Ac­cio­nes con­tra el abu­so in­fan­til

Una cam­pa­ña na­cio­nal rea­li­za­da a fi­nes de 2016 pro­vo­có un au­men­to en el nú­me­ro de de­nun­cias res­pec­to del año an­te­rior. Cle­lia Se­ve­ri­ni, pre­si­den­ta de la ONG Creer, Sí, con­si­de­ró fun­da­men­tal “ha­blar del te­ma”.

La Nueva - - SEGURIDAD - Pa­blo An­drés Pas­cual ppas­cual@la­nue­va.com

“Ha­blar es em­pe­zar a pre­ve­nir”. Ese fue el le­ma de una cam­pa­ña na­cio­nal so­bre la pro­ble­má­ti­ca del abu­so se­xual in­fan­til que el mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos reali­zó a fi­nes del año pa­sa­do.

La apa­ri­ción en me­dios de co­mu­ni­ca­ción y otra se­rie de ac­cio­nes pa­ra di­fun­dir­la de­ter­mi­nó que entre no­viem­bre y di­ciem­bre de 2016 se re­cep­cio­na­ran 1.487 lla­ma­das a la lí­nea gra­tui­ta dis­pues­ta pa­ra aten­der de­nun­cias o con­sul­tas, una can­ti­dad 29 ve­ces ma­yor que la re­gis­tra­da du­ran­te el mis­mo pe­río­do de 2015.

En es­te sen­ti­do, la li­cen­cia­da en Tra­ba­jo So­cial, Cle­lia Se­ve­ri­ni, pre­si­den­ta de la ONG Creer, Sí, con­si­de­ró que co­mu­ni­car y aler­tar es pri­mor­dial pa­ra ayu­dar a las víc­ti­mas.

“Uno de nues­tros ob­je­ti­vos es rea­li­zar pro­gra­mas de pre­ven­ción a tra­vés de la in­for­ma­ción. Cree­mos que es fun­da­men­tal di­fun­dir y ha­blar del te­ma. Tam­bién es vi­tal que los me­dios co­la­bo­ren y que la gen­te se­pa que pue­de bus­car ayu­da. En la me­di­da en que es­to se vi­si­bi­li­za es­ta­mos pre­vi­nien­do y co­la­bo­ran­do pa­ra que las víc­ti­mas se ani­men a pe­dir ayu­da”.

Al res­pec­to, la fun­da­do­ra de la en­ti­dad bahien­se in­di­có que se­gu­ra­men­te du­ran­te el año en cur­so di­fun­di­rán en ra­dios lo­ca­les una se­rie de spots al res­pec­to.

“Gi­ran al­re­de­dor de pe­dir ayu­da y de que de es­to se de­be ha­blar”, co­men­tó Se­ve­ri­ni Nue­va.. a La

Un in­for­me es­ta­dís­ti­co rea­li­za­do por la sub­se­cre­ta­ría de Ac­ce­so a la Jus­ti­cia a par­tir del aná­li­sis de las co­mu­ni­ca­cio­nes re­gis­tra­das al 0800-222-1717, del pro­gra­ma "Las Víc­ti­mas con­tra las Vio­len­cias", es­ta­ble­ció que el 42% de esas lla­ma­das fue­ron rea­li­za­das por ca­sos de abu­so in­fan­til.

En el 53% de los he­chos de­nun­cia­dos, los so­me­ti­mien­tos ha­brían ocu­rri­do en la ca­sa de la víc­ti­ma y el 18 en la del agre­sor.

Los da­tos re­ve­la­ron que el 75% de los me­no­res abu­sa­dos tie­nen me­nos de 13 años.

“La me­jor ma­ne­ra de ayu­dar y pre­ve­nir es en­se­ñar­les de chi­cos a cui­dar su cuer­po, de­cir­les cuá­les son las ca­ri­cias que no son apro­pia­das y que de­ben pe­dir ayu­da an­te cual­quier per­so­na que, por más cer­ca­na que sea, ten­ga un acer­ca­mien­to que no co­rres­pon­da, le ha­ble de al­gún se­cre­to o lo ha­ga sen­tir in­có­mo­do”. Tam­bién se es­ta­ble­ció que en el 75% de los ca­sos el res- pon­sa­ble fue un fa­mi­liar y en el 40 el pa­dre del me­nor.

“El abu­so se­xual in­fan­til ocu­rre en su ma­yor par­te den­tro del gru­po in­tra­fa­mi­liar y con per­so­nas cer­ca­nas a los ni­ños. Gen­te que tie­ne una lle­ga­da muy im­por­tan­te y que go­za de mu­cha con­fian­za por par­te del pe­que­ño. Es­to ocu­rre ma­yo­ri­ta­ria­men­te entre las per­so­nas que ro­dean al chico o es­tán muy cer­ca”, agre­gó Cle­lia.

El 49% de los agre­so­res tie­nen entre 18 y 40 años de edad, y el 39 entre 41 y 60.

Por úl­ti­mo, el es­tu­dio re­sal­tó que el 63% de las de­nun­cias fue­ron rea­li­za­das por fa­mi­lia­res del ni­ño abu­sa­do y el 20 por par­te de co­no­ci­dos de la víc­ti­ma.

Se­ve­ri­ni, quien a fi­nes de 2016 ma­ni­fes­tó que en la ONG a su car­go re­ci­ben entre 27 y 30 con­sul­tas men­sua­les, des­ta­có que hay una se­rie de in­di­cios que per­mi­ten ad­ver­tir que un pe­que­ño pue­da su­frir un he­cho de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

“Ge­ne­ral­men­te se pro­du­cen sín­to­mas que se pue­den ob­ser­var, co­mo cam­bios de con­duc­ta, al­te­ra­ción en la ali­men­ta­ción, en el sue­ño o el re­cha­zo ha­cia una per­so­na con la que el chico an­tes so­lía es­tar. Lo más im­por­tan­te es que los adul­tos es­tén aten­tos y cer­ca de los ni­ños”.

In­di­có que aque­lla per­so­na que ten­ga sos­pe­chas so­bre un ca­so de abu­so de­be ac­tuar y so­li­ci­tar ayu­da.

“Pue­de pe­dir in­for­ma­ción en nues­tra ONG o con­cu­rrir a la fis­ca­lía o la co­mi­sa­ría de la Mu­jer. Tam­bién tie­ne la po­si­bi­li­dad de con­cu­rrir a una uni­dad sa­ni­ta­ria o una es­cue­la pa­ra que los orien­ten. Aun­que no se ten­gan da­tos cer­te­ros, an­te cual­quier du­da hay que pe­dir ayu­da a un pro­fe­sio­nal. Lo peor que se pue­de ha­cer es si­len­ciar es­tas si­tua­cio­nes o no ha­blar­las por te­mor a equi­vo­car­se. Es pre­fe­ri­ble es­to a que la si­tua­ción per­ma­nez­ca en si­len­cio y de­jar al chico sin ayu­da”.

Fi­nal­men­te, en­fa­ti­zó la ne­ce­si­dad de fo­men­tar la co­mu­ni­ca­ción en el seno fa­mi­liar.

“Es fun­da­men­tal un diá­lo­go abier­to. Un gru­po ce­rra­do o don­de se ha­bla po­co es pro­pi­cio pa­ra que un chico al que le ocu­rre al­go, pue­de ser un abu­so o cual­quier otro ti­po de mal­tra­to, se ca­lle y no se ani­me a ha­blar­lo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.