Las muer­tes por la Gue­rra de Mal­vi­nas si­guen pre­sen­tes

“No es que vuel­ven de la gue­rra y quie­ren ter­mi­nar con el otro, sino que bus­can ter­mi­nar con ellos mis­mos”.

La Nueva - - SOCIEDAD -

22 EN LO QUE VA DE 2017

Ex­com­ba­tien­tes de Mal­vi­nas ad­vir­tie­ron que en lo que va del año se pro­du­je­ron 22 muer­tes de ex­sol­da­dos y aler­ta­ron que, de man­te­ner­se es­ta pro­yec­ción, la ci­fra su­pe­raría có­mo­da­men­te los 100 en di­ciem­bre.

Los ex­com­ba­tien­tes res­pon­sa­bi­li­za­ron al Go­bierno na­cio­nal an­te la fal­ta de cum­pli­mien­to de la ley que es­ta­ble­ce que se reali­cen che­queos mé­di­cos y se brin­de con­ten­ción psi­co­ló­gi­ca a aque­llos que par­ti­ci­pa­ron del con­flic­to bé­li­co en 1982, se­gún Dia­rio Po­pu­lar.

Si bien no hay es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les so­bre el fa­lle­ci­mien­to de los ve­te­ra­nos, se es­ti­ma que fue­ron más los que se sui­ci­da­ron co­mo con­se­cuen­cia del es­trés pos­trau­má­ti­co que los que mu­rie­ron du­ran­te el com­ba­te en las is­las (un to­tal de 326, sin con­tar el hun­di­mien­to del cru­ce­ro ARA Ge­ne­ral Bel­grano).

Di­cen que las se­cue­las de Mal­vi­nas no se que­da­ron en los sol­da­dos, sino que to­da­vía se pro­pa­gan a tra­vés de sus hi­jos, al­can­zan­do una se­gun­da ge­ne­ra­ción de sui­ci­dios y esa muer­te se­ría la 23ª. del año vin­cu­la­da a la gue­rra.

En to­tal, 2 per­so­nas se qui­ta­ron la vi­da y el res­to ocu­rrió por cau­sas na­tu­ra­les co­mo un pa­ro car­día­co re­pen­tino, un ACV o cán­cer.

Sin em­bar­go, pa­ra Gus­ta­vo Pi­rich, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Com­ba­tien­tes de Mal­vi­nas por los De­re­chos Hu­ma­nos, mu­chas de ellas tam­bién son con­se­cuen­cias de lo vi­vi­do en las is­las, con ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a la au­to­des­truc­ción.

"Uno siem­pre es­tá en el lí­mi­te, por ejem­plo una per­so­na que va a 200 ki­ló­me­tros por ho­ra y ve una cur­va, pe­ro no do­bla, o los com­pa­ñe­ros que tie­nen hi­per­ten­sión y dia­be­tes, que es un com­bo ex­plo­si­vo, pe­ro si­guen co­mien­do y be­bien­do, el cán­cer nos es­tá diez­man­do, y creo que tam­bién tie­ne que ver con lo que uno se guar­da, con la fal­ta de con­ten­ción, que sa­le por otro la­do", aco­tó.

Sos­tu­vo que se tra­ta de "un pro­ce­so de au­to­des­truc­ción, de im­plo­sión.

"No es que vuel­ven de la gue­rra y quie­ren ter­mi­nar con el otro, co­mo pa­sa en otros la­dos, sino que bus­can ter­mi­nar con ellos mis­mos", ex­pli­có so­bre el ac­cio­nar de los ex­cons­crip­tos.

Las di­fi­cul­ta­des pa­ra cons­truir una es­ta­dís­ti­ca ofi­cial sur­gen de que, tal vez por ver­güen­za o do­lor, "a ve­ces los fa­mi­lia­res le es­ca­pan al te­ma, no quie­ren de­cir que la per­so­na se sui­ci­dó".

Acla­ró que "no hay un nú­me­ro cier­to", pe­ro Pi­rich re­cor­dó: "En 2012 Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner dio 439 co­mo un nú­me­ro de re­fe­ren­cia y pa­ra no­so­tros de­be an­dar por ahí".

E in­sis­tió: "En es­te 2017 ya van 22, y no van ni 2 me­ses com­ple­tos. De con­ti­nuar así, lle­ga­ría­mos a ca­si 170 muer­tos en to­do el año. Esa ci­fra nos po­ne en aler­ta”.

So­bre el ca­so de Adrián Ve­rón, quien de­ci­dió qui­tar­se la vi­da, Pi­rich re­sal­tó que "no se tra­ta­ba de un ex­cons­crip­to que vi­vía en una zo­na ru­ral ale­ja­do de to­do, co­mo otros sui­ci­dios. Sen­ti­mos que esa ba­la pa­sa cer­ca. Él se preo­cu­pa­ba tan­to de la gen­te que es­ta­ba des­pro­vis­ta de con­ten­ción y pa­sa es­to. Es co­mo que te pue­de to­car a vos en cual­quier mo­men­to", agre­gó.

“Siem­pre es­tás en el lí­mi­te, hay com­pa­ñe­ros con hi­per­ten­sión y dia­be­tes, pe­ro si­guen co­mien­do y be­bien­do; el cán­cer nos es­tá diez­man­do...”.

AR­CHI­VO LA NUE­VA.

Los ex­com­ba­tien­tes res­pon­sa­bi­li­za­ron al Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.