Os­cu­ro y con­cep­tual, lo nue­vo de De­pe­che Mo­de

Con pa­sa­jes de mis­te­rio y gui­ños a la mú­si­ca elec­tró­ni­ca, la ban­da bri­tá­ni­ca si­gue mar­can­do el pul­so.

La Nueva - - APLAUSOS -

HA­CE 8 AÑOS QUE NO VIE­NEN POR ACÁ Agus­tín Ar­gen­to n una pri­me­ra es­cu­cha, se pue­de de­cir que Spi­rit, el nue­vo dis­co de De­pe­che Mo­de que sal­drá el 17 de mar­zo, es un buen su­ce­sor del fan­tás­ti­co Del­ta Ma­chi­ne, en el cual pre­do­mi­na el am­bien­te os­cu­ro, con re­mi­nis­cen­cias blu­se­ras y des­po­ja­do de la crea­ción de hits.

Car­ga­do con ca­pas y ca­pas de sin­te­ti­za­do­res, muy po­cas gui­ta­rras y ba­te­rías elec­tró­ni­cas (groo­ve box, plug ins, sam­plers, et­cé­te­ra, a car­go del pro­duc­tor Ja­mes Ford, in­te­gran­te del dúo elec­tro Si­mian Mo­bi­le Dis­co), las com­po­si­cio­nes del em­ble­má­ti­co Mar­tin Go­re se de­can­ta­ron más que nun­ca por ele­var y de­jar sus­pen­di­da en el ai­re a la voz de Da­ve Gahan, que sue­na po­de­ro­sa, ca­si sin des­gas­te. En es­te dis­co la voz de Gahan no sue­na ni cas­ca­da ni ras­pa­da, es­ta en to­da su ple­ni­tud.

Se tra­ta de una pro­duc­ción de 12 can­cio­nes de las que se des­ta­can las dos pri­me­ras (Going Back­wards y el cor­te di­fu­sión Whe­re's The Re­vo­lu­tion), el oc­ta­vo y el no­veno track Poi­son Heart, So Much Lo­ve y el an­te­úl­ti­mo, No mo­re (This is the last ti­me), to­dos ellos con un po­der que ilu­mi­na una pla­ca car­ga­da de os­cu­ri­dad, se­gún se des­le­tris­ta

Epren­dió de una es­cu­cha.

Sin em­bar­go, el trío com­ple­ta­do por Andy Flet­cher con­si­gue con es­te dis­co con­ti­nuar a la van­guar­dia de ese synth-pop-rock que su­po in­ven­tar a co­mien­zo de los 80 y rea­li­zar uno de los me­jo­res dis­cos del gé­ne­ro de los úl­ti­mos años, jun­to a New Or­der, otra ban­da que ca­mi­na a la par des­de la mis­ma épo­ca, con su más que co­rrec­to Mu­sic Com­ple­te (2016).

A Spi­rit le fal­ta sor­pre­sa y el to­que épi­co de Hea­ven, Per­so­nal Je­sus o The Po­licy of Truth, aun­que es­ta ca­ren­cia la sub­sa­na apo­yán­do­se en los bajos y los bom­bos, con una rít­mi­ca que no tie­ne de­ma­sia­das va­rian­tes, pe­ro que se rein­ven­ta in­dus­tria­li­za­do, co­mo si le die­ra una nue­va pa­sa­da a los pri­me­ros dis­cos de Ni­ne Inch Nails o a la eta­pa pe­sa­da de Da­vid Bo­wie.

Del blues a la elec­tró­ni­ca

Las me­lo­días crea­das por Go­re, siem­pre to­ma­das de las raí­ces del blues pe­ro es­ta vez un tan­to opa­cas, es cier­to, apa­re­cen a cuen­ta go­tas y de­jan a uno con ga­nas de más, so­bre to­do por el uso de sin­te­ti­za­do­res mo­no­fó­ni­cos, pro­pi­cios pa­ra es­te ti­po de arre­glos en los que no se uti­li­zan acor­des y los to­nos suel­tos se pro­yec­tan con una pro­fun­di­dad analó­gi­ca, tras­cen­dien­do lo ma­te­rial pa­ra for­mar­se, aho­ra sí, en lo in­tan­gi­ble del éter mu­si­cal.

El prin­ci­pal com­po­si­tor y le po­ne la voz a dos can­cio­nes: Eter­nal, una suer­te de can­ción del sur ita­liano, re­for­mu­la­da en In­gla­te­rra con un acor­deón sin­te­ti­za­do, y Fail, la pie­za que cie­rra el ál­bum, en la que, por le con­tra­rio, pa­re­cie­ra ha­cer­le un gui­ño a I Ro­bot de Alan Par­sons, con un diá­lo­go en­tre te­cla­dos ro­bó­ti­cos y me­tá­li­cos.

Otro gui­ño a los pre­cur­so­res de la elec­tró­ni­ca pa­re­ce es­cu­char­se en Scum, una lú­gu­bre can­ción con un jue­go de sam­plers y beats que re­cuer­da al krau­trock y a los pa­sa­jes psi­co­dé­li­cos de Gior­gio Mo­ro­der, aun­que, nuevamente, los de Ba­sil­don eli­gen que­dar­se en el plano te­rre­nal de los gra­ves.

“Aho­ra es­ta­mos cer­ca del fi­nal; hay ve­neno en tu al­ma; nun­ca fuis­te ama­ble; con to- do mi res­pe­to”, can­ta Gahan en Poi­son Heart, mien­tras que en Co­ver Me es­gri­me un Es di­fí­cil res­pi­rar y en The Worst Cri­me se pre­gun­ta: “¿Có­mo es que po­de­mos co­me­ter el peor cri­men?”.

Fra­ses y pre­gun­tas exis­ten­cia­les que man­tie­nen la lí­ri­ca de De­pe­che Mo­de, aho­ra sí, a la al­tu­ra de grandes le­tras co­mo las de En­joy The Si­len­ce, Wel­co­me to My World o Dream On.

El dis­co ha­bía si­do anun­cia­do en sep­tiem­bre en una con­fe­ren­cia en Mi­lán, en la que tam­bién con­ta­ron so­bre la gira eu­ro­pea de es­te año.

De­ja­ron la puer­ta abier­ta pa­ra ex­ten­der el tour a Su­da­mé­ri­ca, te­rri­to­rio al que ba­ja­ron en 1994 y 2009 (es­tu­vie­ron en el Per­so­nal Fest).

ARCHIVO LA NUE­VA.

Go­re, Grahan y Flet­cher, an­tes de la con­fe­ren­cia de pren­sa que die­ron en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.