Asen­ta­mien­tos en la mi­ra

No se tra­ta de ava­lar con­duc­tas ile­ga­les de ocu­pa­ción de tie­rras, pe­ro sí de or­de­nar ba­rrios con ne­ce­si­da­des.

La Nueva - - OPINIÓN -

EN AL­GÚN mo­men­to fue­ron “ran­che­ríos en las afue­ras”, lue­go se los de­no­mi­nó vi­llas mi­se­ria, más tar­de vi­llas de emer­gen­cia y hoy se los re­co­no­ce, de ma­ne­ra ofi­cial, co­mo asen­ta­mien­tos pre­ca­rios o in­for­ma­les. TO­DOS ES­TOS mo­tes se re­fie­ren a ba­rrios o gru­pos de vi­vien­das de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad. MU­CHOS DE es­tos con­jun­tos -con po­bla­cio­nes en al­gu­nos ca­sos de mi­les de ha­bi­tan­tes y una an­ti­güe­dad que su­pera a ba­rrios tra­di­cio­na­les­han sur­gi­do de usur­pa­cio­nes, es de­cir, de ocu­par te­rre­nos pro­pie­dad del Es­ta­do (mu­ni­ci­pal, pro­vi­ni­cial o na­cio­nal) o de pri­va­dos, con lo cual sus ocu­pan­tes ca­re­cen de cual­quier pa­pel que les per­mi­ta ac­ce­der a ser­vi­cios y pres­ta­cio­nes o re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción de do­mi­nio. DE ACUER­DO con un es­tu­dio rea­li­za­do des­de el Es­ta­do pro­vin­cial, en nues­tra ciu­dad exis­ten 32 de es­tos asen­ta­mien­tos, des­pa­rra­ma­dos en unas 300 hec­tá­reas de tie­rra, en los cua­les se ubi­can al me­nos 6 mil vi­vien­das alo­jan­do a unas 30 mil per­so­nas en es­ta­do de pre­ca­rie­dad. DE ALLÍ que re­sul­te fa­vo­ra­ble la ley apro­ba­da por la go­ber­na­ción bo­nae­ren­se pa­ra im­pe­dir to­do ti­po de des­alo­jo le­gal o ad­mi­nis­tra­ti­vo de es­tos asen­ta­mien­tos por al me­nos un año, al tiem­po de po­ner en mar­cha un plan de re­gu­la­ri­za­ción y me­jo­ra de los mis­mos, apun­tan­do a re­gu­la­ri­zar la pro­pie­dad de sus ha­bi­tan­tes. NO SE tra­ta de ava­lar con­duc­tas ile­ga­les de ocu­pa­ción de tie­rras, pe­ro sí de or­de­nar ba­rrios con­so­li­da­dos, que lle­van dé­ca­das de exis­ten­cia y que a es­ta al­tu­ra exi­gen una ayu­da pa­ra me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da y po­ner en or­den mu­chas cues­tio­nes co­ti­dia­nas. NO SE acep­ta ya que seis mil fa­mi­lias es­tén co­nec­ta­das de ma­ne­ra ile­gal a los ser­vi­cios de agua y elec­tri­ci­dad, sin pa­gar sus con­su­mos y ge­ne­ran­do si­tua­cio­nes de ries­go a par­tir de co­ne­xio­nes in­for­ma­les y se­ve­ras afec­ta­cio­nes a la ca­li­dad del ser­vi­cio pro­pio y de ba­rrios ale­da­ños. TAM­PO­CO PA­GAN nin­gu­na cla­se de im­pues­tos, no pue­den re­cla­mar el arre­glo de sus ca­lles, no dis­po­nen (en mu­chos ca­sos) del ser­vi­cio de óm­ni­bus ni de es­cue­las cer­ca­nas y otras pres­ta­cio­nes. EN BUE­NA ho­ra que se de­jen de la­do “dis­trac­cio­nes”, se asu­ma la si­tua­ción y se ge­ne­re una res­pues­ta que atien­da de­re­chos y tam­bién ge­ne­re obli­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.