In­ver­sio­nes: por aho­ra, so­lo pro­me­sas

La Nueva - - PANORAMA - Por Pa­blo Wen­de in­fo@la­nue­va.com

Mau­ri­cio Ma­cri tu­vo un pa­so so­ña­do en su vi­si­ta ofi­cial a Es­pa­ña. Fue re­ci­bi­do con ho­no­res por los re­yes, ova­cio­na­do en el Con­gre­so y man­tu­vo un muy ama­ble en­cuen­tro con su par Ma­riano Ra­joy. To­dos ce­le­bra­ron el rum­bo de la Ar­gen­ti­na y le die­ron áni­mo al pre­si­den­te ar­gen­tino pa­ra que man­ten­ga las re­for­mas ini­cia­das. In­clu­so no po­cos le re­cor­da­ron la si­tua­ción extremadamente frá­gil que vi­vió Es­pa­ña tras la cri­sis glo­bal del 2008, pe­ro que ya de­jó atrás trans­for­mán­do­se en uno de los paí­ses más di­ná­mi­cos de la Unión Eu­ro­pea (só­lo el año pa­sa­do cre­cio 3%, muy por en­ci­ma del pro­me­dio del con­ti­nen­te).

Ma­cri a su vez pi­dió de­jar de­fi­ni­ti­va­men­te atrás los “cor­to­cir­cui­tos” del pa­sa­do re­cien­te con Es­pa­ña. Fue bas­tan­te ele­gan­te al re­fe­rir­se a la ten­sa re­la­ción que exis­tió du­ran­te to­do el kirch­ne­ris­mo con el go­bierno y es­pe­cial­men­te las em­pre­sas de ese país. Aho­ra el pa­no­ra­ma lu­ce di­fe­ren­te. Sin con­tro­les de ca­pi­ta­les y con ajus­tes re­gu­la­res de ta­ri­fas la si­tua­ción cam­bió sus­tan­cial­men­te.

Hu­bo pro­me­sas de in­ver­sión de par­te de mu­chas com­pa­ñías que ya tie­nen pre­sen­cia en el país, pe­ro es­tán pen­san­do en re­do­blar la apues­ta. Un ca­so con­cre­to es el del Ban­co San­tan­der, que el año pa­sa­do se que­dó con la ope­ra­ción mi­no­ris­ta del Ci­ti en la Ar­gen­ti­na. Pe­ro ade­más de las mul­ti­na­cio­na­les, hu­bo un in­te­rés par­ti­cu­lar del go­bierno por acer­car a PY­MES ar­gen­ti­nas con es­pa­ño­las, en la bús­que­da de nue­vos ne­go­cios que pue­dan sur­gir en con­jun­to. “Las em­pre­sas es­pa­ño­las tu­vie­ron que apren­der a la fuer­za a ex­por­tar y hoy son muy com­pe­ti­ti­vas. Es una de las cla­ves de la re­cu­pe­ra­cíon que tu­vi­mos en los úl­ti­mos años”, ex­pli­ca­ron eje­cu­ti­vos de la cá­ma­ra em­pre­sa­rial de ese país.

Si bien la sen­sa­ción al fi­na­li­zar los tres in­ten­sos días de la vi­si­ta re­sul­tó más que fa­vo­ra­ble, re­sul­ta di­fí­cil pen­sar que au­to­má­ti­ca­men­te ha­brá re­sul­ta­dos. La ma­yo­ría de las com­pa­ñías es­pa­ño­las con pre­sen­cia en el país op­ta­ron por per­ma­ne­cer aún en me­dio de la cri­sis de la Con­ver­ti­bi­li­dad. Pe­ro co­mo su­ce­dió con el res­to de las em­pre­sas hu­bo es­ca­sas in­ver­sio­nes en los úl­ti­mos 15 años.

Se tra­ta, in­du­da­ble­men­te, de uno de los ca­pí­tu­los que el go­bierno si­gue con más aten­ción: ¿em­pie­zan a lle­gar in­ver­sio­nes atraí­das por el nue­vo cli­ma que se vi­ve en la Ar­gen­ti­na? To­da­vía se tra­ta más de pro­me­sas que de una reali­dad con­cre­ta. Pe­ro en Can­ci­lle­ría se­ña­lan que no dan abas­to con la can­ti­dad de fon­dos y em­pre­sas que lle­gan to­dos los días pa­ra co­no­cer con ma­yor de­ta­lle cuá­les son las con­di­cio­nes pa­ra po­ner una pa­ta en el país.

