Una po­lé­mi­ca que con­ti­núa

La Nueva - - OPINIÓN. -

CON­VI­VEN­CIA. Evi­den­te­men­te, el juez del Tri­bu­nal en lo cri­mi­nal 1, de Ne­co­chea, Mario Ju­liano, le im­por­ta un adar­me que se afec­te la mo­ral pú­bli­ca en las pla­yas, pro­pia de de un país ci­vi­li­za­do -¿lo es la Ar­gen­ti­na?-, al con­si­de­rar des­me­su­ra­do un ope­ra­ti­vo po­li­cial pa­ra po­ner fin a tres mu­je­res que ex­hi­bían des­ver­gon­za­da­men­te sus glán­du­las ma­ma­rias (sa­be­mos que son pa­ra ama­man­tar be­bés, por aho­ra). Da cá­te­dra al ex­pla­yar: "La de­fen­sa irres­tric­ta de las li­ber­ta­des me lle­va a po­si­cio­nar­me en fa­vor de las mu­je­res que de­ci­die­ron des­cu­brir sus pe­chos , del mis­mo mo­do que apo­yo las ma­ni­fes­ta­cio­nes ("te­ta­zos") que ocu­rri­rán en los pró­xi­mos días en de­fen­sa de los de­re­chos". Y pa­ra ma­yor ar­gu­men­ta­ción, ex­pli­ci­ta: "Tal co­mo se com­pren­de­rá, coin­ci­dir acer­ca de qué es lo que sig­ni­fi­ca un ac­to obs­ceno o en qué con­sis­te la de­cen­cia pú­bli­ca es una ta­rea im­po­si­ble de lo­grar" (sic; al­bri­cias por el juez).

Con­si­de­ro que el juez Ju­liano, co­mo Pon­cio Pi­la­to, se la­va sus ma­nos de su res­pon­sa­bi­li­dad, y po­co le in­co­mo­da a que las pla­yas de Ne­co­chea en un fu­tu­ro -¿pró­xi­mo?- se con­vier­tan, con su aval, en un cam­po nu­dis­ta, ya que por sobre to­das las co­sas es­tá la mo­ral pú­bli­ca, las re­glas de con­vi­ven­cia so­cial de la co­mu­ni­dad, que tie­ne re­glas de com­por­ta­mien­to pa­ra las ar­mó­ni­cas re­la­cio­nes in­ter­po­bla­cio­na­les, y evi­tar ex­hi­bi­cio­nes que po­dría ca­li­fi­car­se de pros­ti­bu­la­rias pa­ra apa­re­cer en la TV, pe­ro ade­más des­co­no­ce los de­re­chos de las fa­mi­lias que con sus ni­ños con­cu­rren a las pla­yas -aun­que a Ju­liano ha­ga ca­so omi­so de ese de­re­choa dis­fru­tar de un día de pla­ya, sin ex­hi­bi­cio­nis­mos cho­can­tes y de mal gus­to. Pa­ra ello, la Municipalidad de­be­ría con­ce­der un es­pa­cio pa­ra ese di­ver­ti­mien­to -hay de to­do pa­ra to­dos-, pe­ro no ser mez­cla­dos con las fa­mi­lias (cu­yas ma­dres no an­dan ex­hi­bien­do sus pe­chos).

Al­fre­do No­bre Lei­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.