Ru­gen los mo­to­res de los “Mons­ter Trucks”

Es­ta aven­tu­ra, que lle­ga­rá al co­ra­zón de to­dos, se nu­tre de grandes clásicos de los años 80 co­mo fue­ron “Los Goo­nies” o “E.T. el ex­tra­te­rres­tre”, su­man­do los úl­ti­mos re­cur­sos vi­sua­les y un hu­mor ap­to pa­ra to­do pú­bli­co.

La Nueva - - SÁBADO - CI­NE PA­RA TO­DA LA FA­MI­LIA

“Mons­ter Trucks”, ac­ción y fan­ta­sía pa­ra dis­fru­tar con es­pí­ri­tu de ni­ño

Pa­ra los no ini­cia­dos en el mun­do del mo­tor, los Mons­ter Trucks son ca­mio­ne­tas de des­gua­ce tu­nea­das por me­cá­ni­cos es­ti­lo "McGy­ver", do­ta­dos de enor­mes rue­das de trac­tor, que el show­bu­si­ness ame­ri­cano apro­ve­cha pa­ra shows de en­tre­te­ni­mien­to.

En la pe­lí­cu­la, tra­tan­do de eva­dir­se de la vi­da y el pue­blo en los que se en­cuen­tra atra­pa­do des­de que na­ció, Tripp, un es­tu­dian­te de úl­ti­mo cur­so del co­le­gio, cons­tru­ye un Mons­ter Truck a par­tir de pie­zas y res­tos de co­ches de des­gua­ce.

Des­pués de un ac­ci­den­te en un ya­ci­mien­to cer­cano en el que se es­ta­ban rea­li­zan­do per­fo­ra­cio­nes en bus­ca de pe­tró­leo, apa­re­ce una ex­tra­ña cria­tu­ra sub­te­rrá­nea con pa­sión y ha­bi­li­dad pa­ra la ve- lo­ci­dad. Así Tripp des­cu­bre que pue­de ha­ber en­con­tra­do la cla­ve pa­ra es­ca­par del pue­blo... y al más ines­pe­ra­do de los ami­gos. En de­ta­lle Mons­ter Trucks es una pe­lí­cu­la con es­pí­ri­tu pu­ra­men­te "ochen­to­so" en los que la inocen­cia y los per­so­na­jes de cuen­to de ha­das, sir­ven de col­chón pa­ra sen­tar­se a dis­fru­tar de la pe­lí­cu­la con el es­pí­ri­tu de un ni­ño.

Y es que lo que real­men­te sir­ve de mo­tor a la tra­ma de Mons­ter Trucks es un gra­cio­so bi­cha­rra­co con ca­ra de ba­lle­na ale­gre, mu­cha pa­cho­rra, ten­tácu­los ra­diac­ti­vos, y que se ali­men­ta de pe­tró­leo, al que le vas to­man­do ca­ri­ño con­for­me avan­za la pe­lí­cu­la, más si ca­be, cuan­do apa­re­cen sus en­tra­ña­bles y aún más pa­cho­rros pa­dres.

Co­mo pa­sa­ba en las mí­ti­cas Grem­lins y E.T., ese ai­re re­tro de los ochen­ta se ejem­pli­fi­ca en la re­la­ción que se for­ma en­tre ese pul­po gi­gan­te y el jo­ven Lu­cas Till (el Ha­vok de las nue­vas X-Men) con­for­man­do una atí­pi­ca pa­re­ja de aven­tu­re­ros que no pa­ran de co­rrer hu­yen­do de los ma­los que quie­re aca­bar con el en­gen­dro ma­rino.

El nom­bre del pro­ta­go­nis­ta (Tripp) y el apo­do que le po­ne al ma­mí­fe­ro mu­tan­te (Creech), por no ha­blar del bo­na­chón She­riff Rick, son se­ña­les inequí­vo­cas de que Mons­ter Trucks es una pe­lí­cu­la ideal pa­ra lle­var a tus so­bri­ni­tos o hi­jos al ci­ne.

Al igual que las pier­nas de Pe­dro Pi­ca­pie­dra ser­vían pa­ra mo­ver­se con su Tron­co­mó­vil por Pie­dra­du­ra, los ten­tácu­los ener­gé­ti­cos de es­ta bon­da­do­sa cria­tu­ra tie­nen la ha­bi­li­dad de ser el eje mo­tor de la Mons­ter Truck cons­trui­da por su com­pa­ñe­ro pro­tec­tor, creán­do­se una gra­cio­sa sim­bio­sis en­tre má­qui­na y pi­lo­to, co­mo el que tu­vo Lind­say Lohan en la pe­lí­cu­la del au­to Her­bie.

Pa­ra aca­bar de re­don­dear ese cán­di­do pai­sa­je Dis­ney, no po­día fal­tar una re­la­ción en­tre una ni­ña enamo­ra­da (Ja­ne Levy) del chi­co más ra­ro de la cla­se, que se pe­ga a él con­for­man­do un ge­nial trío aven­tu­re­ro con el mons­truo.

Lo que real­men­te va­le la pe­na de Mons­ter Trucks es dis­fru­tar de esas fan­tas­ma­das en las es­ce­nas de ac­ción, vien­do tre­par co­mo si fue­ra Bat­man al vehícu­lo mons­truo­ri­za­do, o ir sal­tan­do te­ja­do a te­ja­do, po­nien­do la guin­da una tre­pi­dan­te persecución fi­nal con ex­plo­sio­nes in­clui­das. Sal­pi­ca­do to­do por la en­tra­ña­ble pre­sen­cia de la ba­lle­na oc­tó­po­da a la que ve­mos bo­rra­cha por un ex­ce­so de ga­so­li­na aso­man­do el ojo por la ca­mio­ne­ta, o ti­rán­do­le agua a Tripp co­mo si fue­ra el del­fín Flip­per, pro­vo­can­do que po­co a po­co se va­ya ga­nan­do el co­ra­zón del es­pec­ta­dor. Pe­se a que se ha aso­cia­do Mons­ter Trucks a pe­lí­cu­las co­mo Trans­for­mers, na­da tie­ne que ver con el film de Mi­chael Bay sal­vo el es­pí­ri­tu de aven­tu­ra y ac­ción.

Por su­pues­to que hay un pa­ra­le­lis­mo con Her­bie y tam­bién con la ani­ma­da El gi­gan­te de hie­rro, y có­mo no, tam­bién ve­mos ras­gos de E.T., el ex­tra­te­rres­tre, te­nien­do Lu­cas Till que asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad eco­ló­gi­ca que tu­vo Elliot en su mo­men­to, de pro­te­ger a Creech de los mal­va­dos que lo quie­ren eli­mi­nar.

Pe­ro bueno, la ca­rac­te­ri­za­ción de esa ba­lle­na con ca­ra de bue­na, dan un to­que di­fe­ren­cia­dor a una pe­lí­cu­la cu­yo tar­get son aque­llas men­tes que aún con­ser­van el es­pí­ri­tu ju­gue­tón de los ochen­ta, y cum­ple con cre­ces con su ob­je­ti­vo de en­tre­te­ni­mien­to. (Ro­bert Thorn­hill, Dia­rio de Ve­nus­vi­lle)

IMDB.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.