La Ca­sa Blan­ca y los me­dios

La Nueva - - OPINIÓN - OTRAS VO­CES por Je­ro­me Car­ti­llier Je­ro­me Car­ti­llier es pe­rio­dis­ta de la agen­cia AFP-NA.

Tan­to a lo lar­go de la cam­pa­ña co­mo des­de su lle­ga­da al po­der, el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump ha con­ver­ti­do los ata­ques vio­len­tos con­tra la pren­sa en su mar­ca de fá­bri­ca. Pe­ro las res­tric­cio­nes de ac­ce­so im­pues­tas a cier­tos me­dios mar­can un gi­ro que ha pro­vo­ca­do in­dig­na­ción.

Va­rias or­ga­ni­za­cio­nes co­mo The New York Ti­mes, Los An­ge­les Ti­mes, CNN y Po­li­ti­co no fue­ron au­to­ri­za­das a par­ti­ci­par el vier­nes a la se­sión in­for­ma­ti­va dia­ria del por­ta­voz de la Ca­sa Blan­ca, Sean Spi­cer.

Otras más cer­ca­nas al po­der, co­mo Breit­bart o One Ame­ri­ca News, fue­ron en cam­bio re­ci­bi­das sin pro­ble­mas.

La se­sión in­for­ma­ti­va, que per­mi­te pre­gun­tar so­bre la ac­tua­li­dad del día, no fue or­ga­ni­za­da en la sa­la de pren­sa fren­te a las cá­ma­ras co­mo sue­le su­ce­der, sino en la ofi­ci­na de Spi­cer, lo que de por sí es un he­cho ra­ro.

El dia­rio The New York Ti­mes de­nun­ció que es­ta de­ci­sión fue “un in­sul­to a los idea­les de­mo­crá­ti­cos” y CNN la til­dó de “inacep­ta­ble”.

“Trump ha de­ja­do en­tre­ver una vi­sión au­to­ri­ta­ria preo­cu­pan­te de la pre­si­den­cia (...); cas­ti­gar a or­ga­ni­za­cio­nes que pu­bli­can ar­tícu­los crí­ti­cos so­bre el pre­si­den­te cae exac­ta­men­te en es­ta ca­te­go­ría”, es­cri­bió Los An­ge­les Ti­mes, que en su opi­nión es­te epi­so­dio au­men­ta el tono de “la gue­rra de la Ca­sa Blan­ca con­tra la pren­sa li­bre”.

La Aso­cia­ción de Co­rres­pon­sa­les de la Ca­sa Blan­ca pro­tes­tó de su la­do “de for­ma enér­gi­ca” con­tra es­ta ini­cia­ti­va.

La de­ci­sión to­mó una par­ti­cu­lar en­ver­ga­du­ra por­que ocu­rrió unas ho­ras des­pués de que Trump vol­vie­ra a arre­me­ter con­tra los me­dios, ca­li­fi­ca­dos por enési­ma vez de “des­ho­nes­tos” y al­gu­nos de ellos co­mo “enemi­gos del pue­blo”.

“Les di­go sim­ple­men­te que son per­so­nas des­ho­nes­tas”, lan­zó tam­bién ha­ce una se­ma­na de­lan­te de de­ce­nas de pe­rio­dis­tas du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa. “¡El pú­bli­co no les cree más!”, ex­cla­mó.

Su con­se­je­ro más cer­cano Step­hen Ban­non, ex­due­ño del por­tal de no­ti­cias de ex­tre­ma de­re­cha Breit­bart News, pre­di­jo el jue­ves -ale­grán­do­se-que las re­la­cio­nes con los me­dios se iban a de­te­rio­rar “día tras día”.

Los go­bier­nos es­ta­dou­ni­den­ses, ya sean de­mó­cra­tas o re­pu­bli­ca­nas, or­ga­ni­zan de vez en cuan­do en­cuen­tros con un gru­po de pe­rio­dis­tas pre­via­men­te se­lec­cio­na­dos pa­ra tra­tar asun­tos par­ti­cu­la­res.

Pe­ro la se­sión in­for­ma­ti­va del vier­nes fue anun­cia­da ini­cial­men­te co­mo un en­cuen­tro con la pren­sa abier­ta a to­dos los me­dios acre­di­ta­dos, an­tes de trans­for­mar­se en al­go pa­ra un gru­po más se­lec­to, con par­ti­ci­pan­tes ele­gi­dos a de­do.

Va­rios me­dios que cu­bren ha­bi­tual­men­te la Ca­sa Blan­ca, co­mo las agencias de in­for­ma­ción Reuters y Bloom­berg, es­tu­vie­ron pre­sen­tes.

For­man par­te de un gru­po re­du­ci­do de pe­rio­dis­tas -lla­ma­do “pool”- con ac­ce­so a cier­tos even­tos cu­yo con­te­ni­do com­par­ten lue­go con sus co­le­gas.

La Agen­cia Fran­ce-Pres­se, que for­ma par­te del “pool”, no fue in­vi­ta­da, pe­ro pro­tes­tó y fi­nal­men­te asis­tió a la se­sión in­for­ma­ti­va.

Du­ran­te el en­cuen­tro en su ofi­ci­na, cu­ya gra­ba­ción fue pos­te­rior­men­te di­fun­di­da por los pe­rio­dis­tas que par­ti­ci­pa­ron, Spi­cer ase­gu­ró que la nue­va ad­mi­nis­tra­ción se ha mos­tra­do de ma­ne­ra ge­ne­ral muy “ac­ce­si­ble”.

No se pro­nun­ció es­pe­cí­fi­ca­men­te so­bre las ra­zo­nes de la “cla­si­fi­ca­ción” que tu­vo lu­gar ese mis­mo día.

El cho­que con la pren­sa sa­có a la luz una gra­ba­ción rea­li­za­da en di­ciem­bre por Po­li­ti­co, cuan­do Trump ya ha­bía si­go ele­gi­do pre­si­den­te pe­ro to­da­vía no ha­bía asu­mi­do el po­der.

En ella, Spi­cer afir­mó cla­ra­men­te que se opo­nía a la idea de prohi­bir el ac­ce­so a cier­tos me­dios.

“Que sean con­ser­va­do­res, pro­gre­sis­tas u otros, creo que es lo que ha­ce que una de­mo­cra­cia sea una de­mo­cra­cia, a di­fe­ren­cia de una dic­ta­du­ra”, ar­gu­men­ta­ba.

El ex­por­ta­voz de Geor­ge W. Bush, Ari Fleis­cher, juz­gó en Twit­ter que prohi­bir el ac­ce­so a cier­tas or­ga­ni­za­cio­nes a una se­sión in­for­ma­ti­va es una de­ci­sión “po­co pru­den­te y con­tra­pro­du­cen­te”.

Tam­bién pi­dió ana­li­zar el in­ci­den­te con pers­pec­ti­va. “Cál­men­se”, lan­zó. “Los por­ta­vo­ces de­ben en­con­trar­se con to­da la pren­sa. Pe­ro, más allá de eso, no es na­da in­ha­bi­tual que los pre­si­den­tes se reúnan con pe­rio­dis­tas que eli­gen y la Ca­sa Blan­ca tam­bién lo ha­ce to­do el tiem­po”, re­sal­tó.

“Trump ha de­ja­do en­tre­ver una vi­sión au­to­ri­ta­ria preo­cu­pan­te (...); cas­ti­gar a or­ga­ni­za­cio­nes que pu­bli­can ar­tícu­los crí­ti­cos cae exac­ta­men­te en es­ta ca­te­go­ría”, es­cri­bió Los An­ge­les Ti­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.