Un su­per­mer­ca­do con sus pro­duc­tos ap­tos, pe­ro ven­ci­dos

Se en­cuen­tra en Ale­ma­nia y es­tá des­ti­na­do al con­su­mo hu­mano. “Es una ini­cia­ti­va de gen­te preo­cu­pa­da por el des­pil­fa­rro de ali­men­tos”, di­jo su im­pul­so­ra.

La Nueva - - COMER Y BEBER - VER­DU­RAS, FRU­TAS, CON­SER­VAS, PAN...

En el po­pu­lar ba­rrio de Eh­ren­feld, en Co­lo­nia, aca­ba de abrir sus puer­tas el pri­mer su­per­mer­ca­do ale­mán que ven­de ex­clu­si­va­men­te ali­men­tos ven­ci­dos, así co­mo hor­ta­li­zas y fru­tas que sa­len del pa­rá­me­tro acep­ta­do por el mer­ca­do lo­cal, don­de los clien­tes po­nen el pre­cio a los pro­duc­tos. Se tra­ta de un mo­de­lo que bus­ca crear con­cien­cia so­bre la sus­ten­ta­bi­li­dad ali­men­ta­ria a ni­vel glo­bal.

Ni­co­le Klas­ki, im­pul­so­ra del pro­yec­to, ex­pli­có que The Good Food “es una ini­cia­ti­va de gen­te preo­cu­pa­da por el des­pil­fa­rro de ali­men­tos con los que se po­dría ali­men­tar a me­dia hu­ma­ni­dad ne­ce­si­ta­da”.

El ne­go­cio ven­de ver­du­ras, fru­tas, con­ser­vas, cer­ve­za y ofre­ce pan y fac­tu­ras del día an­te­rior, do­na­dos por una pa­na­de­ría ar­te­sa­nal lo­cal.

“Los pro­duc­tos es­tán en per­fec­tas con­di­cio­nes pa­ra el con­su­mo, pe­ro las le­yes del mer­ca­do los ca­li­fi­ca o con­si­de­ra co­mo in­ser­vi­bles pa­ra la ven­ta”, se­ña­ló Kars­ki.

En Ale­ma­nia se di­fe­ren­cia en­tre ali­men­tos con “fe­cha de con­su­mo pre­fe­ren­te o fe­cha de du­ra­ción mí­ni­ma”, lo que sig­ni­fi­ca que pue­den ser con­su­mi­dos des­pués del tiem­po fi­ja­do sin ries­go al­guno pa­ra la sa­lud pe­ro que el pro­duc­tor no ga­ran­ti­za de­ter­mi­na­das vir­tu­des or­ga­no­lép­ti­cas, por lo cual en es­tos ca­sos se au­to­ri­za su ven­ta mien­tras el co­mer­cian­te acla­re ex­plí­ci­ta­men­te esa con­di­ción.

En cam­bio, exis­ten pro­duc­tos con fe­cha de ven­ci­mien­to o de ca­du­ci­dad, tal el ca­so de los ali­men­tos pe­re­ce­de­ros co­mo car­nes, lác­teos y otros que re­quie­ren re­fri­ge­ra­ción que no pue­den ser pues­tos a la ven­ta una vez su­pe­ra­do el lap­so es­ta­ble­ci­do pa­ra su con­su­mo.

Klas­ki ex­pli­có que un es­tu­dio de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO) ase­gu­ra que “un ter­cio de los ali­men­tos pro­du­ci­dos en el mun­do se ti­ran a la ba­su­ra. Son 1.300 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da”, ad­vir­tió.

De acuer­do a ese or­ga­nis­mo la ci­fra re­pre­sen­ta apro­xi­ma­da­men­te el 30% de la ofer­ta ali­men­ti­cia glo­bal, en un mun­do don­de 842 mi­llo­nes de per­so­nas su­fren ham­bre.

“Nues­tro pro­yec­to se fi­nan­cia a tra­vés de las ven­tas y de la do­na­ción de mer­ca­de­rías. Qui­zá con el tiem­po ha­ga fal­ta con­tra­tar per­so­nal pa­ra am­pliar la en­ver­ga­du­ra del emprendimiento”, agre­gó Klas­ki, pa­ra quien no só­lo se des­per­di­cian los ali­men­tos “tam­bién se mal­gas­tan los re­cur­sos ener­gé­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra la pro­duc­ción de los mis­mos, tan­to en la agri­cul­tu­ra co­mo en la in­dus­tria”.

“The Good Food es un mo­de­lo en el cual to­das las par­tes se be­ne­fi­cian por­que no hay pre­cios fi­jos, el clien­te decide cuán­to pa­ga por ca­da ar­tícu­lo y los agri­cul­to­res se ale­gran de po­der co­lo­car sus hor­ta­li­zas y fru­tas arru­ga­das, muy chi­cas o muy grandes, es de­cir, fue­ra de la nor­ma y del ca­non del mer­ca­do”, ex­pli­có la em­pren­de­do­ra.

“Tam­bién la in­dus­tria reac­cio­nó de mo­do po­si­ti­vo. Las em­pre­sas coope­ran ya que se aho­rran gas­tos por­que lo­gran re­du­cir los cos­tos que con­lle­va la eli­mi­na­ción de ali­men­tos des­car­ta­dos” en el mer­ca­do con­ven­cio­nal.

El emprendimiento tie­ne po­cos an­te­ce­den­tes en el mun­do y su fun­da­do­ra lo de­fi­ne co­mo “una ini­cia­ti­va de ciu­da­da­nos in­de­pen­dien­tes, sin apoyos ins­ti­tu­cio­na­les”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.