Ma­cri en Es­pa­ña, entre la “con­fian­za” y las du­das

La Nueva - - OPINIÓN - Por Hu­go E. Gri­mal­di

El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri se ha pin­ta­do la ca­ra y pa­re­ce que es­tá de­ci­di­do a con­fron­tar po­lí­ti­ca­men­te en de­fen­sa del mo­de­lo que eli­gió su Go­bierno. Es al­go ex­tra­ño pa­ra una ad­mi­nis­tra­ción que ha he­cho de la ne­ce­si­dad, pu­ra de­li­ca­de­za y que, por esa cua­li­dad, más al­go de diá­lo­go y mu­cho di­ne­ro so­bre to­do, lo­gró pa­sar el pri­mer año con un no­to­rio ha­ber de le­yes ob­te­ni­das en el Con­gre­so, ne­ce­sa­rias pa­ra dar­le for­ma al pro­ce­so de cam­bios que pre­go­na.

Sin em­bar­go, los vai­ve­nes que tu­vo que vi­vir el Pre­si­den­te en Es­pa­ña pro­mo­cio­nan­do la ima­gen del país y bus­can­do in­yec­tar "con­fian­za" mien­tras mu­chos di­ri­gen­tes de la opo­si­ción ju­ra­ban aquí que ha­bía que vol­ver pa­ra atrás en to­do y le pe­dían jui­cio po­lí­ti­co, lo de­ci­dió al cam­bio de ac­ti­tud.

Un le­gis­la­dor de Cam­bie­mos con lle­ga­da a la Ca­sa Ro­sa­da le di­jo a DyN que el pe­di­do de jui­cio po­lí­ti­co que pre­sen­ta­ron va­rios in­te­gran­tes del blo­que del Fren­te pa­ra la Vic­to­ria acom­pa­ña­dos por el pre­si­den­te del Jus­ti­cia­lis­mo, Jo­sé Luis Gio­ja fue lo que col­mó el va­so. "Más que una des­me­su­ra que no pue­de pros­pe­rar fue una ver­güen­za y sa­be­mos que se hi­zo so­la­men­te pa­ra em­pa­ñar la vi­si­ta pre­si­den­cial. Lo que es­tos ti­pos no quie­ren en­ten­der es que ya no go­bier­nan y que su mo­de­lo se ter­mi­nó", di­jo con fu­ria.

Tam­bién se­ña­ló que tam­po­co ca­ye­ron muy bien en el Go­bierno los pi­que­tes de es­tos días ("una pro­vo­ca­ción", di­jo) y las de­cla­ra­cio­nes ha­cia el re­tro­ce­so que hi­cie­ron el kirch­ne­ris­ta je­fe del pe­ro­nis­mo bo­naeex­te­rior ren­se, Fernando Es­pi­no­za ("va­mos a pa­rar es­te pro­yec­to de país") y uno de los tres po­pes de la CGT, Héc­tor Daer, quien pi­dió "rec­ti­fi­ca­cio­nes" mi­ran­do ha­cia el pa­sa­do, ya que so­li­ci­tó me­nos aper­tu­ra y más con­su­mo, bas­tio­nes del mo­de­lo K.

El in­ter­lo­cu­tor ex­plo­tó otra vez: "nos de­ja­ron un dé­fi­cit mons­truo­so y ¿aho­ra, nos co­rren?... Y a los sin­di­ca­lis­tas les re­cor­da­ría que na­die le ajus­tó tan­to el te­ma de las obras so­cia­les co­mo no­so­tros… Mien­tras Mau­ri­cio ha­cía dis­cur­sos de op­ti­mis­mo y pa­sa­ba la go­rra entre los em­pre­sa­rios es­tos ti­pos lo bom­bar­dea­ban des­de acá. Se­gu­ro, se hin­chó las p…", gra­fi­có pa­ra ex­pli­car la pro­ba­ble ca­len­tu­ra de Ma­cri que las fotos no mos­tra­ron y más allá de la fra­se "no se sa­le del po­pu­lis­mo de un día pa­ra otro" que so­nó en Es­pa­ña a ele­gan­te jus­ti­fi­ca­ción de lo que lle­ga­ba des­de la Ar­gen­ti­na.

En di­cha vi­si­ta to­do fue pro­to­co­lar­men­te muy ama­ble, pe­ro en ca­da reunión con los hom­bres de ne­go­cios sur­gió la du­da so­bre el po­der po­lí­ti­co que tie­ne Ma­cri pa­ra man­te­ner los cam­bios en el tiem­po, lo que la can­ci­ller Su­sa­na Mal­co­rra lla­mó "la cues­tión de la pre­vi­si­bi­li­dad y de la sus­ten­ta­bi­li­dad de las de­ci­sio­nes", no só­lo mi­ran­do des­de el las pró­xi­mas elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, sino las pre­si­den­cia­les de 2019.

