Co­mer más tem­prano, una de­ci­sión sa­lu­da­ble

Un es­tu­dio re­fuer­za la idea de evi­tar grandes in­ges­tas en las úl­ti­mas ho­ras del día y reivin­di­ca el desa­yuno.

La Nueva - - SALUD -

PA­RA GA­RAN­TI­ZAR ENER­GÍA Y SA­LUD stán los que di­cen que el desa­yuno es la co­mi­da más im­por­tan­te del día y que a la no­che hay que ir­se a la ca­ma con el es­tó­ma­go va­cío; los hay que di­cen que hay que co­mer ca­da dos ho­ras, pues de lo con­tra­rio el me­ta­bo­lis­mo no fun­cio­na co­mo de­be­ría; hay quie­nes (con­tra to­das las re­co­men­da­cio­nes) pre­fie­ren ayu­nar y tam­bién es­tán los que res­pe­tan la tra­di­cio­nal se­cuen­cia de cua­tro co­mi­das.

Gus­tos son gus­tos y evi­den­cias cien­tí­fi­cas no son lo que so­bran en ma­te­ria nu­tri­cio­nal, de ahí que exis­ta una su­per­po­si­ción de re­co­men­da­cio­nes en lo que ha­ce a la or­ga­ni­za­ción de las co­mi­das en la ru­ti­na dia­ria.

Aho­ra, la pres­ti­gio­sa Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón de los Es­ta­dos Uni­dos (AHA, se­gún sus si­glas en in­glés) aca­ba de dar a co­no­cer un in­for­me que ha­ce hin­ca­pié en la im­por­tan­cia del ho­ra­rio de las co­mi­das, co­mo he­rra­mien­ta de pre­ven­ción de las en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res.

Y si bien no abun­da en de­fi­ni­cio­nes es­tric­tas –evi­tan­do sen­ten­cias co­mo “hay que co­mer ca­da 2 ho­ras” o “prohi­bi­do co­mer des­pués de las 20”–, el in­for­me que ha si­do pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Cir­cu­la­tion con­clu­ye que co­mer más a una ho­ra más tem­pra­na del día (es­to es dis­tri­buir

Eu­na ma­yor pro­por­ción de las ca­lo­rías in­ge­ri­das en las pri­me­ras ho­ras del día) po­dría re­sul­tar más sa­lu­da­ble, al me­nos en res­pec­to de la sa­lud car­dio­vas­cu­lar. “El in­for­me es una res­pues­ta a las cre­cien­tes evi­den­cias de que el ho­ra­rio im­por­ta cuan­do se tra­ta del ries­go de en­fer­me­dad car­dia­ca”, de­cla­ró la doc­to­ra Ma­rie-Pie­rre St-On­ge, au­to­ra lí­der de la de­cla­ra­ción, que se ba­sa en la idea de que el cuer­po tie­nen sus pro­pios “re­lo­jes in­ter­nos”, lo que po­dría afec­tar a la for­ma en que ges­tio­na­mos la co­mi­da a dis­tin­tas ho­ras del día y de la no­che.

“Por ejem­plo, a una ho­ra más tar­día del día, pa­ra el cuer­po es más di­fí­cil pro­ce­sar la glu­co­sa [el azú­car], en com­pa­ra­ción con una ho­ra más tem­pra­na del día”, ex­pli­có es­ta pro­fe­so­ra aso­cia­da de me­di­ci­na nu­tri­cio­nal en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, Es­ta­dos Uni­dos.

Son tres las áreas de im­pac­to so­bre la sa­lud car­dio­vas­cu­lar que se ven afec­ta­das por el ho­ra­rio de las co­mi­das: el ma­ne­jo del azú­car en san­gre, el con­trol del pe­so cor­po­ral y los ni­ve­les de in­fla­ma­ción.

Ade­más de ha­cer hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de lle­var una ali­men­ta­ción con una gran pro­por­ción de ve­ge­ta­les, fru­tas, gra­nos y pes­ca­dos, re­du­cien­do el con­su­mo de sal y la pre­sen­cia en la die­ta de car­nes ro­jas y ali­men­tos con azú­ca­res agre­ga­dos, el nue­vo A te­ner en cuen­ta in­for­me de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Co­ra­zón des­ta­ca la im­por­tan­cia de dis­tri­buir las ca­lo­rías in­ge­ri­das du­ran­te un pe­rio­do “de­fi­ni­do” del día, en lu­gar de co­mer mu­cho en un pe­rio­do cor­to o “pi­co­tear” des­de la ma­ña­na has­ta la no­che.

Sin em­bar­go, la re­co­men­da­ción más fir­me del in­for­me es aque­lla que di­ce que es me­jor co­mer más du­ran­te las pri­me­ras ho­ras del día que du­ran­te las úl­ti­mas.

“Una du­ra­ción lar­ga del ayuno du­ran­te la no­che es me­jor que un ayuno lar­go du­ran­te el día”, co­men­tó al res­pec­to la doc­to­ra St-On­ge.

El in­for­me de la AHA re­fie­re va­rios es­tu­dios que coin­ci­den en que las per­so­nas que desa­yu­nan en ge­ne­ral son más sa­nas que las que no lo ha­cen: tien­den a au­men­tar me­nos de pe­so, a te­ner unas me­jo­res ci­fras de pre­sión ar­te­rial y co­les­te­rol, y a te­ner unos ries­gos más bajos de dia­be­tes ti­po 2 y en­fer­me­dad car­dia­ca.

Si es­to es una re­la­ción cau­sal, es al­go que no ha si­do es­ta­ble­ci­do.

Aun­que sí exis­ten al­gu­nos en­sa­yos que su­gi­rie­ron que el desa­yuno pue­de ayu­dar a re­gu­lar los ni­ve­les de azú­car en la san­gre y de in­su­li­na, re­fie­re el in­for­me de la AHA. Creo que es muy im­por­tan­te desa­yu­nar to­dos los días, opi­nó la doc­to­ra Son­ya An­ge­lo­ne, mé­di­ca nu­tri­cio­nis­ta y vo­ce­ra de la Aca­de­mia de Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca de los Es­ta­dos Uni­dos.

“El desa­yuno es esen­cial por­que es di­fí­cil ob­te­ner to­dos los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios en só­lo dos co­mi­das al día, aun­que se reali­cen co­la­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.