Un tras­torno fre­cuen­te

La Nueva - - SALUD - mail@mail

El re­flu­jo gas­tro­eso­fá­gi­co se pro­du­ce cuan­do el con­te­ni­do del es­tó­ma­go, tan­to de áci­do co­mo de ali­men­tos, vuel­ve ha­cia el esó­fa­go, a raíz del fracaso de los me­ca­nis­mos an­ti­rre­flu­jo.

Es la se­gun­da cau­sa más fre­cuen­te de con­sul­ta gas­tro­en­te­ro­ló­gi­ca, lue­go del do­lor ab­do­mi­nal. En va­rias en­cues­tas rea­li­za­das en per­so­nas sa­nas, más del 50 % de hom­bres y mu­je­res de ra­za blan­ca ase­gu­ra­ron que su­frían ar­dor en el pe­cho, al me­nos una vez por se­ma­na.

Aquí es im­por­tan­te se­ña­lar que el re­flu­jo de áci­do des­de el es­tó­ma­go ha­cia el esó­fa­go pue­de pro­du­cir sín­to­mas atí­pi­cos, co­mo el do­lor to­rá­ci­co, que pue­de con­fun­dir­se con el do­lor de ori­gen car­día­co, el as­ma bron­quial, la dis­fo­nía y la tos cró­ni­ca.

La in­men­sa ma­yo­ría de los pa­cien­tes con ar­dor de pe­cho no asis­ten a la con­sul­ta mé­di­ca y op­tan por au­to­me­di­car­se an­te el con­se­jo de fa­mi­lia­res, ami­gos y simpáticos per­so­na­jes de la te­le­vi­sión que pro­me­ten ali­vio de los sín­to­mas con la in­ges­ta de me­di­ca­men­tos an­ti­áci­dos. Es­to ha he­cho que ca­da vez un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas con­sul­ten con sín­to­mas gra­ves y con en­fer­me­da­des eso­fá­gi­cas com­pli­ca­das y mu­chas ve­ces irre­ver­si­bles. Re­cuer­de que el re­flu­jo pue­de oca­sio­nar da­ños se­ve­ros.

(*) Con­sul­tor en gas­troen­te­ro­lo­gía Co­le­gio de Mé­di­cos, Dis­tri­to X.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.