Es­ta­dos Uni­dos y un pe­di­do des­de la fron­te­ra

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Pau­la Vi­le­lla y Jean Arce

Jus­ti­cia", im­plo­ra con voz en­tre­cor­ta­da la me­xi­ca­na Guadalupe Güe­re­ca, mien­tras re­cuer­da la trá­gi­ca muer­te de su hi­jo ado­les­cen­te, víc­ti­ma de los dis­pa­ros de un po­li­cía es­ta­dou­ni­den­se des­de el otro la­do de la con­tro­ver­ti­da fron­te­ra co­mún.

El 7 de ju­nio de 2010, Ser­gio Her­nán­dez Güe­re­ca mu­rió con so­lo 15 años en un in­ci­den­te de com­ple­jas im­pli­ca­cio­nes le­ga­les, que ma­ña­na se­rá exa­mi­na­do en Was­hing­ton por la Cor­te Su­pre­ma en un mo­men­to en que la po­lí­ti­ca del pre­si­den­te Do­nald Trump cen­tra la aten­ción en la fron­te­ra me­xi­cano-es­ta­dou­ni­den­se.

Ser­gio ju­ga­ba allí con tres ami­gos a to­car la va­lla que se­pa­ra la me­xi­ca­na Ciu­dad Juá­rez de la vecina El Pa­so, en Te­xas, cuan­do se to­pa­ron con un guar­da­fron­te­ras que pa­tru­lla­ba del la­do es­ta­dou­ni­den­se.

El jue­go no gus­tó al guar­dia fron­te­ri­zo Je­sús Me­sa, que pa­tru­lla­ba en bi­ci­cle­ta. Me­sa lo­gró aga­rrar a uno de los al­bo­ro­ta­do­res, y lue­go apun­tó su ar­ma y dis­pa­ró, al­can­zan­do a Ser­gio en la ca­be­za.

El mu­cha­cho mu­rió del la­do me­xi­cano de la lí­nea di­vi­so­ria, por lo que la jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos ha ne­ga­do has­ta aho­ra a su fa­mi­lia la po­si­bi­li­dad de de­man­dar al agen­te an­te los tri­bu­na­les de ese país.

Ser­gio -un mu­cha­cho "muy bueno", afir­ma Guadalupe sin po­der con­te­ner la emo­ción-, era el me­nor de siete her­ma­nos y co­mo tal, el más ape­ga­do a su ma­dre.

"Siem­pre es­tu­vi­mos muy uni­dos", ex­pli­ca a la AFP es­ta mu­jer de 59 años, ca­be­llo ca­no­so y piel cur­ti­da, mien­tras sus ojos cla­ros se lle­nan de lá­gri­mas.

"Pe­ro mi­re có­mo es la vi­da, me lo qui­tó pa­ra siem­pre", agre­ga con me­lan­co­lía, sen­ta­da sobre la ca­ma de su hu­mil­de ca­si­ta, por la que co­rre­tean cin­co de sus nie­tos.

Sobre una có­mo­da, tie­ne dos fo­to­gra­fías del mu­cha­cho to­ma­das po­co an­tes de la tra­ge­dia. Son las úni­cas que le que­dan, ase­gu­ra, la­men­tan­do que sus otros hi­jos le ha­yan ido qui­tan­do, po­co a po­co, to­dos los de­más re­cuer­dos en un in­ten­to de li­mi­tar su tris­te­za.

Pe­ro ella no logra ol­vi­dar a Ser­gio: una vez al mes sa­ca to­da su ro­pa y la la­va.

Y to­das las se­ma­nas vi­si­ta su tum­ba en el ce­men­te­rio lo­cal, don­de los co­lo­res chi­llo­nes de flores y co­ro­nas de plás­ti­co con­tras­tan con la ari­dez del de­sier­to.

Allí le ha­bla a su hi­jo, le pi­de que cui­de de sus her­ma­nos. Y es­pe­cial- men­te de sus dos her­ma­nas, que vi­ven ile­gal­men­te en Es­ta­dos Uni­dos.

"Ahí te las en­car­go", le di­ce, po­nien­do to­da su es­pe­ran­za en que el en­du­re­ci­mien­to de las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, que pro­me­tió de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de in­do­cu­men­ta­dos, no vuel­va a ases­tar un du­ro gol­pe a su fa­mi­lia.

"Hay tan­tas co­sas que di­cen de él (Trump), pe­ro oja­lá que su co­ra­zón se con­mue­va y las de­je allá", di­ce.

"An­do pe­lean­do por mi hi­jo pe­ro a la vez tam­bién por otras per­so­nas que han su­fri­do lo mis­mo, y es­pe­ro en Dios que acep­ten lo de mi hi­jo y acep­ten lo de otras per­so­nas", agre­ga Lu­pe, co­mo la lla­man los ami­gos, es­pe­ran­do que la de­ci­sión de la Cor­te Su­pre­ma es­ta­dou­ni­den­se sien­te ju­ris­pru­den­cia.

Por­que la muer­te de Ser­gio Her­nán­dez no es ni mu­cho me­nos la úni­ca ocu­rri­da en cir­cuns­tan­cias si­mi­la­res en los úl­ti­mos años.

"Si se pier­de en la Cor­te Su­pre­ma y se nie­gan los de­re­chos le­ga­les a los pa­pás de Ser­gio, eso prác­ti­ca­men­te es­tá dan­do luz ver­de a una ma­tan­za de me­xi­ca­nos", afir­ma in­dig­na­do Ri­chard Bo­ren, vo­lun­ta­rio de la Red de Víc­ti­mas de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za, or­ga­ni­za­ción ci­vil con se­de en la fron­te­ri­za No­ga­les que apo­ya a fa­mi­lia­res de víc­ti­mas de in­ci­den­tes pa­re­ci­dos.

Ba­jo el puen­te de hie­rro por don­de pa­sa el tren en­tre Ciu­dad Juá­rez y El Pa­so, pin­ta­das en las pa­re­des re­cuer­dan a Ser­gio.

Sobre una co­lum­na, una cruz azul con la fe­cha de su muer­te y la ins­crip­ción "ma­má y her­ma­nos te re­cor­da­mos". Otras, se re­fie­ren a él por su apo­do: "¡Vi­va Ke­ko!".

Lu­pe la­men­ta con amar­gu­ra no ha­ber re­ci­bi­do el apo­yo que las au­to­ri­da­des me­xi­ca­nas, ase­gu­ra, le pro­me­tie­ron. Afir­ma que en 2010 el en­ton­ces al­cal­de de Ciu­dad Juá­rez, Jo­sé Re­yes Fe­rriz, pro­me­tió dar­le una ca­sa y ayu­da eco­nó­mi­ca men­sual, pe­ro no cum­plió pese a que ella era em­plea­da mu­ni­ci­pal. Cua­tro años des­pués, tras el cam­bio de al­cal­de, fue des­pe­di­da.

“El 7 de ju­nio de 2010, Ser­gio Her­nán­dez Güe­re­ca mu­rió con so­lo 15 años en un in­ci­den­te de com­ple­jas im­pli­ca­cio­nes le­ga­les, que ma­ña­na se­rá exa­mi­na­do en Was­hing­ton.”

Pau­la Vi­le­lla y Jean Arce son pe­rio­dis­tas de la agen­cia AFP-NA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.