La coima siem­pre es un de­li­to

La jus­ti­cia lo con­si­de­ra de­li­to cuan­do quien la acep­ta es un fun­cio­na­rio que per­ju­di­ca el pa­tri­mo­nio es­ta­tal.

La Nueva - - OPINIÓN. -

UNO DE los gran­des ma­les que a lo lar­go del tiem­po ha ve­ri­fi­ca­do la his­to­ria ar­gen­ti­na es la prác­ti­ca de la coima, el pa­go con di­ne­ro, re­ga­los u otros ele­men­tos que rea­li­za una par­te pa­ra ob­te­ner cier­tos be­ne­fi­cios de otra.

LA JUS­TI­CIA lo ti­pi­fi­ca co­mo de­li­to cuan­do quien la acep­ta es un fun­cio­na­rio pú­bli­co que ac­túa en per­jui­cio del pa­tri­mo­nio es­ta­tal.

LA COIMA es un mal que ya pe­na­ban los ro­ma­nos y se pue­de acep­tar que no es ex­clu­si­vo de nues­tro país, des­de el mo­men­to que se han ve­ri­fi­ca­do de­ce­nas de ca­sos don­de quie­nes otor­gan esas dá­di­vas son em­pre­sas ex­tran­je­ras, mul­ti­na­cio­na­les, con sus ca­sas cen­tra­les en paí­ses del pri­mer mun­do.

EN LA dé­ca­da del 30, el go­bierno na­cio­nal cons­tru­yó un mo­nu­men­tal edi­fi­cio en la ave­ni­da 9 de Ju­lio y Bel­grano, de la Ca­pi­tal Fe­de­ral, se­de del Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas (hoy del mi­nis­te­rio de Sa­lud).

EN SUS es­qui­nas -a la al­tu­ra del se­gun­do pi­so-, se ubi­can dos es­ta­tuas rea­li­za­das por el es­cul­tor Troiano Troia­ni, las cua­les sim­bo­li­zan el pa­go de coimas, al mos­trar a una per­so­na con su mano abier­ta, ex­ten­di­da ha­cia atrás, es­pe­ran­do el di­ne­ro in­de­bi­do.

HA­CE AL­GU­NAS se­ma­nas, Aní­bal Fernández, quien ocu­pa­ra car­gos en los go­bier­nos de Eduar­do Duhal­de, Nés­tor Kirch­ner y Cris­ti­na Fernández co­mo se­cre­ta­rio, vocero, je­fe de ga­bi­ne­te y mi­nis­tro, se re­fi­rió a los nue­ve mi­llo­nes de dó­la­res que in­ten­tó es­con­der en un con­ven­to quien fue­ra su com­pa­ñe­ro de go­bierno, el in­ge­nie­ro Jo­sé Ló­pez, se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas de Cris­ti­na.

ASÍ CO­MO en su mo­men­to Fernández ad­hi­rió al con­cep­to de que la in­se­gu­ri­dad era “una sen­sa­ción” o su­po tra­tar al fa­lle­ci­do fis­cal Al­ber­to Nis­man de “tu­rro sin­ver­güen­za”, se des­pa­chó aho­ra men­cio­nan­do que el di­ne­ro que de­vie­ne del pa­go de coimas “no es ro­ba­do”.

LA COIMA es, se­gún la Real Aca­de­mia, “una dá­di­va con la que se so­bor­na”.

SOBORNAR ES dar “re­ga­los” pa­ra con­se­guir al­go “de for­ma ilí­ci­ta”.

QUE ANÍ­BAL Fernández se­ña­le que que­dar­se con di­ne­ro de so­borno no es ro­bar da una pau­ta de la ma­ne­ra de pen­sar y ac­tuar de cier­tos per­so­na­jes.

PESE A que no le gus­te el mo­te, “la Mor­sa” dio prue­ba de la li­vian­dad éti­ca que ri­ge la con­cien­cia de de­ma­sia­dos po­lí­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.