Las mor­ta­jas no tie­nen bol­si­llos

La Nueva - - OPINIÓN. - por Luis Ta­ru­llo Luis Ta­ru­llo es pe­rio­dis­ta de la agen­cia DyN.

l go­bierno ar­gen­tino tie­ne de­ma­sia­dos fren­tes po­lí­ti­cos abier­tos en es­tos mo­men­tos, y el la­bo­ral ob­via­men­te no es me­nor, pese al es­truen­do que ha­cen los de­más, y que ca­da vez aclan­za un vo­lu­men más al­to.

Te­mas co­mo los de la con­do­na­ción de la deu­da del Co­rreo Ar­gen­tino y la ba­ja del cálcu­lo pa­ra fi­jar las ju­bi­la­cio­nes han co­pa­do los ti­tu­la­res y no les per­mi­ten lle­gar a las pri­me­ras pla­nas a cues­tio­nes co­mo la con­ti­nui­dad de los des­pi­dos, las sus­pen­sio­nes y los cie­rres de co­mer­cios y es­ta­ble­ci­mien­tos.

Una de las clau­su­ras de fuen­tes la­bo­ra­les más re­so­nan­tes pe­ro no tan di­fun­di­das de los úl­ti­mos días fue la de la úni­ca fá­bri­ca de llan­tas pa­ra au­to­mo­to­res, en la pro­vin­cia de San­ta Fe, que de­jó a 170 tra­ba­ja­do­res en la ca­lle y dio pa­so a uno de los fan­tas­mas re­di­vi­vos de es­tos tiem­pos: la im­por­ta­ción de esos ele­men­tos.

Ese cie­rre es un com­pen­dio de si­tua­cio­nes que pue­den re­pe­tir­se en mu­chos otros ca­sos has­ta con­fi­gu­rar un es­que­ma bá­si­co: em­plea­dos con mu­chos años de an­ti­güe­dad que que­dan sin tra­ba­jo y sin po­si­bi­li­dad de re­in­ser­tar­se en el mer­ca­do; la de­nun­cia de los des­pe­di­dos de in­fle­xi­bi­li­dad pa­tro­nal -con se­de en el ex­te­rior, en es­te ca­so Ale­ma­nia- y pa­go par­cial (60 por cien­to) de los mon­tos in­dem­ni­za­to­rios; la im­po­si­bi­li­dad de trans­for­mar la com­pa­ñía en una coo­pe­ra­ti­va; la co­la­bo­ra­ción del go­bierno pro­vin­cial pa­ra tra­tar de ha­llar una so­lu­ción y la pa­si­vi­dad de las au­to­ri­da­des na­cio­na­les (es­pe­cial­men­te del mi­nis­tro de Tra­ba­jo), se­gún in­for­ma­ron los pro­pios dam­ni­fi­ca­dos.

Otras com­pa­ñías del ru­bro in­dus­trial es­tán pa­san­do por ex­pe­rien­cias si­mi­la­res y el go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri ape­la a me­ca­nis­mos de re­con­ver­sión y re­ubi­ca­ción de tra­ba­ja­do­res sub­si­dia­dos pa­ra pa­liar mo­men­tá­nea­men­te el pro­ble­ma, pe­ro se sa­be per­fec­ta­men­te que eso pue­de ser pan pa­ra hoy y ham­bre pa­ra ma­ña­na, y que el te­ma re­quie­re in­ter­ven­cio­nes más enér­gi­cas y sus­ten­ta­bles a lo lar­go del tiem­po.

To­da­vía sigue es­pe­rán­do­se que lle­guen, co­mo ma­ná del cie­lo, las anun­cia­das in­ver­sio­nes, y mien­tras se po­nen to­das las fi­chas en la ca­nas­ta de la obra pú­si­gue bli­ca.

Pe­ro las re­glas in­con­mo­vi­bles de la com­pe­ti­ti­vi­dad que se exi­gen a lo lar­go y a lo an­cho de to­do el mun­do, en la Ar­gen­ti­na es­tán le­jos de cum­plir­se y ello es­pan­ta a quie­nes quie­ren co­lo­car su di­ne­ro por lar­go tiem­po y te­ner ga­nan­cias y no pér­di­das ape­nas ins­ta­la­dos en un país que no da ga­ran­tías de es­ta­bi­li­dad en mu­chos ru­bros.

Es in­du­da­ble que quie­nes au­men­tan sus in­ver­sio­nes o ate­rri­zan con pla­ta tam­bién mi­ran con un ojo muy aten­to al sis­te­ma fi­nan­cie­ro, que les per­mi­te te­ner esa ga­ran­tía de ré­di­tos fá­ci­les e in­me­dia­tos, y a un es­que­ma de rá­pi­da trans­fe­ren­cia de ga­nan­cias a sus ma­tri­ces fo­rá­neas.

