Un es­tu­dio so­bre la ba­su­ra re­ve­la cos­tum­bres ines­pe­ra­das

La Nueva - - EN PRIMER PLANO. INFORME ESPECIAL - Ma­xi­mi­li­ano Alli­ca ma­lli­ca@la­nue­va.com

Si Bahía Blan­ca apro­ve­cha­ra los pañales ti­ra­dos a la ba­su­ra po­dría ge­ne­rar has­ta el 5% de la ener­gía que pro- du­ce la Cen­tral Ter­moe­léc­tri­ca. En tiem­pos de es­ca­sez ener­gé­ti­ca, cor­tes de luz y de­más tras­tor­nos, el da­to sue­na in­tere­san­te. ¿Es una lo­cu­ra?

“Ha­cer una plan­ta pa­ra es­te ti­po de tra­ta­mien­tos no se­ría lo di­fí­cil, de he­cho es lo que se usa en mu­chas par­tes del mun­do, lo com­ple­jo es crear con­cien­cia en la gen­te”, afir­ma la doc­to­ra en In­ge­nie­ría Quí­mi­ca, Sil­via Bar­bo­sa, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del Aná­li­sis Es­ta­dís­ti­co de los Re­si­duos Só­li­dos Do­mi­ci­lia­rios de Bahía Blan­ca.

“Crear con­cien­cia” sig­ni­fi­ca: con­ven­cer a la po­bla­ción de la im­por­tan­cia de cla­si­fi­car y tra­tar los re­si­duos de una ma­ne­ra sus­ten­ta­ble.

“Los pañales tie­nen una va­lo­ri­za­ción ener­gé­ti­ca al­tí­si­ma y el vo­lu­men en una ciu­dad co­mo la nues­tra es muy im­por­tan­te. Ni­ños de has­ta 2 años y me­dio, y adul­tos ma­yo­res, uti­li­zan 5-6 por día”, ex­pli­ca Bar­bo­sa, in­ves-

Des­de ba­rrios con po­cos pañales has­ta un sec­tor con más co­mi­da com­pra­da de lo pre­vis­to. Ade­más, es­ta­mos le­jos de lo­grar un tra­ta­mien­to ideal de los desechos.

ti­ga­do­ra prin­ci­pal del Co­ni­cet y do­cen­te de la UNS.

El Aná­li­sis Es­ta­dís­ti­co se reali­zó de ma­ne­ra si­mul­tá­nea en ba­rrios con di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas so­cio­eco­nó­mi­cas. En to­tal, se eli­gie­ron 5 lu­ga­res. El ob­je­ti­vo prin­ci­pal era ela­bo­rar un plan pa­ra la Ges­tión In­te­gral de los Re­si­duos Só­li­dos Ur­ba­nos (GIRSU). Pe­ro los re­sul­ta­dos tam­bién re­fle­jan aque­llo que la ba­su­ra di­ce de no­so­tros.

“Si­guien­do con los pañales, era pre­vi­si­ble que no hu­bie­ra mu­chos en la zo­na de Pa­lihue, por­que tie­ne una po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria de gen­te de edad me­dia­na, con po­cos ni­ños pe­que­ños y an­cia­nos. En cam­bio, no era pre­vi­si­ble la gran can­ti­dad de ban­de­ji­tas de co­mi­da he­cha, así co­mo ca­jas de piz­za y em­pa­na­das, en los ba­rrios de re­la­ti­vo me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo. Al prin­ci­pio pen­sá­ba­mos que ha­bía un error, pe­ro el da­to se man­tu­vo du­ran­te to­do el es­tu­dio. Al re­la­cio­nar­lo con los da­tos de­mo­grá­fi­cos, la con­clu­sión fue que en esas zo­nas vi­vía ma­yo­ri­ta­ria­men­te gen­te jo­ven, so­bre to­do de 25 a 40 años, un seg­men­to con me­nos cos­tum­bre de co­ci­nar en ca­sa”.

El es­tu­dio de cam­po se hi­zo en sep­tiem­bre y oc­tu­bre de 2012. Se reali­zó a par­tir de un con­sor­cio con­vo­ca­do por la em­pre­sa Dow, que in­clu­yó a la Mu­ni­ci­pa­li­dad, la UNS, la UTN y la en­ton­ces pres­ta­do­ra del ser­vi­cio de re­co­lec­ción Co­ve­lia SA, entre otras ins­ti­tu­cio­nes.

Ade­más de di­se­ñar el GIRSU, otras me­tas eran eva­luar la Eco­plan­ta de Ge­ne­ral Ce­rri (tra­ba­jo que reali­zó la UTN), desa­rro­llar una cam­pa­ña de con­cien­ti­za­ción ciu­da­da­na y pro­mo­ver la se­pa­ra­ción de re­si­duos en ori­gen.

