“Po­dría ha­ber si­do el des­tino de cual­quier ne­na a las que con­tac­ta­ba”

Lo sos­tu­vo el fis­cal Ro­dol­fo De Lu­cia res­pec­to del com­por­ta­mien­to de Jo­nat­han Lu­na en las re­des so­cia­les. Di­jo que las pe­ri­cias mues­tran en el acu­sa­do por el cri­men de Mi­cae­la Or­te­ga un perfil "ten­dien­do a lo psi­co­pá­ti­co".

La Nueva - - SEGURIDAD - Pablo An­drés Pas­cual ppas­cual@la­nue­va.com

El cri­men de la ado­les­cen­te bahien­se Mi­cae­la Or­te­ga con­mo­cio­nó a la ciu­dad.

A fi­nes de ma­yo del año pa­sa­do la po­li­cía ha­lló el cuer­po sin vi­da de la me­nor a la ve­ra de la ru­ta 3 sur y de­tu­vo a Jo­nat­han Lu­na.

A po­co de pe­dir la ele­va­ción a jui­cio de la cau­sa, el fis­cal Ro­dol­fo De Lu­cia des­cri­bió que el acu­sa­do man­te­nía contacto me­dian­te re­des so­cia­les con va­rias chi­cas, mu­chas de ellas me­no­res de edad, y con­si­de­ró que cual­quie­ra de ellas po­dría ha­ber co­rri­do la mis­ma suer­te de “Mi­ca”.

“Hoy, pró­xi­mos al de­ba­te, la hi­pó­te­sis cen­tral de lo ocu­rri­do es un po­co la que ma­ne­já­ba­mos des­de el prin­ci­pio, y que se ve re­for­za­da con la opi­nión de los cri­mi­na­lis­tas de Mar del Pla­ta”, ex­pli­có el re­pre­sen­tan­te del Mi­nis­te­rio Nue­va. Pú­bli­co a La

“Hu­bo una cap­ta­ción a tra­vés de Facebook. En­ten­de­mos que Lu­na se hi­zo pa­sar por una per­so­na de se­xo fe­me­nino, con la que Mi­cae­la man­tu­vo con­ver­sa­cio­nes des­de fe­bre­ro has­ta el mo­men­to del cri­men”, agre­gó.

De Lu­cia des­cri­bió que es­to se de­ter­mi­nó a par­tir del aná­li­sis de los chats que man­tu­vo la ado­les­cen­te.

“En un mo­men­to le ha­ce un pe­di­do a un perfil con el nom­bre `Ro­chi de Ri­ver´, que cree­mos que era el impu­tado. Es­to se pro­du­ce jus­to cuan­do Mi­cae­la es­ta­ba con un te­ma fa­mi­liar y se que­ría ir de la ca­sa. En rea­li­dad, re­sul­ta­ba ser más una cues­tión de ado­les­cen­tes y, has­ta don­de sa­be­mos, no era na­da gra­ve”.

Men­cio­nó lue­go que, de acuer­do a la acu­sa­ción, al día si­guien­te “la pa­só a bus­car y la lle­vó has­ta don­de sa­be­mos”.

“A par­tir de allí en­tra­mos en un te­rreno más de in­cóg­ni­ta, pe­ro cree­mos, por el perfil de Lu­na, su con­duc­ta en las re­des y has­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas del he­cho, que hu­bo un in­ten­to de abu­so se­xual”.

-¿Ese se­ría el mó­vil del cri­men?

-Es el más ló­gi­co, por­que no ten­dría sen­ti­do lle­var a al­guien has­ta un lu­gar ale­ja­do pa­ra ro­bar­le dos o tres ele­men­tos per­so­na­les de muy po­co va­lor a una ne­na de 12 años. En ese pun­to, cree­mos que Mi­cae­la se pu­do ha­ber in­ten­ta­do de­fen­der y eso dis­pa­rar la agre­sión de Lu­na, que la ter­mi­na ma­tan­do.