No exis­te, sin em­bar­go, una fór­mu­la má­gi­ca que ge­ne­re es­ta ola in­ver­so­ra. Los me­mo­rio­sos re­cuer­dan que en el arran­que de la Con­ver­ti­bi­li­dad en los años 90 esa

co­rrien­te se pro­du­jo ca­si in­me­dia­ta­men­te, una vez lan­za­do el plan de es­ta­bi­li­za­ción y la re­gla cam­bia­ria del 1 a 1. Pe­ro en esa oca­sión es­ta­ban las pri­va­ti­za­cio­nes pa­ra atraer una enor­me can­ti­dad Ade ca­pi­ta­les. ho­ra el pa­no­ra­ma es dis­tin­to, por­que sub­sis­ten du­das tan­to eco­nó­mi­cas co­mo po­lí­ti­cas. La ac­ti­vi­dad aún de­mo­ra en arran­car. La caí­da del 2016 fue del 2,3%, se­gún re­ve­ló ayer el IN­DEC, aun­que em­pie­zan a apa­re­cer al­gu­nas se­ña­les al­go más con­cre­tas de reac­ti­va­ción, ya que el úl­ti­mo tri­mes­tre ter­mi­nó 0,9% arri­ba en re­la­ción al tri­mes­tre an­te­rior. El go­bierno ex­pli­ca que la sa­li­da de la he­ren­cia re­ci­bi­da es com­pli­ca­da y que de­mo­ra­rá tiem­po. Se­gún Ma­cri, se es­tán “sen­tan­do las ba­ses pa­ra no dos o tres años, sino 20”.

Mien­tras tan­to la an­sie­dad au­men­ta a me­di­da que pa­san los me­ses. Es­ta tran­si­ción eco­nó­mi­ca tie­ne su res­tric­ción tem­po­ral, ya que en agos­to se vo­tan las pri­ma­rias y en oc­tu­bre las le­gis­la­ti­vas. Por lo tan­to, es im­pe­rio­so em­pe­zar a vis­lum­brar un re­pun­te más fir­me de la eco­no­mía pa­ra que la gen­te sien­ta que re­to­mar el cre­ci­mien­to L lue­go de 5 años es fac­ti­ble. ue­go del fe­ria­do lar­go, la ex­pec­ta­ti­va es­ta­rá pues­ta en el men­sa­je de Ma­cri en la asam­blea le­gis­la­ti­va el miér­co­les, al abrir las se­sio­nes or­di­na­rias. Es es­pe­ra­ble que el men­sa­je reite­re mu­cho de los con­cep­tos que de­jó es­ta se­ma­na en Es­pa­ña. Su com­pro­mi­so en la re­duc­ción de la po­bre­za y el con­ven­ci­mien­to de que la ba­ja de la inflación es el ca­mino pa­ra al­can­zar un cre­ci­mien­to sos­te­ni­do. Se­gu­ra­men­te ha­brá po­cas alu­sio­nes a la he­ren­cia del kirch­ne­ris­mo, ya que ése ha­bía si­do el eje del men­sa­je el año pa­sa­do. Uno de los pro­yec­tos más re­le­van­tes que se en­via­rán al Con­gre­so es­te año se­rá un nue­vo Pac­to Fis­cal con las pro­vin­cias. El ob­je­ti­vo es ir ha­cia un “cor­set” al gas­to pú­bli­co, que a par­tir de 2018 no po­drá cre­cer por en­ci­ma de la inflación. Se tra­ta de una me­di­da du­ra pe­ro fun­da­men­tal pa­ra cum­plir con la me­ta de re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal que plan­teó es­ta se­ma­na el mi­nis­tro de Ha- cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne.

No obs­tan­te, se es­ti­ma que la la­bor le­gis­la­ti­va es­te año se­rá mu­cho más aco­ta­da por el con­tex­to elec­to­ral. En la Ca­sa Ro­sa­da sa­ben que tie­nen mu­cho me­nos mar­gen que el año pa­sa­do, cuan­do con­si­guie­ron apro­bar el acuer­do con los hol­douts, la re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca a ju­bi­la­dos, el Sin­ce­ra­mien­to fis­cal y los cam­bios de Ga­nan­cias, en­tre los pro­yec­tos más im­por­tan­tes.

Aho­ra, sin em­bar­go, la agen­da se­rá mu­cho más mo­des­ta y te­mas mu­cho más com­ple­jos co­mo la re­for­ma tri­bu­ta­ria pa­sa­rán –có­mo ya ade­lan­ta­ron- al 2018.

No exis­te una fór­mu­la má­gi­ca que ge­ne­re una ola in­ver­so­ra, co­mo ocu­rrió en el arran­que de la Con­ver­ti­bi­li­dad, en los años 90. La ex­pec­ta­ti­va es­ta­rá pues­ta en el men­sa­je de Ma­cri en la asam­blea le­gis­la­ti­va el miér­co­les, al abrir las Se­sio­nes Or­di­na­rias .

ARCHIVO LA NUE­VA.

El pre­si­den­te Ma­cri vol­vió de Es­pa­ña con­gra­tu­la­do por el fuer­te res­pal­do re­ci­bi­do. Aquí , con Ma­riano Ra­joy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.