Un acuer­do cla­ve pa­ra la ciu­dad

La Nueva - - OPINIÓN -

ES DI­FÍ­CIL pen­sar en el desa­rro­llo de una ciu­dad, de una re­gión, si no con­cu­rren en pos de ello pa­ra una ges­tión co­mún, un ideal con­sen­sua­do y una vi­sión pro­gre­sis­ta sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, los que pue­den, des­de sus si­tios de tra­ba­jo, im­pul­sar ac­cio­nes que im­pi­dan su es­tan­ca­mien­to, por un la­do, pe­ro, so­bre to­do, que im­pul­sen su cre­ci­mien­to sos­te­ni­do.

No al­can­za con las bon­da­des que tie­nen Bahía Blan­ca y su re­gión. Hay que di­fun­dir­las, im­pul­sar­las y sa­ber ven­der­las..

DE ALLÍ lo tras­cen­den­te del acuer­do es­ta­ble­ci­do entre la Unión In­dus­trial de Bahía Blan­ca y la Cor­po­ra­ción del Co­mer­cio, In­dus­tria y Ser­vi­cios pa­ra, en co­mu­nión con es­te dia­rio y el mu­ni­ci­pio, desa­rro­llar es­tra­te­gias y ges­tio­nes ten­dien­tes a im­pul­sar el desa­rro­llo de una ciu­dad que as­pi­ra de ocu­par un lu­gar de pri­vi­le­gio tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo in­ter­na­cio­nal. EL PRI­MER en­cuen­tro entre las par­tes sir­vió pa­ra acor­dar la rea­li­za­ción de un Plan Es­tra­té­gi­co y for­mu­lar las pri­me­ras ac­ti­vi­da­des que, jun­to con el po­der po­lí­ti­co, per­mi­tan re­cu­pe­rar lo que con­si­de­ran co­mo te­rreno per­di­do, tan­to en el plano eco­nó­mi­co co­mo pro­duc­ti­vo. LA IDEA cen­tral es con­vo­car en esa bús­que­da a to­dos los sec­to­res de tra­ba­jo, las uni­ver­si­da­des y el res­to de las ins­ti­tu­cio­nes de nues­tra ciu­dad. NO ES nin­gu­na no­ve­dad el po­ten­cial de Bahía Blan­ca. Con el puer­to de aguas pro­fun­das más im­por­tan­te del país, uno de los po­los pe­tro­quí­mi­cos más gran­des del pla­ne­ta, con una re­gión de enor­me po­ten­cial y un con­jun­to in­dus­trial y co­mer­cial re­le­van­te. SIN EM­BAR­GO, la fal­ta de un pro­yec­to en co­mún y un ade­cua­do plan de ges­tión la ha pos­ter­ga­do en va­rios ru­bros. UN RE­SU­MI­DO re­pa­so por la his­to­ria lo­cal da cuen­ta de có­mo mu­chos de sus gran­des lo­gros han si­do re­sul­ta­do de pro­yec­tos pro­pios ges­tio­na­dos e im­pul­sa­dos a par­tir de sus fuer­zas vi­vas. LA CREA­CIÓN de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur y la ra­di­ca­ción del po­lo pe­tro­quí­mi­co fue­ron al­gu­nos de los ma­yo­res lo­gros que fue­ron con­se­cuen­cia de pos­tu­ras fir­mes y con­jun­tas. NO AL­CAN­ZA con las bon­da­des que tie­nen Bahía Blan­ca y su re­gión. Hay que pro­mo­cio­nar­las, im­pul­sar­las y sa­ber ven­der­las. HAY QUE in­tere­sar a in­ver­so­res, pe­lear por las obras que se ne­ce­si­tan y plan­tear res­pues­tas a sus ne­ce­si­da­des vi­ta­les. Es­te acuer­do de vo­lun­ta­des es un pri­mer pa­so de un ca­mino que es­pe­ra ser re­co­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.