Es en ese mar­co que, con ese pen­sa­mien­to, más las con­di­cio­nes mi­cro­eco­nó­mi­cas y ma­cro­eco­nó­mi­cas que se les brin­dan en ban­de­ja, les per­mi­ten re­ti­rar el man­tel sin nin­gún es­crú­pu­lo y -a di­fe­ren­cia de los há­bi­les ilu­sio­nis­tas que con un rá­pi­do ti­rón pue­den de­jar in­tac­ta la va­ji­lla sobre la me­sa-, des­tro­zar pla­tos, va­sos, bo­te­llas y to­do lo que ha­ya de­ba­jo de la te­la, sin que a na­die se le ocu­rra pa­sar­les la cuen­ta.

En es­te mar­co de re­torno de es­pec­tros de re­ce­sión y des­em­pleo, con­di­men­ta­do con tra­ba­jo en ne­gro con­tan­te (cons­tan­te) y so­nan­te, sa­la­rios de­pre­cia­dos por la in­fla­ción, au­men­to de los ser­vi­cios que va­pu­lean­do a to­da la ga­ma de la cla­se me­dia y a los me­nos pu­dien­tes y pla­nes gu­ber­na­men­ta­les pa­ra fle­xi­bi­li­zar las con­di­cio­nes de con­tra­ta­ción que ya fueron bas­tan­te ablan­da­das ha­ce más de me­dio si­glo por el me­ne­mis­mo, la CGT to­da­vía an­da un po­co tam­ba­lean­te con el te­ma del pa­ro na­cio­nal pa­ra me­dia­dos de mar­zo.

Eso le es­tá ge­ne­ran­do rui­do in­terno, por­que hay di­ri­gen­tes, co­mo ya se ha di­cho, que to­da­vía tie­nen al­gu­na es­pe­ran­za de que el go­bierno les ti­re un hue­so pa­ra po­der abrir un pa­rén­te­sis.

Uno de los que en­se­gui­da lar­gó el an­zue­lo fue el co­lec­ti­ve­ro Ro­ber­to Fernández, pe­ro su pro­pio gre­mio tie­ne un pro­ble­ma se­rio con la com­pe­ten­cia de las lí­neas aé­reas de ba­jo cos­to que les van a sa­car más clien­tes a los mi­cros.

El go­bierno les dio sub­si­dios a al­gu­nas com­pa­ñías de co­lec­ti­vos pa­ra al­gu­nos co­rre­do­res tu­rís­ti­cos, pe­ro pa­re­ce que eso tam­bién se­rá una es­pe­cie de fra­za­da corta.

La UTA de Mar del Pla­ta ya hi­zo oír su voz de aler­ta y Fernández ten­drá que po­ner­se al fren­te del reclamo sin du­das. Y de­be­rá en­cua­drar­se con los du­ros de la CGT, si­guien­do esa mis­ma ló­gi­ca.

En su­ma, el te­ma la­bo­ral en la Ar­gen­ti­na ya es un dra­ma na­cio­nal des­de ha­ce una pon­cha­da de años. Y na­die es más ni me­nos res­pon­sa­ble que na­die. Y hay que de­cir­lo de ma­ne­ra lla­na y con pa­la­bras del pue­blo pa­ra que to­do el mun­do lo en­tien­da.

Los sin­di­ca­lis­tas, los de cual­quier pe­la­je y co­lor, no exu­dan agua ben­di­ta. Los go­ber­nan­tes -tam­bién de di­ver­sos ma­ti­ces­se han he­cho los chan­chos ren­gos y el jue­go de to­ma y da­ca -co­mo a los gre­mia lis­tas­les ha traí­do mu­chos ré­di­tos.

Y los em­pre­sa­rios -no to­dos, pa­ra no co­me­ter al­gu­na in­jus­ti­cia y no me­ter en la bol­sa a las siem­pre exis­ten­tes ex­cep­cio­nes-, de­be­rán de­jar de mi­rar pa­ra el cos­ta­do, y ha­cer­se car­go, pues tam­po­co son inocen­tes.

El conjunto de­be com­pren­der que hay mu­chas vi­das que de­pen­den de ellos.

Y que, co­mo lo ha re­cor­da­do el Papa no ha­ce mu­cho, las mor­ta­jas no tie­nen bol­si­llos.

To­da­vía sigue es­pe­rán­do­se que lle­guen, co­mo ma­ná del cie­lo, las tan anun­cia­das in­ver­sio­nes, y mien­tras tan­to se po­nen to­das las fi­chas dis­po­ni­bles en la ca­nas­ta de la obra pú­bli­ca.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.