Dos his­to­rias de un cas­co azul bahien­se en Hai­tí

Mau­ro cum­plió 2 mi­sio­nes en Hai­tí co­mo cas­co azul: en 2006 y 2012. “La ciu­dad don­de es­tá­ba­mos no te­nía luz, agua po­ta­ble ni ser­vi­cio de re­co­lec­ción de re­si­duos”.

La Nueva - - PORTADA - Por Bren­da Ghi­ber­ti Es­pe­cial pa­ra La Nue­va.

Era 2006 y un día más que pa­sa­ba en la ba­se de los cas­cos azules ar­gen­ti­nos en Go­naï­ves, Hai­tí. Mau­ro Ga­rat­ti, bahien­se, te­nía 19 años y ha­cía guar­dia en el por­tón de ac­ce­so al cuar­tel.

“¡Ga­rat­ti! ¡Ga­rat­ti!”, lo lla­ma­ba Jony, el hai­tiano de 10 años que vi­vía en los al­re­de­do­res de la ba­se y pa­sa­ba siem­pre al sa­lir de la es­cue­la. Sa­bía que Mau­ro y sus com­pa­ñe­ros no du­da­ban en ju­gar y char­lar en sus ra­tos li­bres con los chi­cos.

A ve­ces, Jony te­nía que ter­mi­nar su ta­rea de es­pa­ñol y Mau­ro lo ayu­da­ba. Y sin dar­se cuen­ta, Jony le en­se­ña­ba a Mau­ro crio­llo hai­tiano, la len­gua de los na­ti­vos que se pa­re­ce al fran­cés ofi­cial de la is­la.

“Bon­jou” es buen día. “Bon as­wè” es bue­nas tar­des. “Mè­si” es gra­cias. “Re­te!” es de­tén­ga­se. “Sou­ple” es por fa­vor.

Hai­tí se sa­be: pa­de­ce des­de siem­pre. Cri­sis so­cia­les, desas­tres na­tu­ra­les, ba­ja ca­li­dad de vi­da, ham­bre, en­fer­me­da­des, ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca, vio­len­cia en las ca­lles...

En 2004, Na­cio­nes Uni­das es­ta­ble­ció la mi­sión “Mi­nus­tah” pa­ra man­te­ner la paz y ayu­dar a sa­car a es­te pe­que­ño país del Ca­ri­be de su gran cri­sis hu­ma­ni­ta­ria.

Mau­ro, que aho­ra tie­ne 30 años y es ca­bo prin­ci­pal de In­fan­te­ría de Ma­ri­na, se con­vir­tió en cas­co azul por elec­ción pro­pia y ya fue dos ve­ces a Hai­tí. Su se­gun­da mi­sión vo­lun­ta­ria fue en 2012, a dos años del te­rre­mo­to que de­jó más de 200.000 muer­tos.

“¡Ga­rat­ti! ¡Ga­rat­ti!”, lo lla­ma­ba Jony, que ya era un ado­les­cen­te de 16 años.

“Ale­gría fue ver que se acor­da­ban de uno. Se ve que hi­ci­mos las co­sas bien”, di­ce Mau­ro.

A tra­vés de sus ojos

A Mau­ro —que se crió en Vi­lla Ro­sas, ter­mi­nó la se­cun­da­ria en la es­cue­la de Pom­pe­ya y le gus­ta pa­sar el tiem­po con amigos—, su pri­me­ra mi­sión en Hai­tí le pe­gó fuer­te.

“Me cos­tó en­con­trar­me con la reali­dad que se vi­vía allá. Ver co­mo hay gen­te que su­fre y tie­ne tan­tas ca­ren­cias —cuen­ta—. La ciu­dad don­de es­tá­ba­mos no te­nía luz ni agua po­ta­ble ni ser­vi­cio de re­co­lec­ción de re­si­duos.”

Al vol­ver 6 años des­pués, se en­con­tró con una ciu­dad cam­bia­da: te­nían as­fal­to, ru­tas de la ca­pi­tal a las ciu­da­des más im­por­tan­tes, ve­re­das, semáforos y luces en las ca­lles y en las ca­sas.

—Se las lla­ma la fuer­za de paz, ¿es así?

—Sí, pe­ro a ve­ces la mi­sión cam­bia­ba. Fui­mos pa­ra es­ta­ble­cer la paz y ter­mi­na­mos dan­do mu­cha ayu­da hu­ma­ni­ta­ria por la si­tua­ción en la que se en­con­tra­ba el país. No ha­bía ho­ra­rios, te­nía­mos ac­ti­vi­dad de ma­ña­na, tar­de, no­che o ma­dru­ga­da. Nos to­ca­ba pa­tru­llar 2 o 3 días se­gui­dos con uno de des­can­so. Se tra­ba­ja­ba con tem­pe­ra­tu­ras muy al­tas. A ve­ces era du­ro, pe­ro es lin­do ayu­dar. —¿Có­mo fue ir­te? —En un prin­ci­pio fue to­do muy nue­vo. Te­nía 19 años, re­cién ha­bía in­gre­sa­do a la es­cue­la de su­bo­fi­cia­les, y al tiem­po me sa­lía la po­si­bi­li­dad de ir­me co­mo vo­lun­ta­rio. Me mo­ti­vó el he­cho de que fue­ra una mi­sión de paz. No­so­tros nos pre­pa­ra­mos mu­cho pa­ra po­ner en prác­ti­ca lo que apren­de­mos y uti­li­zar­lo en la vi­da real.

“Si uno de­ci­de ser vo­lun­ta­rio co­mo cas­co azul, sa­be que va a te­ner que re­sig­nar tiem­po con la fa­mi­lia y amigos. En 2006, la co­mu­ni­ca­ción era es­ca­sa. De vez en cuan­do se po­día man­dar un mail o lla­mar por te­lé­fono, con­tar al­go rá­pi­do, de­cir­les que es­tá­ba­mos bien; so­lo por un ra­to por­que atrás mío ha­bía com­pa­ñe­ros que es­pe­ra­ban co­mu­ni­car­se. En 2012 fue dis­tin­to, por­que en la ba­se te­nía­mos in­ter­net, ca­da uno te­nía su ce­lu­lar, es­ta­ban las re­des so­cia­les y nos man­te­nía­mos en con­tac­to. A pe­sar de la dis­tan­cia, uno se sen­tía cer­ca.”

“Al vi­vir ahí y ver la reali­dad de esa po­bla­ción, uno apren­de a va­lo­rar lo que tie­ne. El ca­ble a tie­rra era pen­sar que acá lo iban a es­tar es­pe­ran­do. Vol­ver de la pri­me­ra mi­sión fue fuer­te. Yo era chico y an­sia­ba el reencuentro con la fa­mi­lia.”

“Por mi par­te voy a se­guir sien­do vo­lun­ta­rio siem­pre. Pa­ra ayu­dar.”

“Vol­ver de la pri­me­ra mi­sión fue fuer­te. An­sia­ba el reencuentro con la fa­mi­lia”, di­ce Mau­ro.

GENTILEZA MAU­RO GA­RAT­TI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.