In­ver­tir en bi­fes, el pro­yec­to de In­ga­ra­mo pa­ra la ga­na­de­ría

El eco­no­mis­ta pro­po­ne la crea­ción de un fi­dei­co­mi­so pú­bli­co-pri­va­do pa­ra fi­nan­cia­ción de la re­cría.

La Nueva - - CON EL CAMPO - Gui­ller­mo D. Rue­da grue­da@la­nue­va.com

En el mar­co del Pro­gra­ma del No­vi­llo de Ex­por­ta­ción, el eco­no­mis­ta Jor­ge In­ga­ra­mo tie­ne un plan pa­ra la ga­na­de­ría.

“Se tra­ta de una aso­cia­ción pú­bli­co-pri­va­da que be­ne­fi­cie a la so­cie­dad en su con­jun­to y que le de la po­si­bi­li­dad al Es­ta­do de in­gre­sar co­mo cuo­ta­par­tis­ta de un fi­dei­co­mi­so, así co­mo la al­ter­na­ti­va de sa­lir si lo con­si­de­ra opor­tuno. Fa­ci­li­ta­ría el ac­ce­so de los ga­na­de­ros a ca­pi­tal de tra­ba­jo e in­ver­sión en pas­tu­ras y ver­deos, de tal mag­ni­tud que se ga­ran­ti­ce el lo­gro del ob­je­ti­vo plan­tea­do”, ase­gu­ró.

“Fun­cio­na­ría, en es­te sen­ti­do, co­mo una in­ver­sión en la­dri­llos pa­ra la ac­ti­vi­dad in­mo­bi­lia­ria. Só­lo que es­ta vez se in­ver­ti­ría en bi­fes”, aña­dió.

“Las ren­tas se­rían pu­ra­men­te de ca­pi­tal y de­pen­de­rán cru­cial­men­te del va­lor de la ha­cien­da que, se es­pe­ra, crez­ca en la me­di­da que la Ar­gen­ti­na se in­cor­po­re al cir­cui­to de ex­por­ta­ción y re­cu­pe­re la po­si­ción que tu­vo co­mo pro­vee­dor de los mer­ca­dos mun­dia­les”, au­gu­ró In­ga­ra­mo.

Re­cor­dó que la pro­duc­ción de car­ne va­cu­na se orien­tó, ex­clu­si­va­men­te, al mer­ca­do in­terno y que se fue per­dien­do la ex­por­ta­ción.

“Aho­ra que las co­sas cam­bia­ron y en­tra­mos en un círcu­lo vi­cio­so: no hay ex­por­ta­cio­nes, por­que no hay no­vi­llo gor­do y no hay no­vi­llo gor­do, por­que no hay ex­por­ta­cio­nes”, sos­tu­vo.

“La Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta au­men­tar sus ex­por­ta­cio­nes de car­ne va­cu­na en 500.000 to­ne­la­das, pe­so de res en el ca­nal, en tres años. Con el cre­ci­mien­to de 38.000 to­ne­la­das de 2016, ne­ce­si­ta­ría­mos 13 años. Pe­ro se re­quie­re ha­cer­lo en tres años, pa­ra lo cual ha­ce fal­ta fae­nar 2,1 mi­llo­nes de ca­be­zas de 450 ki­lo­gra­mos en pro­me­dio, pe­so vi­vo, con un ren­di­mien­to de 57% de la res en el ca­nal”, ex­pli­có.

In­ga­ra­mo en­ten­dió que los des­te­tes pro­ba­bles, con un ín­di­ce de 63% en 23 mi­llo­nes de vacas en­to­ra­das, im­pli­can que pue­den en­tran en eta­pa de re­cría 14,5 mi­llo­nes de ca­be­zas por año.

“Es di­fí­cil que, en un so­lo año, un 15% de los des­te­tes pa­se a una re­cría que ter­mi­ne en ani­ma­les ti­po ex­por­ta­ción”, di­jo.

“Se re­quie­re, por en­de, un plan a tres años vis­ta, aun­que en el pri­me­ro se de­be­ría en­con­trar un me­ca­nis­mo lo su­fi­cien­te­men­te efi­cien­te, pa­ra re­criar –a ba­jo cos­to- un mi­llón de ter­ne­ros, sin en­viar­los a fae­na de con­su­mo”, agre­gó.

Se tra­ta de pa­sar de un ter­ne­ro des­te­ta­do, por ejem­plo en mar­zo de 2017, con 170 ki­lo­gra­mos, a un ani­mal que in­gre­se a ter­mi­na­ción a corral con 180 ki­los de re­cría, o sea que va­ya al corral con 350 ki­lo­gra­mos de pe­so pa­ra su ter­mi­na­ción en 100 días, con 460 ki­los y en­gra­sa­mien­to de ti­po ex­por­ta­ción.

