¿Có­mo con­tro­lar las mo­les­tias cuan­do llega el re­flu­jo es­to­ma­cal?

Es una sen­sa­ción en al­gu­nas per­so­nas más ha­bi­tual que en otras, pe­ro pa­ra na­da agra­da­ble. En la prác­ti­ca, lo que re­sul­ta im­por­tan­te es evi­tar efec­tos que la pro­vo­can.

La Nueva - - SALUD - Da­vid Rol­dán drol­dan@la­nue­va.com

La aci­dez es­to­ma­cal es aque­lla sen­sa­ción de ar­dor en el pe­cho, jus­to de­trás del es­ter­nón, que téc­ni­ca­men­te se co­no­ce co­mo en­fer­me­dad de re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co (ERGE).

Ocu­rre cuan­do los con­te­ni­dos del es­tó­ma­go re­gre­san al esó­fa­go y pue­de tam­bién con­lle­var un sa­bor agrio y la sen­sa­ción de que la co­mi­da regresa a la bo­ca.

La aci­dez es­to­ma­cal nor­mal­men­te se da des­pués de co­mer, aun­que pue­de su­ce­der du­ran­te la no­che.

El do­lor sue­le em­peo­rar al acos­tar­se o aga­char­se.

En con­di­cio­nes nor­ma­les, una fuer­te ban­da mus­cu­lar (el es­fín­ter eso­fá­gi­co in­fe­rior) cie­rra el ex­tre­mo in­fe­rior del esó­fa­go y lo abre pa­ra per­mi­tir el pa­so de ali­men­tos y lí­qui­dos al es­tó­ma­go. Lue­go, vuel­ve a ce­rrar­lo. Cuan­do el múscu­lo se re­la­ja de for­ma anó­ma­la o se de­bi­li­ta, los con­te­ni­dos del es­to­ma­go pue­den re­gre­sar (re­fluir) e irri­tar el esó­fa­go.

La aci­dez es­to­ma­cal oca­sio­nal es al­go co­mún y no mo­ti­vo de alar­ma, pues la ma­yo­ría de las per­so­nas lo­gra con­tro­lar bien las mo­les­tias.

Sin em­bar­go, la aci­dez es­to­ma­cal más fre­cuen­te que in­ter­fie­re con la ru­ti­na dia­ria pue­de ser un sín­to­ma de al­go más gra­ve que re­quie­re asis­ten­cia mé­di­ca.

Un in­for­me ela­bo­ra­do por la Ma­yo Cli­nic pun­tua­li­za que a fin de re­du­cir al mí­ni­mo los efec­tos de la aci­dez es­to­ma­cal hay que man­te­ner un pe­so sano.

Los ki­los en ex­ce­so pue­den ejer­cer pre­sión so­bre el ab­do­men y em­pu­jan el es­tó­ma­go, lo que oca­sio­na que el áci­do re­gre­se al esó­fa­go.

Se re­co­mien­da que si se tie­ne un pe­so sano hay que man­te­ner­lo.

Si us­ted tie­ne ex­ce­so de pe­so o es obe­so, es­fuér­ce­se por per­der pe­so len­ta­men­te, a un rit­mo má­xi­mo de 0,5 a un ki­lo por se­ma­na.

En to­do ca­so, so­li­ci­te ayu­da al mé­di­co, a fin de de­li­near una es­tra­te­gia pa­ra per­der pe­so que fun­cio­ne con us­ted.

La Ma­yo Cli­nic ase­gu­ra que es ne­ce­sa­rio evi­tar usar ro­pa apre­ta­da.

La ro­pa que aprie­ta al­re­de- dor de la cin­tu­ra ejer­ce pre­sión so­bre el ab­do­men y el es­fín­ter eso­fá­gi­co in­fe­rior, se ex­pli­ca.

Tam­bién se re­co­mien­da evi­tar ali­men­tos y be­bi­das que des­en­ca­de­nan la aci­dez es­to­ma­cal. Ca­da uno tie­ne sus des­en­ca­de­nan­tes es­pe­cí­fi­cos. Los des­en­ca­de­nan­tes co­mu­nes, co­mo la gra­sa o la co­mi­da fri­ta, las sal­sas a ba­se de tomate, el al­cohol, el cho­co­la­te, la co­mi­da fri­ta, las sal­sas a ba­se de tomate, el al­cohol y la ca­feí­na pue­den em­peo­rar la aci­dez es­to­ma­cal.

Por Dr. Os­car Ca­sa­li­ni (*)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.