La ho­ra eléc­tri­ca

CON LAS FOR­MAS DEL AYER

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Mario Mi­ner­vino mmi­ner­vino@la­nue­va.com

ace 84 años, en fe­bre­ro de 1933, las Em­pre­sas Eléc­tri­cas de Bahía Blan­ca --que te­nían con­ce­sio­na­da la pres­ta­ción de la elec­tri­ci­dad-- es­ta­ble­cie­ron un mo­derno y so­fis­ti­ca­do “ser­vi­cio con­tro­la­do de re­lo­jes eléc­tri­cos”.

La com­pa­ñía cum­plía seis años co­mo res­pon­sa­ble de la pro­vi­sión de ener­gía en nues­tra ciu­dad --ha­bía lo­gra­do esa con­ce­sión lue­go de que el Fe­rro­ca­rril del Sud re­nun­cia­ra a la mis­ma--, jun­to con la del agua co­rrien­te, gas y el tran­vía eléc­tri­co. En­tre los re­qui­si­tos que la co­mu­na exi­gió a la nue­va ad­ju­di­ca­ta­ria se in­clu­yó el de cons­truir una nue­va usi­na pa­ra re­em­pla­zar a la de Lo­ma Pa­ra­gua­ya, in­ca­paz de dar res­pues­ta a la cre­cien­te de­man­da lo­cal.

Fue el ori­gen del co­no­ci­do “Cas­ti­llo” ubi­ca­do en In­ge­nie­ro Whi­te. Su pues­ta en mar­cha per­mi­tió, ade­más de me­jo­rar el su­mi­nis­tro pri­va­do y ur­bano, ofre­cer a los bahien­ses un ser­vi­cio iné­di­to y de avan­za­da: la po­si­bi­li­dad de co­no­cer, en cual­quier mo­men­to, la ho­ra ofi­cial que ri­ge en to­da la re­pú­bli­ca, “ri­gu­ro­sa­men­te con­tro­la­da al se­gun­do”.

Pa­ra ello, el con­su­mi­dor de­bía dis­po- ner, sim­ple­men­te, de un “re­loj eléc­tri­co sin­cró­ni­co”, el cual de­bía en­chu­far­se “en cual­quier to­ma­co­rrien­te do­mi­ci­lia­rio”. Ape­nas co­men­za­ba a fun­cio­nar, de­bía po­ner­se en ho­ra de acuer­do con la in­for­ma­ción ofi­cial. Des­de en­ton­ces, “el re­loj no da­rá más mo­les­tias, pues nun­ca ne­ce­si­ta­rá ser car­ga­do y su mar­cha cons­tan­te­men­te exac­ta se­rá con­ti­nua­men­te con­tro­la­da des­de la usi­na por el per­so­nal téc­ni­co”.

La em­pre­sa in­for­mó que só­lo dos gran­des com­pa­ñías (Bue­nos Ai­res y Ro­sa­rio) dis­po­nían de ma­qui­na­ria “mo­der­na y per­fec­ta” pa­ra el ser­vi­cio de “ho­ra eléc­tri­ca ofi­cial”.

Na­die se per­ca­tó en­ton­ces de que los re­pe­ti­dos cor­tes del su­mi­nis­tro vol­ve­rían inade­cua­da la pro­pues­ta. Ni ha­blar de su éxi­to si se pu­sie­ra en prác­ti­ca por es­tos tiem­pos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.