Otra vez las re­des so­cia­les y chi­cos co­mo víc­ti­mas

“Son ca­da vez más com­pli­ca­dos los ca­sos”, di­jo Mó­ni­ca Cid. Una me­nor fue en­ga­ña­da y abu­sa­da.

La Nueva - - SEGURIDAD -

Mó­ni­ca Cid, la ma­má de Mi­cae­la Or­te­ga, re­cla­mó ayer la ur­gen­te in­ter­ven­ción del Es­ta­do pa­ra evi­tar nue­vos ca­sos de de­li­tos se­xua­les con­tra me­no­res a tra­vés de las re­des so­cia­les, tras co­no­cer­se la vio­la­ción que su­frió una chi­ca de 14 años a ma­nos de un hom­bre que la en­ga­ñó me­dian­te una inexis­ten­te pro­pues­ta la­bo­ral.

Co­mo en el he­cho que tu­vo por víc­ti­ma a Mi­cae­la, Fa­ce­book fue el ca­nal que usó el acu­sa­do -ya aprehen­di­do­pa­ra con­tac­tar a la jo­ven, que ter­mi­nó sien­do gol­pea­da y abu­sa­da, pa­ra lue­go ser tras­la­da­da al Hos­pi­tal Pen­na (ver apar­te).

“Es un gol­pa­zo tras otro, des­de lo de Jo­celyn (Es­co­bar Sa­las) has­ta es­to no ha pa­sa­do na­da de tiem­po, co­mo tam­po­co lo de `Mi­ca´”, se­ña­ló.

“Son ca­da vez más com­pli­ca­dos los ca­sos y a la vez no te­ne­mos res­pues­ta del Es­ta­do, por­que Fa­ce­book si­gue sin con­tes­tar. Con no­so­tros no lo hi­zo y hu­bo una muer­te de por me­dio”, sos­tu­vo Cid, con preo­cu­pa­ción y bron­ca.

Re­co­men­dó a los pa­dres es­tar aler­ta an­te la in­efi­cien­cia gu­ber­na­men­tal.

“Al Es­ta­do no les im­por­tan nues­tros hi­jos. A ellos no les im­por­ta na­da. Es por eso que no ha­cen na­da an­te la Em­ba­los ja­da (de los Es­ta­dos Uni­dos, por Fa­ce­book) y siem­pre las que res­pon­den son las ONG”, de­ta­lló.

Y apun­tó a la fal­ta de in­for­ma­ción a los me­no­res.

“El Es­ta­do es res­pon­sa­ble de la muer­te de mi hija. Si hu­bie­ra re­ci­bi­do al­gu­na char­la so­bre lo que es groo­ming, qui­zás hu­bie­ra te­ni­do la opor­tu­ni­dad de dar­se cuen­ta que era un per­fil fal­so el de (Jo­nat­han) Lu­na. La tec­no­lo­gía avan­zó tan­to que no­so­tros, co­mo pa­pás, no lle­ga­mos nun­ca”, di­jo.

Con res­pec­to al ca­so de la me­nor vio­la­da, Cid acon­se­jó a pa­dres “no bo­rrar nin­gu­na con­ver­sa­ción, por­que eso es fun­da­men­tal co­mo prue­ba”.

Y agre­gó: “aho­ra de­ben re­ci­bir ayu­da psi­co­ló­gi­ca, que creo ya de­ben te­ner. Hay que bus­car ayu­da, por­que la ne­na lo ne­ce­si­ta y ellos co­mo fa­mi­lia tam­bién. Aho­ra es la jus­ti­cia la que de­be em­pe­zar a ac­tuar”.

“Es­pe­re­mos que no ha­ya más ca­sos co­mo es­tos. Por eso es que tra­to de jun­tar el do­lor que ten­go pa­ra sa­lir ade­lan­te y ayu­dar a otros. La­men­ta­ble­men­te, a mi hija, ha­ga lo que ha­ga, na­die me la va a de­vol­ver, pe­ro ella te­nía mu­chas ami­gas y ten­go una nie­ta”, ce­rró.

No de­cla­ró

Jo­sé Mar­ce­lo Ve­ra (36), aprehen­di­do por el ca­so de la ado­les­cen­te abu­sa­da, se ne­gó a de­cla­rar ano­che an­te el fis­cal Mau­ri­cio Del Ce­ro, se­gún una fuen­te ju­di­cial.

A par­tir de los di­chos de la me­nor y los ele­men­tos reuni­dos por la po­li­cía, Ve­ra fue arres­ta­do en la zo­na de San­ta Fe al 2.700, don­de vi­ve.

Los vo­ce­ros in­di­ca­ron que la chi­ca es­ta­ba bus­can­do tra­ba­jo y que el sos­pe­cho­so, quien cuen­ta con an­te­ce­den­tes, le ha­bría ofre­ci­do rea­li­zar ta­reas de lim­pie­za en su ca­sa.

Tam­bién se­ña­la­ron que des­de ha­cía va­rios días man­te­nían con­tac­to a tra­vés de Fa­ce­book y What­sApp.

Ex­pli­ca­ron que el jue­ves, al­re­de­dor de las 19, la ha­bría pa­sa­do a bus­car en una mo­to por la zo­na cén­tri­ca y la tras­la­dó a su vi­vien­da.

De acuer­do a la in­ves­ti­ga­ción, allí la so­me­tió y ata­có con un hie­rro.

En un mo­men­to, se­gún se di­jo, la jo­ven lo­gró za­far y tras gol­pear al acu­sa­do es­ca­pó, sien­do au­xi­lia­da por una per­so­na que pa­sa­ba por la zo­na.

RO­DRI­GO GAR­CÍA-LA NUE­VA.

El hom­bre que se en­cuen­tra impu­tado por el ca­so fue arres­ta­do por los efec­ti­vos po­li­cia­les en la zo­na de San­ta Fe al 2.700.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.