So­li­da­ri­dad con nues­tros her­ma­nos chi­le­nos

La Nueva - - OPINIÓN -

IN­CEN­DIOS. A tra­vés de es­ta car­ta sien­to la ne­ce­si­dad de con­tar “lo de Chi­le”, so­li­da­ri­zán­do­me con los ve­ci­nos tras­an­di­nos que lu­cha­ron con­tra los in­cen­dios fo­res­ta­les. Re­zo por las pér­di­das de vi­das y por la pron­ta re­cu­pe­ra­ción de sus bie­nes ma­te­ria­les.

A tra­vés de la te­le­vi­sión, pu­di­mos apre­ciar el es­fuer­zo de­no­da­do de los bo­mbe­ros, la co­la­bo­ra­ción de otros paí­ses con avio­nes y he­li­cóp­te­ros.

Ser so­li­da­rio con el her­mano en Cris­to es muy im­por­tan­te: “una vez ayu­né y di de co­mer a una mu­jer que te­nía ham­bre”. A pe­sar de lo di­fí­cil de la si­tua­ción vi­vi­da, los her­ma­nos chi­le­nos, acos­tum­bra­dos a pa­de­cer los desas­tres na­tu­ra­les, tie­nen que va­lo­rar la ayu­da re­ci­bi­da, no im­por­ta la na­cio­na­li­dad.

Ape­lo con es­ta car­ta a quie­nes la leen, pa­ra que co­la­bo­ren con los po­bres, los en­fer­mos, los dis­ca­pa­ci­ta­dos.

Emi­lia Po­liz­zi

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.