No obs­tan­te, po­co des­pués de con­clui­do el aná­li­sis, la co­mu­na se des­vin­cu­ló del con­sor­cio, el cual fue per­dien­do fuer­za has­ta que el tra­ba­jo se dis­con­ti­nuó. .

Re­cién hoy “La Nue­va ” ex­po­ne las prin­ci­pa­les con­clu­sio­nes de aquel in­for­me. Sus ideas cen­tra­les si­guen re­fle­jan­do las con­duc­tas de los bahienses.

Un ex­tra­ño ca­so con una po­si­ble ex­pli­ca­ción

En el equi­po de in­ves­ti­ga­ción par­ti­ci­pa­ron de ma­ne­ra di­rec­ta 30 per­so­nas y co­la­bo­ra­ron otras 20. Un gru­po de la Mu­ni­ci­pa­li­dad se ocu­pó de la re­co­lec­ción en los lu­ga­res tes­ti­go y otro de la Eco­plan­ta hi­zo la se­pa­ra­ción y cla­si­fi­ca­ción. En Pla­pi­qui (UNS-CO­NI­CET) se ana­li­za­ron to­dos los da­tos y se lle­vó a ca­bo el aná­li­sis.

“Un da­to que nos lla­mó mu­cho la aten­ción fue en­con­trar co­sas de ca­li­dad. Por ejem­plo, ro­llers o ro­pa y za­pa­tos en buen es­ta­do, aun­que to­do mez­cla­do con otros desechos, lo cual di­fi­cul­ta­ba su re­cu­pe­ra­ción”, con­tó Bar­bo­sa.

Lo más ra­ro, agre­gó, fue una zo­na don­de se re­pe­tían los ex­cre­men­tos hu­ma­nos en bol­sas. --¿Al­guien con una des­via­ción?

--Tal vez no. Era en un sec­tor don­de ha­bía mu­chas ca­sas to­ma­das, cer­ca del Mer­ca­do Vic­to­ria, sin ser­vi­cios sa­ni­ta­rios apro­pia­dos.

Otra sor­pre­sa pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res fue que en los ba­rrios con me­nor ni­vel de in­gre­sos en­con­tra­ron gran can­ti­dad de le­che en car­tón, que es más ca­ra que en sa­chet. Al ana­li­zar los re­si­duos se ve­ri­fi­có que era la le­che que pro­veían los pla­nes so­cia­les.

“En el ru­bro te­tra­brick, no nos sor­pren­dió que hu­bie­ra más en­va­ses de ju­go en ba­rrios co­mo Pa­lihue y, de vino, en las zo­nas de me­no­res re­cur­sos”, agre­gó.

El es­tu­dio tam­bién des­cri­be que en el tér­mino de 7 años (2005-2012) un ha­bi­tan­te de Bahía Blan­ca pa­só de ge­ne­rar 550 gra­mos de re­si­duos por día a 715. --¿Qué quie­re de­cir?

--En ese pe­río­do hu­bo un au­men­to ge­ne­ral del con­su­mo. Los pri­me­ros años son los más cer­ca­nos a la cri­sis de 2001 y 2002, y lue­go la ten­den­cia eco­nó­mi­ca se mo­di­fi­có. --¿En un año co­mo 2016 la cur­va de­be­ría ser in­ver­sa?

--Teó­ri­ca­men­te, sí. Pe­ro no ten­go da­tos al res­pec­to pa­ra ase­gu­rar­lo. --¿Có­mo se eli­gie­ron los sec­to­res?

--En prin­ci­pio, nos pro­pu­si­mos uti­li­zar la di­vi­sión que ha­cía la em­pre­sa Co­ve­lia. Allí nos en­te­ra­mos que no ha­bía una ra­zón fun­da­men­tal por la que se di­se­ña­ron los re­co­rri­dos, ha­bían si­do he­re­da­dos de ges­tión en ges­tión. Na­die hi­zo un es­tu­dio pa­ra op­ti­mi­zar­los, que era lo que nos pro­po­nía­mos in­ves­ti­gar lue­go de es­te in­for­me. Pe­ro el pro­gra­ma se in­te­rrum­pió. Vol­vien­do a la pre­gun­ta, ¿có­mo se­lec­cio­na­mos los sec­to­res? A par­tir de un In­di­ce de Ca­li­dad de Vi­da (ICV) di­se­ña­do pa­ra es­te es­tu­dio y que re-

fle­ja­se la reali­dad de la gen­te. No uti­li­za­mos el del In­dec por­que es ge­ne­ral y se ale­ja­ba de la reali­dad de nues­tra ciu­dad. Un ICV es una su­ma de fac­to­res, ca­da uno con una in­ci­den­cia dis­tin­ta. Las cloa­cas y el as­fal­to, por ejem­plo, tie­nen mu­cho pe­so. En­ton­ces, pa­ra el In­dec, Sán­chez Elía da­ba mu­cho me­jor ICV que Pa­ta­go­nia, lo cual no ne­ce­sa­ria­men­te re­fle­ja­ba la reali­dad de las fa­mi­lias que vi­vían en ca­da ba­rrio. El ín­di­ce di­se­ña­do fue tes­tea­do es­ta­dís­ti­ca­men­te y en fun­ción de él se­lec­cio­na­mos 5 sec­to­res de ca­rac­te­rís­ti­cas di­fe­ren­tes que per­mi­tie­sen re­fle­jar a la ciu­dad.

