Ve­ne­zue­la, con cien bo­lí­va­res, no se con­sue­la

La ga­lo­pan­te inflación so­lo per­mi­te ir al ci­ne y com­prar go­lo­si­nas con el bi­lle­te de más al­ta de­no­mi­na­ción.

La Nueva - - REALIDADES - Ron Gon­zá­lez

Una mu­jer aguar­da más de 40 mi­nu­tos en una co­la pa­ra usar el ca­je­ro au­to­má­ti­co de un ban­co es­ta­tal, y lue­go de tres ope­ra­cio­nes re­ti­ra 9.000 bo­lí­va­res en bi­lle­tes de 100, un pa­pel que ini­ció su lar­go y ac­ci­den­ta­do adiós en di­ciem­bre pa­sa­do, y que ha vis­to co­mo ha pro­rro­ga­do su cur­so le­gal en cua­tro oca­sio­nes.

Con ese fa­jo de 90 bi­lle­tes, que ca­si no pue­de con­te­ner en las ma­nos, la mu­jer ape­nas com­pra­rá bo­le­tos y go­lo­si­nas pa­ra que ella y su fa­mi­lia asis­tan al ci­ne en un cen­tro co­mer­cial de la mi­ran­di­na ciu­dad de Gua­ti- re, a unos 40 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal ve­ne­zo­la­na.

"Tu­ve que ha­cer­lo por­que el pun­to de ven­ta es­ta­ba da­ña­do, pe­ro es­to es una lo­cu- ra, es­te bi­lle­te no com­pra na­da", ex­pli­ca a Efe Án­ge­la Gutiérrez mos­tran­do un pa­pel de 100 bo­lí­va­res que, si bien equi­va­le a so­lo 15 cen­ta­vos de dó­lar, fue has­ta ha­ce dos me­ses el de más al­ta de­no­mi­na­ción en Ve­ne­zue­la.

Gutiérrez, que di­jo "pre­sen­tir" que el uso de la no­ta de 100 bo­lí­va­res vol­ve­ría a ser pro­rro­ga­do, se­ña­ló que aún no ha te­ni­do en las ma­nos la mo­ne­da que sus­ti­tui­rá al ago­ni­zan­te bi­lle­te.

"Vi una fo­to, na­da más", agre­gó.

El pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, anun­ció el pa­sa­do 11 de di­ciem­bre que el bi­lle­te de­ja­ría de te­ner va­lor en tres días, lo que oca­sio­nó grandes co­las en los ban­cos de ciu­da­da­nos pa­ra de­vol­ver­lo.

Sin em­bar­go, su vi­gen­cia se pro­lon­gó lue­go dos se­ma­nas más, lue­go un mes, lue­go otro y el pa­sa­do vier­nes Ma­du­ro dio a la ago­nía del bi­lle­te otros 30 días más de vi­da has­ta el pró­xi­mo 20 de mar­zo.

Pe­se a to­dos esas se­ña­les de muer­te anun­cia­da, el Go­bierno ve­ne­zo­lano in­yec­tó en enero más de 76 mi­llo­nes de nue­vas pie­zas de bi­lle­tes de 100 bo­lí­va­res, y el pa­pel re­pre­sen­ta aún ac­tual­men­te el 47 por cien­to del to­tal de la ma­sa cir­cu­lan­te en la na­ción su­ra­me­ri­ca­na, de acuer­do a los da­tos del Ban­co Cen­tral de Ve­ne­zue­la (BCV).

La alar­ga­da ago­nía a trom­pi­co­nes del bi­lle­te de 100 ali­via, con to­do, a mu­chos ve­ne­zo­la­nos que no cuen­tan con otro me­dio de pa­go en efec­ti­vo.

"A Ma­du­ro no le que­da­ba otra op­ción, yo no he te­ni­do un so­lo bi­lle­te de los nue­vos en la mano, si sa­can (de cir­cu­la­ción) el bi­lle­te de 100 con qué va­mos a pa­gar", di­jo la pen­sio­nis­ta Car­men Me­di­na.

Aun­que ya cir­cu­lan las nue­vas pie­zas de 500, 1.000, 2.000, 5.000, 10.000 y 20.000 bo­lí­va­res que ac­tua­li­za­rán el de­pri­mi­do cono mo­ne­ta­rio ve­ne­zo­lano, su es­ca­sa pre­sen­cia, que no re­pre­sen­ta si­quie­ra el 1 por cien­to del cir­cu­lan­te, con­vier­te al sa­lien­te bi­lle­te de 100 en una no­ta muy im­por­tan­te aún.

El usua­rio de la ban­ca pri­va­da Be­ni­to Pá­rra­ga co­men­tó a Efe que "no se pue­den sa­car de un día pa­ra otro (los bi­lle­tes de 100) por­que hay de­ma­sia­dos en la ca­lle".

Pá­rra­ga se­ña­ló que por cau­sa de la inflación, que se es­ti­ma en­tre un 10.000 y 16.000 por cien­to des­de que el cono mo­ne­ta­rio su­frió la ac­tua­li­za­ción de 2008, los re­ti­ros de efec­ti­vo que rea­li­za por ca­je­ros au­to­má­ti­cos "se que­dan cor­tos".

La ca­de­na de co­rrup­ción y men­ti­ras, su­ma­da a un es­tre­pi­to­so fracaso eco­nó­mi­co, han lle­va­do a la frag­men­ta­ción so­cial del país, sin una sa­li­da de cor­to pla­zo.

ARCHIVO LA NUE­VA.

Los ve­ne­zo­la­nos ven có­mo su eco­no­mía do­més­ti­ca se de­te­rio­ra ace­le­ra­da­men­te día tras día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.