En­tre el mi­la­gro y una re­no­va­ción

La Nueva - - PARA EMPEZAR. - Es­cri­be Nés­tor Eduar­do Avi­la na­vi­la@la­nue­va.com

El 0-4 y la lec­ción fut­bo­lís­ti­ca que el Bar­ce­lo­na se tra­jo de Pa­rís en el par­ti­do de ida por los oc­ta­vos de fi­nal de la Cham­pions Lea­gue pro­vo­ca­ron tem­blo­res has­ta en los pro­pios ci­mien­tos del Camp Nou.

Con la ca­tas­tró­fi­ca de­rro­ta ini­cial an­te el PSG, de in­me­dia­to sa­lie­ron a la luz al­gu­nos chis­pa­zos en la re­la­ción del plan­tel con Luis En­ri­que, los cues­tio­na­mien­tos a las de­ci­sio­nes del en­tre­na­dor y la ca­ta­ra­ta de crí­ti­cas so­bre el fun­cio­na­mien­to de la es­cua­dra blau­gra­na.

Las se­cue­las del gol­pe re­ci­bi­do en Fran­cia tu­vie­ron su efec­to vi­si­ble po­cos días des­pués en el ajus­ta­do triun­fo fren­te al mo­des­to Le­ga­nés. El mal hu­mor de Lio­nel Mes­si, los sil­bi­dos de la afi­ción, el des­con­cier­to gru­pal den­tro del cam­po y las grie­tas de­fen­si­vas pro­fun­di­za­ron una cri­sis que ni el agó­ni­co pe­nal con­ver­ti­do por la Pul­ga pu­do ate­nuar.

Es­tá cla­ro que aun­que cuen­te en sus fi­las con el des­equi­li­brio per­ma­nen­te de Mes­si, Luis Suá­rez y Ney­mar, ha­ce un tiem­po que el Bar­sa ha de­ja­do de ser un equi­po des­lum­bran­te e im­ba­ti­ble.

Bá­si­ca­men­te por­que en for­ma pro­gre­si­va aban­do­nó ese es­ti­lo de jue­go que lo lle­vó a trans­for­mar­se en el me­jor de los úl­ti­mos años. En ese as­pec­to per­dió el es­pí­ri­tu por el ma­ne­jo de la pe­lo­ta pa­ra crear y de­fen­der­se a par­tir de su po­se­sión, tan­to co­mo la pos­tu­ra de afron­tar ca­da en­cuen­tro de la mis­ma ma­ne­ra, más allá de las ca­rac­te­rís­ti­cas del ri­val de turno.

“Nos es­ta­mos ale­jan­do de la idea que nos hi­zo grandes”, se que­jó Ser­gio Bus­quets en los pa­si­llos del Par­que de los Prín­ci­pes, una vez con­su­ma­da la go­lea­da. La fra­se fundamenta y re­fuer­za el con­cep­to de que Bar­ce­lo­na, hoy, no tie­ne un sus­ten­to co­lec­ti­vo con­fia­ble y que sus po­si­bi­li­da­des de­pen­den ca­si con ex­clu­si­vi­dad de su con­sa­gra­do tri­den­te de ata­que.

El he­cho de man­te­ner­se co­mo es­col­ta del Real Ma­drid en el tor­neo es­pa­ñol –con la sal­ve­dad de ha­ber dispu­tado un co­te­jo más– y la cla­si­fi­ca­ción pa­ra fi­nal de la Co­pa del Rey –el 27 de ma­yo fren­te al Ala­ves–, con la chan­ce con­cre­ta de en­ca­de­nar otro tí­tu­lo, no al­can­zan pa­ra con­for­mar a su exi­gen­te pú­bli­co.

Los di­rec­ti­vos sa­ben que en el fu­tu­ro se im­po­ne una re­no­va­ción con ju­ga­do­res de ni­vel que le agre­guen je­rar­quía a la ac­tual plan­ti­lla. Un mar­ca­dor cen­tral, un la­te­ral de­re­cho con pro­yec­ción, un vo­lan­te de equi­li­brio, un asis­ti­dor y un de­lan­te­ro apun­ta­la­rían la de­bi­li­ta­da es­truc­tu­ra y po­drían so­lu­cio­nar las ca­ren­cias que se ad­vier­ten es­ta tem­po­ra­da.

Tam­bién la con­ti­nui­dad de Luis En­ri­que, cu­yo con­tra­to ven­ce en ju­nio, es­tá se­ria­men­te en du­da. Al pun­to que en­tre los can­di­da­tos que pre­fie­ren los hin­chas aso­ma muy bien po­si­cio­na­do el ar­gen­tino Jor­ge Sam­pao­li. Los nú­me­ros de una re­cien­te en­cues­ta, más el aval de Mes­si, lo ubi­can por en­ci­ma de otros adies­tra­do­res de re­nom­bre en la ca­rre­ra por una po­si­ble su­ce­sión.

Por aho­ra, a la es­pe­ra de una ne­ce­sa­ria reac­ción aními­ca y con dos com­pro­mi­sos en el me­dio por la Li­ga lo­cal (Atlé­ti­co Ma­drid y Cel­ta de Vi­go), la mi­ra se en­fo­ca en el pró­xi­mo 8 de mar­zo. Esa no­che, la re­van­cha con el PSG re­pre­sen­ta­rá pa­ra el club ca­ta­lán el desafío de in­ten­tar re­mon­tar se­me­jan­te des­ven­ta­ja en una ins­tan­cia eli­mi­na­to­ria por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la Co­pa de Cam­peo­nes de Eu­ro­pa.

De to­dos mo­dos, más que un ob­je­ti­vo pa­re­ce un mi­la­gro. Y pa­ra con­se­guir­lo, sus fut­bo­lis­tas de­be­rán re­con­ver­tir la frus­tra­ción de la de­ba­cle de Pa­rís en una ener­gía po­si­ti­va que les per­mi­ta re­cu­pe­rar la esen­cia ga­na­do­ra. La reali­dad no los ayu­da. ¿Po­drán?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.