La cer­ve­za y el per­fu­me

--Doc­to­ra Bar­bo­sa, ¿tras la ex­pi­ra­ción de aquel con­sor­cio ini­cial se aban­do­nó el aná­li­sis de los re­si­duos só­li­dos ur­ba­nos?

--Nues­tro tra­ba­jo con­ti­nuó con fi­nan­cia­mien­to del go­bierno na­cio­nal. En los si­guien­tes es­tu­dios se evi­den­ció que re­ci­clar es so­lo una par­te de la so­lu­ción. La cla­ve es mi­ni­mi­zar la pro­duc­ción de re­si­duos. Un ejem­plo es lo que hoy ocu­rre con mu­chas bo­te­llas de plás­ti­co, que uti­li­zan

la me­nor can­ti­dad de ma­te­rial po­si­ble. --¿Cuál es la im­por­tan­cia del reuso de los ma­te­ria­les?

--Muy al­ta. La be­bi­da al­cohó­li­ca más con­su­mi­da en nues­tro país es la cer­ve­za, pe­ro el vi­drio que me­nos se en­cuen­tra en la ba­su­ra es el ma­rrón. ¿Cuál es la cau­sa? Una po­lí­ti­ca con­cre­ta: las bo­te­llas son re­tor­na­bles. Si la so­cie­dad y el go­bierno, que es una con­se­cuen­cia de la so­cie­dad, se con­ven­cen de la im­por­tan­cia de es­tas ini­cia­ti­vas, nos da­re­mos cuen­ta de que lo que se reu­sa no se ti­ra y, por en­de, re­du­ci­re­mos los re­si­duos.

--¿De qué otras ma­ne­ras se pue­de con­tri­buir?

--Si que­re­mos re­ci­clar, por ejem­plo, tra­te­mos de ha­cer to­do de un mis­mo ma­te­rial. O mi­ni­mi­zar los en­vol­to­rios. Pen­se­mos en el per­fu­me. Un se­ñor le quie­re re­ga­lar uno a su mu­jer. ¿Qué com­pra? Unos 50 mi­li­li­tros del per­fu­me, den­tro de un fras­co nor­mal­men­te de vi­drio con al­gu­na in­ser­ción de me­tal, más una eti­que­ta aba­jo y otra al cos­ta­do. A su vez, to­do va en­vuel­to en una ca­ja que aden­tro tie­ne un car­tón co­rru­ga­do pa­ra con­te­ner al fras­co. Y, pa­ra que no se vio­le la ca­ja, al­re­de­dor le po­nen un film de al­gún plás­ti­co no iden­ti­fi­ca­do. Lue­go, a la ca­ja la po­nen en una bol­sa, con un mo­ño muy gran­de y, ade­más, le agre­gan un pa­pel de adorno muy bo­ni­to, que ex­ce­de el lí­mi­te de la bol­sa. Pe­ro lo que el se­ñor qui­so com­prar fue­ron 50 mi­li­li­tros de per­fu­me, una can­ti­dad de lí­qui­do que ocu­pa la mi­tad de un va­so. ¿Tie­ne sen­ti­do lo que es­ta­mos ha­cien­do? Es bo­ni­to, sí. ¡Pe­ro no es pa­ra na­da sos­te­ni­ble! Me in­tere­sa re­mar­car es­to: no ha­blo de prohi­bir con­duc­tas por­que no tie­ne sen­ti­do. Se tra­ta de to­mar con­cien­cia y ser cohe­ren­tes.

La be­bi­da al­cohó­li­ca más con­su­mi­da en el país es la cer­ve­za, pe­ro el vi­drio que me­nos se en­cuen­tra en la ba­su­ra es el ma­rrón. Exis­te una ex­pli­ca­ción. Pa­ra es­te Aná­li­sis de los Re­si­duos se eli­gie­ron 5 sec­to­res con di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas so­cio­eco­nó­mi­cas, bus­can­do que re­fle­ja­sen la reali­dad ge­ne­ral de la ciu­dad.

SEBASTIÁN COR­TÉS-LA NUE­VA.

SEBASTIÁN COR­TÉS - LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.