Cuan­do el cor­so es un pe­li­gro

La Nueva - - OPINIÓN -

PO­CAS FIES­TAS po­pu­la­res al­can­za­ron tan­to de­sa­rro­llo en la ciu­dad co­mo los cor­sos de car­na­val. Des­de fi­nes del si­glo XIX las ca­lles del cen­tro de ade­cua­ban pa­ra el des­fi­le de ca­rro­zas, con el ar­ma­do de pal­cos a lo lar­go del re­co­rri­do, ocu­pa­dos por lo más des­ta­ca­do de la so­cie­dad lo­cal. EN 1910, por to­mar un ejem­plo, hu­bo ¡30 cua­dras de cor­so!, con­cu­rri­dí­si­mos a pe­sar de, ese año, re­ci­bir crí­ti­cas ne­ga­ti­vas. “Ape­nas si de­ja­ban ver una do­ce­na de ca­rrua­jes ador­na­dos con da­mas co­no­ci­das, cu­ya pre­sen­cia reivin­di­ca­ba en par­te la or­di­na­riez del con­jun­to. En la ta­rea de real­zar el cor­so co­la­bo­ra­ban las fa­mi­lias li­bran­do gen­til ba­ta­lla de ser­pen­ti­nas”. EN 1922 la co­mi­sión de­sig­na­da por el In­ten­den­te efec­tuó un cor­so por O’Hig­gins y Al­si­na, des­de Saa­ve­dra has­ta La­ma­drid, y San Mar­tín, des­de Al­si­na has­ta Ge­ne­ral Paz, in­vi­ta­do el ve­cin­da­rio “pa­ra que con­tri­bu­ya a que reine el ma­yor en­tu­sias­mo”. LA CO­MU­NA so­li­ci­ta­ba “ob­ser­var las re­glas de las bue­nas costumbres y edu­ca­ción que exi­ge la so­cie­dad bahien­se, que­dan­do prohi­bi­do to­do ac­to de atre­vi­mien­to o in­mo­ra­li­dad”. Tam­bién prohi­bía “la aglo­me­ra­ción de pea­to­nes for­man­do gru­pos de los lla­ma­dos “pa­to­tas, pro­fe­rir pa­la­bras obs­ce­nas y ade­ma­nes in­cul­tos”. LOS MA­YO­RES pro­ble­mas se ori­gi­na­ban en el uso del agua, el abu­so al ti­rar ser­pen­ti­nas o es­pu­ma y jun­tar pa­pel pi­ca­do del pi­so y vol­ver a uti­li­zar­lo. CON ES­TOS an­te­ce­den­tes, es real­men­te des­alen­ta­dor lo ocu­rri­do en los cor­sos de es­te año, que tie­nen un re­co­rri­do re­du­ci­do en com­pa­ra­ción a otros años y que se li­mi­tan a la ac­tua­ción de las com­par­sas. POR UN la­do, que pa­ra un des­fi­le tan mo­des­to se de­ban asig­nar cien po­li­cías pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad, co­mo si fue­ra una opor­tu­ni­dad pa­ra el en­fren­ta­mien­to de ban­das enemi­gas, o la agre­sión gra­tui­ta a los con­cu­rren­tes. VA­RIOS IN­CI­DEN­TES se­ve­ros, ve­ri­fi­ca­dos el pri­mer día de la fies­ta, in­clu­so con po­li­cías he­ri­dos, de­ri­va­ron en la ne­ga­ti­va de las fuer­zas del or­den de cu­brir la se­gun­da jor­na­da, la cual fi­nal­men­te se can­ce­ló. SE PUE­DEN de­di­car mi­les de pa­la­bras al ana­li­zar la si­tua­ción: la pos­tu­ra po­li­cial, la del mu­ni­ci­pio, las in­ter­nas, la po­lí­ti­ca. Pe­ro no de­ja de ser una tris­te se­ñal de los nue­vos tiem­pos, que dio por tie­rra con los cor­sos. LA CA­SA no es­tá en or­den, in­fe­liz­men­te.

Es des­alen­ta­dor lo ocu­rri­do en los cor­sos de es­te año, que a pe­sar de su sen­ci­llez no pu­die­ron lle­var­se a ca­bo sin pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.