Pre­si­den­tes y sin­di­ca­tos

La Nueva - - OPINIÓN - OTRAS VO­CES por Emi­lio J. Cár­de­nas

Los sin­di­ca­tos nor­te­ame­ri­ca­nos no han si­do nun­ca, his­tó­ri­ca­men­te, lo im­por­tan­tes -en tér­mi­nos re­la­ti­vos- que ellos fue­ron en otros paí­ses. Lo cier­to es que si­guen per­dien­do fuer­za y pre­sen­cia en el cam­po la­bo­ral del país del nor­te. Ba­rran­ca aba­jo, en­ton­ces. Pe­se a que su in­fluen­cia y po­der se ha­bían es­ta­bi­li­za­do en­tre los años 2012 y el 2015.

Hoy tan so­lo un 10,7 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos per­te­ne­ce a al­gún sin­di­ca­to. Le­jos real­men­te de la más al­ta par­ti­ci­pa­ción sin­di­cal en la fuer­za la­bo­ral al­gu­na vez al­can­za­da en los EEUU, que fue­ra del or­den del 20% (ape­nas uno de ca­da cin­co tra­ba­ja­do­res es­ta­ba en­ton­ces afi­lia­do a al­gún gre­mio) ocu­rri­da a co­mien­zos de la dé­ca­da de los 80.

Los sin­di­ca­tos tie­nen pre­sen­cia sig­ni­fi­ca­ti­va só­lo en­tre los em­plea­dos del sec­tor pú­bli­co y en unos po­cos sec­to­res pri­va­dos muy pun­tua­les, co­mo son el de la cons­truc­ción y el de las ac­ti­vi­da­des de na­tu­ra­le­za ní­ti­da­men­te in­dus­trial.

La lle­ga­da del aho­ra pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano, Do­nald Trump, al po­der ha­ce pre­su­mir que, sal­vo por el pro­gra­ma ma­si­vo de obra pú­bli­ca que -de acuer­do a sus anun­cios- pon­drá in­me­dia­ta­men­te en mar­cha, la ten­den­cia de­cli­nan­te de la pre­sen­cia so­cial sin­di­cal no ha­brá de cam­biar, al me­nos en el cor­to pla­zo. Su cla­ra dis­po­si­ción por tra­tar de achi­car al Es­ta­do pre­sio­na­rá cier­ta­men­te ha­cia la ba­ja del nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos que hoy per­te­ne­cen a dis­tin­tos sin­di­ca­tos.

En los EEUU, el au­men­to de la ac­ti­vi­dad que tie­ne que ver con la pres­ta­ción de to­do ti­po de ser­vi­cios ale­ja la po­si­bi­li­dad de que, de pron­to, los sin­di­ca­tos re­cu­pe­ren al­gún po­der.

En Irán

Muy le­jos de Es­ta­dos Uni­dos, el mo­de­ra­do pre­si­den­te ira­ní, Has­san Rouha­ni, se pre­sen­ta­rá en ma­yo pró­xi­mo co­mo can­di­da­to pre­si­den­cial, en pro­cu­ra de ser re­ele­gi­do una vez más.

No le se­rá fá­cil al­can­zar su ob­je­ti­vo, por­que su po­pu­la­ri­dad es­tá al­go dis­mi­nui­da co­mo con­se­cuen­cia de su acuer­do con la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal con­ge­lan­do el pe­li­gro­so pro­gra­ma nu­clear ira­ní, que cier­ta­men­te preo­cu­pa­ba enor­me­men­te a to­dos, pe­ro na­tu­ral­men­te no des­pier­ta sim­pa­tía en­tre el pue­blo ira­ní.

Se lo acu­sa de ha­ber si­do de­ma­sia­do in­dul­gen­te con su con­tra­par­te. Y se lo cri­ti­ca du­ra­men­te por ha­ber pre­sun­ta­men­te ce­di­do de­ma­sia­do, a cam­bio de muy po­co. Muy par­ti­cu­lar­men­te en ma­te­ria de le­van­ta­mien­to de las san­cio­nes eco­nó­mi­cas im­pues­tas por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, al­gu­nas de las cua­les aún sub­sis­ten, co­mo res­pues­ta a las per­ma­nen­tes vio­la­cio­nes de los de­re­chos hu­ma­nos de los ira­níes por par­te del go­bierno se­ve­ro de la oli­gar­quía cle­ri­cal que con­du­ce a Irán.

Si es­to su­ce­die­ra, los con­ser­va­do­res, es­to, es los clé­ri­gos más “du­ros” de la pa­to­ló­gi­ca “teo­cra­cia” ira­ní, po­drían even­tual­men­te re­cu­pe­rar al­go del po­der que en su mo­men­to tu­vie­ran -y la in­fluen­cia con­si­guien­te- en tiem­po de las pre­si­den­cias del tam­bién “du­ro” Mah­moud Ah­ma­di­ne­jad. La re­la­ción de Irán con el res­to del mun­do po­dría en­ton­ces vol­ver de pron­to a ten­sar­se. Y la ex­por­ta­ción de te­rro­ris­mo in­cre­men­tar­se.

Pe­ro lo cier­to es que Rouha­ni tie­ne hoy un 69% de apoyo po­pu­lar. Aun­que te­nía un 82% en ju­nio pa­sa­do, de mo­do que no es po­si­ble ne­gar que ha per­di­do, bas­tan­te rá­pi­da­men­te, par­te de su pres­ti­gio y po­pu­la­ri­dad. To­do un te­ma.

Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les de Has­san Rouha­ni se apo­yan en tra­tar de di­fe­ren­ciar­se lo más po­si­ble de la ar­bi­tra­rie­dad y del ex­tre­mis­mo rí­gi­do que ca­rac­te­ri­za­ran a las po­co aplau­di­das ges­tio­nes del ex pre­si­den­te Ah­ma­di­ne­jad. Y en ase­gu­rar a sus vo­tan­tes que go­za­rán de un cli­ma de cier­ta li­be­ra­li­dad, cuan­do se com­pa­ra su ac­tual ges­tión con la de los clé­ri­gos más du­ros que, por lo de­más, son en los he­chos, los ver­da­de­ros due­ños del po­der y de la eco­no­mía to­da en el país de los per­sas. In­men­sa­men­te ri­cos, en­ton­ces.

“Hoy, tan so­lo un 10,7 por cien­to de los tra­ba­ja­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos per­te­ne­ce a al­gún sin­di­ca­to. Muy le­jos, real­men­te, del 20 por cien­to de otros tiem­pos.”

Emi­lio J. Cár­de­nas fue em­ba­ja­dor ar­gen­tino an­te las Na­cio­nes Uni­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.