-¿Mi­cae­la es­tu­vo en la ca­sa del ba­rrio Sa­la­de­ro, don­de en­con­tra­ron al­gu­nas de sus co­sas?

-No te­ne­mos na­da que in­di­que ha­ya es­ta­do allí. Más bien to­do lo con­tra­rio, ya que se­gún el con­jun­to de prue­bas sur­gi­do de la da­ta del fa­lle­ci­mien­to y lo que se­ña­lan los diá­lo­gos a los que tu­vi­mos ac­ce­so, el en­cuen­tro con el acu­sa­do y el ho­mi­ci­dio ha­brían ocu­rri­do el mis­mo día.

-¿Ha­bía con­tac­ta­do a otras chi­cas?

-Te­ne­mos acre­di­ta­dos, con la pro­vi­so­rie­dad de es­ta eta­pa, mu­chos diá­lo­gos con­cre­tos y jó­ve­nes que han con­ta­do que man­tu­vie­ron char­las con Lu­na. In­clu­so, te­nía mu­chos diá­lo­gos du­ran­te un mis­mo día.

“Man­te­nía con­tac­tos con chi­cas más gran­des y me­no­res. Siem­pre ha­bía una cues­tión de acer­ca­mien­to y en al­gu­nos ca­sos pro­pues­tas de en­cuen­tro”.

En es­te sen­ti­do, el le­tra­do afir­mó que “con el ca­so de Mi­cae­la lo que dis­pa­ra la tragedia fue una si­tua­ción de azar en es­ta his­to­ria que ha­ce que se en­cuen­tren. Po­dría ha­ber si­do el des­tino de cual­quier ne­na a las que con­tac­ta­ba o po­dría ha­ber vuel­to a ocu­rrir si no po­día­mos en­con­trar­lo".

-¿Qué pa­pel tie­ne Ma­ría Es­pi­no­za, quien por en­ton­ces era pa­re­ja de Lu­na?

-Es una tes­ti­go cen­tral, que en bue­na me­di­da nos abre el ca­mino pa­ra lle­gar has­ta el impu­tado. Le to­ma­mos una se­gun­da de­cla­ra­ción, en el Juz­ga­do de Ga­ran­tías, que fue fil­ma­da pa­ra ase­gu­rar­nos esa prue­ba, y nos apor­tó más ele­men­tos.

“Es quien re­co­no­ce por pri­me­ra vez a Lu­na con Mi­cae­la en la fil­ma­ción de las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad y se­ña­la que un ob­je­to ha­lla­do en el lu­gar del he­cho le per­te­ne­ce al pro­ce­sa­do. Sa­be­mos que su­fría la vio­len­cia de Lu­na y lo te­ne­mos co­rro­bo­ra­do por otras fuen­tes. Ese es su rol, más allá de que siem­pre flo­tó el cues­tio­na­mien­to de que si sa­bía al­go por qué no lo di­jo an­tes”, agre­gó.

Acer­ca de la per­so­na­li­dad del acu­sa­do, el fis­cal des­cri­bió que los en­cuen­tros que man­tu­vo du­ran­te la ins­truc­ción fue­ron muy cor­tos, por lo que se ba­sa en los re­sul­ta­dos de las pe­ri­cias psi­co­ló­gi­cas.

“Los pe­ri­tos des­cri­ben a una per­so­na con una ten­den­cia al­ta a la vio­la­ción de nor­mas. Lo ex­hi­ben con un perfil ten­dien­do a lo psi­co­pá­ti­co y fal­ta de em­pa­tía res­pec­to de los de­mas. Un in­di­vi­duo que tie­ne una ten­den­cia a la sa­tis­fac­ción de sus pro­pios im­pul­sos, más allá de lo que eso pue­da ge­ne­rar”, fi­na­li­zó.

FA­CUN­DO MO­RA­LES-LA NUE­VA.

El impu­tado con­cu­rrió en los úl­ti­mos días a la fis­ca­lía y nue­va­men­te se ne­gó a de­cla­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.