El co­mien­zo del plan

La fe­cha de ini­cio del fi­dei­co­mi­so se­ría en es­te año y cul­mi­na­ría en 2020, pu­dien­do ser pro­rro­ga­ble su vi­gen- cia, pre­via li­qui­da­ción anual de los re­sul­ta­dos pa­ra los cuo­ta­par­tis­tas pri­va­dos que ha­yan par­ti­ci­pa­do, y pa­ra los te­ne­do­res de cuo­tas­par­tes ad­qui­ri­das al Es­ta­do, me­dian­te me­ca­nis­mos trans­pa­ren­tes de li­ci­ta­ción.

El pa­tri­mo­nio del fi­dei­co­mi­so es­ta­ría cons­ti­tui­do por ter­ne­ros ma­chos en re­cría, en di­ver­sos cam­pos, ta­sa­dos a va­lor pro­duc­to.

Es­te va­lor se re­par­ti­ría en cuo­tas­par­tes, cu­yos te­ne­do­res pue­den ser: el mis­mo ga­na­de­ro, in­ver­so­res pri­va­dos, fi­dei­co­mi­sos co­mo el del Ban­co de la Na­ción Ar­gen­ti­na o el pro­pio Es­ta­do.

Se as­pi­ra a in­cor­po­rar 2,1 mi­llo­nes de ca­be­zas/año a la ac­ti­vi­dad de re­cría des­tino ex­por­ta­ción (RX), em­pe­zan­do con un mi­llón de ca­be­zas en el pri­mer año.

La car­ga es­ti­ma­da por hec­tá­rea se­ría de tres ter­ne­ros y se co­men­za­ría el pro­ce­so con 335.000 hec­tá­reas de re­cría.

“Se tra­ta de un nú­me­ro de hec­tá­reas al­can­za­ble, siem­pre que exis­ta ca­pa­ci­dad in­ver­so­ra pa­ra el lo­gro de pas­tu­ras plu­ri­anua­les y ca­de­nas de su­ple­men­ta­ción que, li­qui­da­do el fi­dei­co­mi­so, que­da­rán en pro­pie­dad del ga­na­de­ro que en­ca­ra la re­cría”, ar­gu­men­tó In­ga­ra­mo.

Co­mo la prin­ci­pal di­fi­cul­tad del ga­na­de­ro es el ca­pi­tal de tra­ba­jo, el fi­dei­co­mi­so le com­pra­ría la mi­tad de los ki­lo­gra­mos in­vo­lu­cra­dos en el fon­do, que son los que nor­mal­men­te el pro­duc­tor de­be ven­der, ya que ne­ce­si­ta ca­ja pa­ra la sub­sis­ten­cia de la ex­plo­ta­ción y de su fa­mi­lia.

“Si se su­po­ne una fac­tu­ra­ción to­tal de 360 mi­llo­nes de dó­la­res, las cuo­tas­par­tes sus­crip­tas por el Es­ta­do, en su ca­rác­ter de pro­mo­tor, as­cen­de­rían has­ta los 180 mi­llo­nes de dó­la­res, aun­que el ca­pi­tal se­mi­lla po­dría ser sus­tan­cial­men­te in­fe­rior.

“Los ci­ta­dos U$S 360 mi-

llo­nes sur­gen de fi­nan­ciar por 360 días pro­me­dio, a ra­zón de 0,5 ki­lo­gra­mos/día de au­men­to de pe­so, un mi­llón de ca­be­zas de ter­ne­ros con un va­lor es­ti­ma­do de 2 dó­la­res por ki­lo vi­vo”, cal­cu­ló el eco­no­mis­ta.

El fi­dei­co­mi­so pue­de com­prar, a va­lor ki­lo vi­vo, en ba­se a un ín­di­ce trans­pa­ren­te, el equi­va­len­te en ki­los de 70 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra in­ver­tir en las 335.000 hec­tá­reas, co­mo pas­tu­ras y ver­deos (210 dó­la­res la hec­tá­rea).

El mon­to to­tal ini­cial del fi­dei­co­mi­so se­ría de 250 mi­llo­nes de dó­la­res, su­ma de los U$S 180 M de ca­pi­tal de tra­ba­jo y U$S 70 M de pas­tu­ras y pra­de­ras.

