ta a Pe­né­lo­pe Cruz en La Rei­na de Es­pa­ña, y a de­ce­nas de mi­les de se­gui­do­ras ex­ta­sia­das an­te sus sen­sua­les fotos en Ins­ta­gram. Pe­ro el hi­jo del ac­tor ar­gen­tino Ri­car­do Da­rín re­cha­za que se lo en­ca­si­lle en el rol de se­duc­tor.

He­re­dó de su pa­dre la son­ri­sa pí­ca­ra y la pa­sión por el ci­ne. A sus 28 años, ha cru­za­do la pasarela en­tre el ci­ne ar­gen­tino y español y la se­ma­na pa­sa­da pre­sen­tó en el fes­ti­val de Berlín la pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Fer­nan­do Trueba, se­cue­la de la co­me­dia La ni­ña de tus ojos.

El di­rec­tor español reunió ca­si 20 años des­pués al mis­mo elen­co for­ma­do en­tre otros por Cruz, An­to­nio Re­si­nes y Jorge Sanz y apos­tó co­mo nue­va fi­gu­ra por Da­rín.

"De al­gu­na ma­ne­ra me adop­ta­ron", ex­pli­có en Berlín en en­tre­vis­ta a con la agen­cia de pren­sa AFP.

Da­rín en­car­na a un téc­ni­co de un fil­me pro­ta­go­ni­za­do por la es­tre­lla de Holly­wood Ma­ca­re­na Gra­na­da (Cruz) y am­bos se en­tre­gan al ar­te de la con­quis­ta.

Pe­ro el rol de se­duc­tor no es el que "más có­mo­do (lo) de­ja".

"Es la pun­ti­ta del ice­berg de un per­so­na­je, que de­be te­ner al­gu­na otra par­ti­cu­la­ri­dad pa­ra ser com­ple­to", afi­rri­gi­da ma el jo­ven ac­tor ar­ge­tino.

Ha­bla con na­tu­ra­li­dad, sin ar­ti­fi­cios. Se le que­dó el apo­do de "Chino" de cuan­do era pe­que­ño por­que te­nía los ojos un po­co ras­ga­dos y así es co­mo uno se re­fie­re a me­nu­do a los ni­ños en Ar­gen­ti­na. En reali­dad, se lla­ma co­mo su pa­dre, Ri­car­do.

Cree que El Au­ra es la me­jor pe­lí­cu­la que ha he­cho su pro­ge­ni­tor, pe­ro tam­bién men­cio­na Nue­ve Rei­nas, di- tam­bién por el fa­lle­ci­do Fa­bián Bie­linsky, así co­mo El se­cre­to de sus ojos (de Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla), en la que él tra­ba­jó en la pro­duc­ción.

Tam­bién hay al­gu­nos fil­mes de Ri­car­do Da­rín pa­dre que no le gus­tan. Pe­ro no los quie­re men­cio­nar pa­ra no "se­pul­tar­lo", y por­que a fin de cuen­tas el ci­ne es una cues­tión "sub­je­ti­va".

Ri­car­do Mario "Chino" Da­rín em­pe­zó par­ti­ci­pan­do en se­ries de te­le­vi­sión en Ar­gen­ti­na y en Es­pa­ña ac­tuó el año pa­sa­do en los epi­so­dios de La em­ba­ja­da, que tra­ta la co­rrup­ción.

Ac­tual­men­te, mul­ti­pli­ca los lar­go­me­tra­jes y ade­lan­ta que tra­ba­ja en un nue­vo fil­me del di­rec­tor uru­gua­yo Al­va­ro Brech­ner (di­rec­tor de Mal día pa­ra pes­car y Mr. Ka­plan).

Pe­ro cru­zar es­tas pa­sa­re­las del ci­ne ibe­roa­me­ri­cano no es fá­cil.

"Hay mu­chos ac­to­res in­ten­tán­do­lo", así co­mo his­to­rias que po­drían con­ver­ger y no lo ha­cen, ex­pli­ca.

"Es una ma­te­ria pen­dien­te. To­dos co­no­ce­mos his­to­rias que en­tre­cru­zan las vi­das de per­so­nas de Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, Bra­sil, Es­pa­ña (...) Pe­ro es muy di­fí­cil a ve­ces lle­var eso al ci­ne", ad­mi­te, aun­que con­fía en que las nue­vas pla­ta­for­mas e in­ter­net fa­ci­li­ten ese in­ter­cam­bio.

Ac­ti­vo en las re­des so­cia­les, Chino Da­rín no cree que lo­gre li­mi­tar lo que se pu­bli­ca sobre su vi­da pri­va­da co­mu­ni­cán­do­se di­rec­ta­men­te con el pú­bli­co.

"Uno com­par­te lo que quie­re y lo que no ( .... ) no tie­ne ma­ne­ra de fre­nar­lo".

Si­tios co­mo Ins­ta­gram, don­de tie­ne 440.000 se­gui­do­res, se han ido vol­vien­do "co­sa de ce­le­bri­da­des e in­fluen­cers pe­ro es­pe­ro que se di­lu­ya con el tiem­po, por­que me pa­re­ce to­do una lo­cu­ra". El Chino, ¿in­ge­nie­ro? ''Ape­nas ter­mi­né el co­le­gio me ins­cri­bí pa­sa se­guir In­ge­nie­ría In­dus­trial. Siem­pre ha­bía te­ni­do fa­ci­li­dad pa­ra la quí­mi­ca y la fí­si­ca y pen­sé que ése era un ca­mino muy in­tere­san­te de se­guir. En una char­la que tu­ve con mi fa­mi­lia, pa­pá me pro­pu­so un ejer­ci­cio: la idea era ima­gi­nar­me en un fu­tu­ro co­mo in­ge­nie­ro… Y ahí me di cuen­ta de que no sa­bía na­da de na­da'', cuen­ta.

"La ma­ne­ra en que se ma­ne­ja en la vi­da, es lo que más le ad­mi­ro a mi pa­pá. Siem­pre tra­ta de sor­tear las di­fi­cul­ta­des por el la­do del hu­mor, de en­con­trar­le una vuel­ta pa­ra qui­tar ten­sio­nes a las co­sas que qui­zá tie­nen un pe­so in­ne­ce­sa­rio. Es muy re­la­ja­do, es de los que de­jan que las co­sas flu­yan. A pe­sar de que hay si­tua­cio­nes en las que se quie­re ma­tar, siem­pre les po­ne bue­na ca­ra".

He­re­dó de su pa­dre la son­ri­sa pí­ca­ra y la pa­sión por el ci­ne. A sus 28 años, ha cru­za­do la pasarela en­tre el ci­ne ar­gen­tino y español .

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

El jo­ven ac­tor, que sigue afin­ca­do en Es­pa­ña, cree que “El Au­ra” es la me­jor pe­lí­cu­la de su pa­dre, jun­to con “Nue­ve Rei­nas” y “El Se­cre­to de sus ojos”, de Cam­pa­ne­lla, y ga­na­do­ra de un Os­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.