Se des­pi­dió el ac­tor bahien­se Ar­men­da­riz

“No fu­mo, no be­bo. Lo úni­co de lo que no me cui­dé fue de las mu­je­res”, de­cía Héc­tor. Se fue el 30 de enero y de­jó una gran ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

La Nueva - - APLAUSOS. -

EX­TEN­SA AC­TI­VI­DAD EN CI­NE Y TEA­TRO Por Mario Mi­ner­vino

El úl­ti­mo día de enero, lue­go de vi­vir 93 ańos, fa­lle­ció el bahien­se Héc­tor Ar­men­da­riz, uno de los ac­to­res y ga­la­nes tras­cen­den­tes del ci­ne y el tea­tro ar­gen­tino.

A los 18 ańos de­jó nues­tra ciu­dad bus­can­do desa­rro­llar en Bue­nos Ai­res su pa­sión por el tea­tro, don­de es­tu­dió con Mi­la­gros de la Ve­ga. Con­si­guió su pri­mer con­tra­to con la obra ¡Qué no­che de ca­sa­mien­to!, de Ivo Pe­lay.

El gran de­but

En 1951 de­bu­tó en ci­ne, en la pri­me­ra de sus 30 pe­lí­cu­las, en Som­bras en la fron­te­ra, pro­du­ci­da por Luis San­dri­ni.

Co­mo co­rres­pon­día a su ape­lli­do (los Ar­men­da­riz prac­ti­ca­ron bas­quet en va­rios clu­bes de nues­tra ciu­dad), el pri­mer pro­ta­gó­ni­co le lle­gó en ël año 1953, con el fil­me En cuer­po y al­ma, di­ri­gi­da por Leo­pol­do To­rres Ríos.

Allí hi­zo un pa­pel de un ju­ga­dor de bas­quet que se dispu­taba con un com­pa­ñe­ro de equi­po, in­ter­pre­ta­do por Ar­man­do Bo, el amor de una mu­jer, pa­pel a car­go de Ju­lia San­do­val.

De las pe­lí­cu­las que reali­zó, con­si­de­ró co­mo más tras­cen­den­te La pa­sión des­nu­da (1953), di­ri­gi­do por Luis Cé­sar Ama­do­ri, jun­to a Ma­ría Félix y Car­los Thom­pson.

Con “La Co­ca”

En 1959 fue com­pa­ñe­ro en el de­but ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Isabel Sar­li y en 1969 com­par­tió pro­ta­gó­ni­co con Li­ber­tad Le­blanc.

Con En­ri­que Ca­rre­ras fil­mó do­ce pe­lí­cu­las, fue ami­go de Luis San­dri­ni y de Al­ber­to Cas­ti­llo y en la in­ci­pien­te TV hi­zo te­le­tea­tros con Fer­nan­da Mis­tral, Vir­gi­nia Lu­que, Ana Ma­ría Cam­poy y Pe­pe Ci­brián.

En tea­tro in­ter­pre­tó tam­bién Mac­beth, El mer­ca­der de Ve­ne­cia, Lle­gó Don Je­sús Mon­di­ño, Je­sús, Ma­ría y el Otro y Bru­je­ría, en­tre otras pues­tas.

La Asociación Ar­gen­ti­na de Ac­to­res, jun­to con el Se­na­do de la Na­ción, le en­tre­gó la me­da­lla de los 50 años de aso­cia­dos en 1999.

Detrás de es­ce­na

En 1960 se con­vir­tió en pro­duc­tor de fic­ción en Ca­nal 9. Co­mo em­pre­sa­rio, es­tu­vo a car­go de la ges­tión de la sa­la San­ta Ma­ría del Buen Ay­re, sien­do quien le dio al gru­po Les Lut­hiers la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de pre­sen­tar­se sobre un es­ce­na­rio.

Se cui­dó de ca­si to­do

De­jó to­do pa­ra acom­pa­ñar a su mu­jer, la ve­det­te Li­lián del Río, en una lar­ga en­fer­me­dad con fi­nal fa­tal en 1990. Un año des­pués de­jó la ac­tua­ción, aun­que no el amor: en 20 años se ca­só cua­tro ve­ces.

"Es­toy pre­pa­ra­do pa­ra ir­me en cual­quier mo­men­to, pe­ro qui­sie­ra que­dar­me has­ta los 100 años. No fu­mo, no be­bo. Lo úni­co de lo que no me cui­dé fue de las mu­je­res", co­men­tó ha­ce al­gu­nos años.

Se fue fi­nal­men­te es­te enero, sin ha­cer ca­si rui­do, re­cor­da­do por po­cos.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Ar­men­da­riz (iz­quier­da), con San­do­val y Ar­man­do Bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.