Des­de Ma­drid, el pro­pio Ma­cri si­guió vía mail la ela­bo­ra­ción de lo que se­rá su dis­cur­so del pró­xi­mo miér­co­les an­te la Asam­blea Le­gis­la­ti­va y des­de la vuel­ta de Es­pa­ña se­gu­ra­men­te le me­te­rá mano im­preg­na­do por lo que con­si­de­ra que han si­do los re­sul­ta­dos de esa vi­si­ta.

Más allá de las pro­ba­bles pro­pues­tas pa­ra el pró­xi­mo año le­gis­la­ti­vo (le­yes de De­fen­sa de la Com­pe­ten­cia, Edad de Impu­tabi­li­dad y Emer­gen­cia en Adic­cio­nes), en su ex­po­si­ción Ma­cri ten­drá una di­fí­cil pa­ra­da de­ri­va­da de los ne­go­cios de su fa­mi­lia con el Es­ta­do y con la ob­se­sión que él mis­mo tie­ne por mos­trar­se trans­pa­ren­te, por lo que es pro­ba­ble que su­me el anun­cio de la in­clu­sión en la ac­tual Ley de Éti­ca Pú­bli­ca de un pro­to­co­lo pa­ra aten­der con­flic­tos de in­tere­ses co­mo el que lo in­vo­lu­cra. Los Kirch­ner eran em­pre­sa­rios, lue­go se su­po y, co­mo Ma­cri, te­nían for­tu­na, aun­que eso no los in­hi­bió de que­dar en el ojo de la tor­men­ta (hoy en la Jus­ti­cia) por sus co­ne­xio­nes sos­pe­cho­sas con Lá­za­ro Báez y Cris­tó­bal Ló­pez. Pe­ro, eso nun­ca ha­bía ocu­rri­do con su fa­mi­lia, sal­vo in­com­pa­ti­bi­li­dad de ne­go­cios o nom­bra­mien­tos de hi­jos, so­bri­nos o nue­ras, ca­sos que se co­no­cie­ron des­pués, so­bre to­dos los al­qui­le­res de Ho­te­sur que hoy son una bom­ba de tiem­po so­bre los Kirch­ner, ya que Cris­ti­na, Má­xi­mo y Flo­ren­cia son di­rec­ti­vos de la em­pre­sa.

A quien tie­ne más en la mi­ra la Ca­sa Ro­sa­da es a Ser­gio Mas­sa, al que di­cen "no en­ten­der" por lo del apoyo a vol­ver atrás que hi­zo el Fren­te Re­no­va­dor an­te la CGT, por más que con­sien­ten que en su es­pa­cio hay mu­chos sin­di­ca­lis­tas. Pe­ro, co­mo el dipu­tado acom­pa­ñó mu­chos pro­yec­tos ofi­cia­lis­tas, su­po­nen que no es­ta­rá la movilización: "o sí... si fue a la asun­ción de (Do­nald) Trump y al día si­guien­te a una mar­cha en su con­tra. Es mas­si­ta…", nin­gu­nean.

En el te­ma CGT, hay una si­tua­ción im­pen­sa­da que, si bien se ve­rá si ter­mi­na be­ne­fi­cian­do al Go­bierno, ha si­do co­mo un torpe­do dis­pa­ra­do de­ba­jo de la lí­nea de flo­ta­ción sin­di­cal: la or­den de CFK pa­ra que la mi­li­tan­cia kirch­ne­ris­ta más fu­rio­sa no la acom­pa­ñe a Co­mo­do­ro Py, don­de de­be de­cla­rar por Ho­te­sur. "El 7, yo lo veo a Bo­na­dio, pe­ro por fa­vor... Us­te­des ha­gan que el Go­bierno vea al Pue­blo. Mar­chen jun­to a los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras", pi­dió por Twit­ter y las luces de pe­li­gro se en­cen­die­ron en la ca­lle Azo­par­do, ya que te­men que la "ten­den­cia" les cope la mar­cha. Un te­rri­ble dé­jà vu.

Los vai­ve­nes que tu­vo que vi­vir Mau­ri­cio Ma­cri en Es­pa­ña, pro­mo­cio­nan­do la ima­gen del país y bus­can­do in­yec­tar con­fian­za, lo de­ci­die­ron a en­ca­rar un ro­tun­do cam­bio de ac­ti­tud.

Hu­go E. Gri­mal­di agen­cia DyN. es pe­rio­dis­ta de la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.