Otro ro­bo en un edi­fi­cio bahien­se

La­dro­nes apro­ve­cha­ron la au­sen­cia de los due­ños y ac­ce­die­ron a un de­par­ta­men­to de Hol­dich al 500.

La Nueva - - SEGURIDAD -

ES­CA­PA­RON CON DI­NE­RO

En una mo­da­li­dad que se re­pi­te des­de prin­ci­pios de año, la­dro­nes in­gre­sa­ron a un de­par­ta­men­to y ro­ba­ron di­ne­ro que una ado­les­cen­te te­nía aho­rra­do pa­ra un via­je.

El he­cho fue des­cu­bier­to al­re­de­dor de las 16 de la vís­pe­ra, y se pro­du­jo en una vi­vien­da ubi­ca­da en el pri­mer pi­so del edi­fi­cio si­tua­do en Hol­dich 551.

Mau­ro Ge­rar­di (42) ex­pli­có que en el lu­gar re­si­den su ex­pa­re­ja y su hi­ja, quie­nes no se en­con­tra­ban cuan­do ac­ce­die­ron los de­lin­cuen­tes.

Des­cri­bió que los in­di­vi­duos en­tra­ron por la ventana de una ha­bi­ta­ción, la que no se en­con­tra­ba for­za­da.

Res­pec­to del bo­tín, re­fi­rió que se apo­de­ra­ron de “entre 200 y 300 dó­la­res”.

“Tra­je a mi hi­ja has­ta el edi­fi­cio y cuan­do en­tró en su de­par­ta­men­to vio un des­or­den te­rri­ble, pe­ro la puer­ta no es­tá for­za­da. En­se­gui­da me lla­mó por te­lé­fono y al vol­ver ob­ser­vé que la ventana que da al pa­tio es­ta­ba abier­ta”, afir­mó.

“Tam­bién ha­bía mo­chi­las, co­mo si no se hu­bie­sen po­di­do lle­var to­do lo que te­nían pre­vis­to. De­ben ha­ber es­cu­cha­do rui­dos y sa­lie­ron co­rrien­do. Lo úni­co que le ro- ba­ron a mi hi­ja son dó­la­res que te­nía aho­rra­dos pa­ra ha­cer un via­je en sep­tiem­bre. Hay dos te­le­vi­so­res y una compu­tado­ra, pe­ro no se los lle­va­ron”, agre­gó.

Ge­rar­di ex­pli­có que “vol­ví en­se­gui­da por­que mi hi­ja es­cu­chó rui­dos y sa­lió rá­pi­do del de­par­ta­men­to. Me di­jo que le pa­re­ció que ha­bía al­guien aden­tro y la po­li­cía nos in­di­có lo mis­mo”.

El pa­dre de la ado­les­cen­te aguar­da­ba ayer la pre­sen­cia de pe­ri­tos de la Po­li­cía Cien­tí­fi­ca pa­ra de­ter­mi­nar si ha­bían que­da­do en el lu­gar ras­tros de los au­to­res del de­li­to.

“Es­tá to­do re­vuel­to y a sim­ple vis­ta no se ob­ser­van ma­yo­res des­tro­zos. Mi hi­ja gri­tó cuan­do abrió la puer­ta del de­par­ta­men­to y los ve­ci­nos la ayu­da­ron en­se­gui­da, pe­ro nin­guno vio na­da ra­ro".

De la mis­ma for­ma, con­sig­nó que te­nía pre­vis­to ana­li­zar las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad del edi­fi­cio y de­ter­mi­nar si pu­die­ron gra­bar el ac­cio­nar de los la­dro­nes.

Po­co des­pués de to­mar co­no­ci­mien­to de lo su­ce­di­do, los dam­ni­fi­ca­dos se co­mu­ni­ca­ron con el te­lé­fono de emer­gen­cias 911, por lo que con­cu­rrió al si­tio un mó­vil del Co­man­do de Pa­tru­lla.

So­bre el fi­nal el hom­bre co­men­tó que ha­lló dos la­dri­llos co­lo­ca­dos entre una puer­ta la­te­ral, que co­nec­ta con el ac­ce­so a las co­che­ras del edi­fi­cio, y el mar­co de la aber­tu­ra, los que ha­brían si­do pues­tos por los su­je­tos pa­ra evi­tar que se cie­rre y po­der es­ca­par.

FA­CUN­DO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

Mau­ro Ge­rar­di co­men­tó que su hi­ja des­cu­brió lo su­ce­di­do cuan­do lle­gó a la vi­vien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.