Ar­qui­tec­tu­ra. El cas­ti­lli­to de ave­ni­da Alem, un clá­si­co que per­du­ra en el tiem­po.

Cons­trui­do en 1909, di­se­ño del ar­qui­tec­to Joa­quín Sau­rí, es par­te del pa­tri­mo­nio ar­qui­tec­tó­ni­co lo­cal.

La Nueva - - SÁBADO - Mmi­ner­vino@la­nue­va.com

ES LA OBRA MÁS AN­TI­GUA DE ALEM Ma­rio R. Mi­ner­vino a ave­ni­da Alem era una ca­lle de tie­rra, de tra­za li­ge­ra­men­te cur­va, que aban­do­na­ba po­co a po­co su con­di­ción de “Ca­lle de las quin­tas”, cuan­do en 1909 el ar­qui­tec­to ca­ta­lán Joa­quín Sau­rí (1876-1913) dio a co­no­cer su pro­yec­to de un cha­le­ci­to de ser­vi­cio, “pa­ra una de las fa­mi­lias de la hau­te bahien­se”. A más de un si­glo, el edi­fi­cio si­gue de pie.

La obra se ubi­ca fren­te a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur, y fue de las pri­me­ras de una ca­lle que, has­ta la ha­bi­li­ta­ción del Par­que de Ma­yo, en 1906, era po­co me­nos que una ar­te­ria per­di­da. La ha­bi­li­ta­ción de ese pa­seo co­men­zó a po­blar la ca­lle, al pun­to de con­ver­tir­la en “El Pa­ler­mo Bahien­se”.

LEl cas­ti­lli­to

Sau­rí te­nía 33 años cuan­do di­se­ñó es­te edi­fi­cio. Pe­se a que en sus pri­me­ras obras ha­bía de­ja­do en cla­ro su gus­to por el art nou­veau, en es­te ca­so se in­cli­nó por un cha­le­ci­to con cu­bier­tas de mu­cha pen­dien­te y un par­ti­cu­lar vo­lu­men de plan­ta cir­cu­lar re­ma­ta­do por un pi­nácu­lo. Por esa épo­ca a es­tos “cas­ti­lli­tos” se los de­no­mi­na­ba “ador­na­dos”, y hoy se pue­den em­pa­ren­tar con las obras de fan­ta­sía de las pe­lí­cu­las de Walt Dis­ney.

Esa mis­ma línea si­guie­ron los po­cos cha­lets cons­trui­dos en el par­que de Ma­yo, cuan­do to­da­vía sus pro­pie­ta­rios so­ña­ban con con­cre­tar el Ba­rrio Par­que Ador­na­do y los de Vi­lla Har­ding Green.

La obra

“El ar­te es, aca­so, om­ni­po­ten­te: to­do lo em­be­lle­ce y, co­mo Dios, ca­si de la na­da, sa­ca obras ma­ra­vi­llo­sas”. Así se da­ba cuen­ta de es­ta obra con una mo­des­ta de­co­ra­ción en el fren­te --una es­pe­cie de ce­rá­mi­ca-- dan­do cuen­ta del gus­to de Sau­rí por los mo­ti­vos flo­ra­les del art nou­veau.

Una re­vis­ta de­fi­nió la cons­truc­ción co­mo un “pa­la­ce­te mo­derno”, al cual el ar­te “ha sa­bi­do ele­var a bue­na al­tu­ra”.

Pe­se a su apa­rien­cia, el in­te­rior era re­du­ci­do, con su plan­ta ba­ja des­ti­na­da a alo­jar el la­va­de­ro y cuar­to de plan­cha­do, mien­tras que en la al­ta, a la que se ac­ce­de por una es­ca­le­ra ca­ra­col, con­te­ni­da en el vo­lu­men ci­lín­dri­co, es­ta­ba la ha­bi­ta­ción del quin­te­ro.

En sus más de cien años de exis­ten­cia el edi­fi­cio ha te­ni­do ade­cua­cio­nes de to­do ti­po. De­cla­ra­do bien pa­tri­mo­nial, su pre­sen­cia se ha vis­to afec­ta­da por la apa­ri­ción de obras que ca­da día lo ocul­tan más, al pun­to que el cha­lé es, ac­tual­men­te, la “uni­dad fun­cio­nal Nº 1” de un edi­fi­cio en al­tu­ra cons­trui­do en su pa­tio tra­se­ro.

Con­vi­vien­do hoy con una par­ti­cu­lar To­rre Eif­fel, el cas­ti­lli­to si­gue sien­do par­te de la ave­ni­da. Cuen­ta una his­to­ria, ex­pre­sa un he­cho ar­tís­ti­co, fue vis­to por las ge­ne­ra­cio­nes de más de un si­glo.

Pe­se a que ca­da día se ha­ce más di­fí­cil apre­ciar­lo, el cha­le­ci­to si­gue sien­do un pun­to sin­gu­lar de la ave­ni­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.