“De ser exi­to­so el mo­de­lo, el fi­dei­co­mi­so po­dría am­pliar la do­ta­ción de re­cur­sos has­ta el equi­va­len­te de las 800.000 hec­tá­reas, con el mo­de­lo fun­cio­nan­do a pleno”, agre­gó.

“En ca­so que el Es­ta­do no pue­da ven­der cuo­tas­par­tes a in­ver­so­res o ca­pi­ta­li­za­do­res pro­ve­nien­tes de otros sec­to­res, por ejem­plo tam­be­ros, la má­xi­ma in­ver­sión al­can­za­ría a los U$S 597 M en el año 3”, afir­mó.

El ga­na­de­ro se in­cor­po­ra­ría co­mo cuo­ta­par­tis­ta, ven­dien­do la mi­tad de los ki­lo­gra­mos al Es­ta­do y, sus­cri­bien­do cuo­tas­par­tes –en for­ma op­cio­nal-- si desea efec­tuar in­ver­sio­nes en pas­tu­ras, pra­de­ras y ver­deos.

Ha­bría múl­ti­ples con­tra­tos de sus­crip­ción de cuo­tas­par­tes por el pro­duc­tor ga­na­de­ro, pe­ro siem­pre con una ba­se en el en­torno de 170 ki­lo­gra­mos por ter­ne­ro des­te­ta­do, 180 ki­lo­gra­mos agre­ga­dos en la re­cría y 350 ki­lo­gra­mos de pe­so de ven­ta, pa­ra su pos­te­rior ter­mi­na­ción a corral.

“En el con­tra­to de sus­crip­ción de cuo­tas­par­tes fi­gu­ra­ría la fe­cha de ven­ta ten­ta­ti­va, con un ran­go de equis días”, con­si­de­ró.

Pla­zo de con­tra­to

In­ga­ra­mo es­ti­mó que ha­bría op­cio­nes de pla­zo de ter­mi­na­ción del con­tra­to, a te­ner en cuen­ta:

1) Nor­mal, de 360 días, con 500 gra­mos/día.

2) Al­ter­na­ti­va de al­ta car­ga y má­xi­ma in­ver­sión en pas­tu­ras.

3) Ba­ja re­cep­ti­vi­dad; es de­cir 400 gra­mos/día y una du­ra­ción de la re­cría de 15 me­ses.

El cuo­ta­par­tis­ta po­drá op­tar por con­ver­tir su in­ver­sión en ki­lo­gra­mos.

“Di­cha in­ver­sión en pra­de­ras y pas­tu­ras no ten­drá ren­di­mien­to fi­nan­cie­ro, ya que es­tá tra­du­ci­da a ki­los de pe­so vi­vo. Por su­pues­to que, cuan­do se li­qui­de en el mer­ca­do, por ven­ta del ani­mal se­mi-ter­mi­na­do, se le des­con­ta­rá –en ki­lo­gra­mos de pe­so vi­vo a va­lor ne­to de ven­ta-- to­do el cos­to de la in­ver­sión efec­tua­da”, co­men­tó.

La in­ver­sión se­mi­lla del Es­ta­do no tie­ne co­mo ob­je­ti­vo in­cor­po­rar­se al ne­go­cio ga­na­de­ro, sino pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción pri­va­da, fa­ci­li­tan­do la crea­ción de fi­dei­co­mi­sos si­mi­la­res a los que han si­do úti­les en la cons­truc­ción de vi­vien­das y de edi­fi­cios de pro­pie­dad ho­ri­zon­tal.

“Se tra­ta es de es­ti­mu­lar la re­cría y ha­cer que el ga­na­de­ro par­ti­ci­pe de los be­ne­fi­cios del cam­bio de mo­de­lo ga­na­de­ro, del mis­mo mo­do que la Ar­gen­ti­na, co­mo país, se be­ne­fi­cia de la tri­pli­ca­ción de sus ex­por­ta­cio­nes y el fis­co del lo­gro de los be­ne­fi­cios de la ma­yor re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria”, aña­dió.

Se­gún el plan, el pa­tri­mo­nio del fi­dei­co­mi­so es­ta­ría cons­ti­tui­do por ter­ne­ros ma­chos en re­cría, en di­ver­sos cam­pos, ta­sa­dos a va­lor pro­duc­to.

“Por la es­ca­sez de ca­pi­tal de tra­ba­jo del ga­na­de­ro, me­di­dos en ren­di­mien­to fi­nan­cie­ro, el pro­ce­so de au­men­to del pe­so de fae­na lle­va­rá tiem­po”, di­jo In­ga­ra­mo.

SE­BAS­TIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.