Me­re­ci­do pre­mio a la in­sis­ten­cia

La Nueva - - DEPORTES. OLIMPO-BANFIELD -

In­ten­so, com­pro­me­ti­do, per­sis­ten­te y lu­cha­dor, Olim­po ela­bo­ró ano­che una vic­to­ria que ne­ce­si­ta­ba pa­ra re­va­li­dar su buen arran­que ba­jo la con­duc­ción téc­ni­ca de Ma­rio Sciac­qua y sus pre­ten­sio­nes de man­te­ner­se en la má­xi­ma ca­te­go­ría del fút­bol ar­gen­tino.

El ca­be­za­zo cru­za­do de Yo­nat­han Ca­bral, a los 37 mi­nu­tos del se­gun­do tiem­po, fue un pre­mio a su bús­que­da cons­tan­te. Y no só­lo en el mar­ca­dor, tam­bién en el ba­lan­ce del jue­go el con­jun­to au­ri­ne­gro le sa­có una ven­ta­ja a Ban­fi­eld. Más allá de sus di­fi­cul­ta­des ha­bi­tua­les pa­ra lle­gar al gol, su­po acu­mu­lar los mé­ri­tos su­fi­cien­tes pa­ra afe­rrar­se a tres pun­tos vi­ta­les.

Un ra­to an­tes, Sar­mien­to de Ju­nín le ha­bía ga­na­do a Tem­per­ley ge­ne­rán­do­le a la es­cua­dra bahien­se una pre­sión ex­tra en la pu­ja por la per­ma­nen­cia. Sin em­bar­go, des­pués de un co­mien­zo con mu­cho sus­to –ti­ro li­bre en el pos­te y pos­te­rior ta­pa­da de Gab­ba­ri­ni en el re­bo­te–, Olim­po afir­mó su pos­tu­ra en el te­rreno.

Du­ran­te va­rios pa­sa­jes re­pi­tió la ima­gen del lu­nes an­te­rior fren­te a Co­lón, en San­ta Fe, y lle­vó bá­si­ca­men­te la ini­cia­ti­va del en­cuen­tro. Pre­sio­nó ade­cua­da­men­te con la in­ten­ción de re­cu­pe­rar rá­pi­da­men­te el es­fé­ri­co y dar­le in­me­dia­to des­tino ha­cia los vo­lan­tes ex­ter­nos o los dos de­lan­te­ros.

Vi­lla­rruel y Blanco apun­ta­la­ron con qui­te y dis­tri­bu­ción, Te­lle­chea y Piz­zi­ni in­quie­ta­ron con sus co­rri­das y la du­pla Co­ni­glioS­trah­man se mo­vió per­ma­nen­te­men­te en pro­cu­ra de ha­llar los es­pa­cios.

El des­plie­gue y la ver­ti­ca­li­dad del equi­po bahien­se no tu­vo igual­men­te co­rres­pon­den­cia en las apro­xi­ma­cio­nes al ar­co cus­to­dia­do por Hi­la­rio Na­va­rro. Le fal­tó pro­fun­di­dad y el úl­ti­mo to­que pa­ra hil­va­nar al­gu­na ma­nio­bra de cla­ro pe­li­gro.

Ban­fi­eld gi­ró al­re­de­dor de la ha­bi­li­dad de Brian Sar­mien­to y de la ex­pe­rien­cia de Ni­co­lás Ber­to­lo. No obs­tan­te ca­re­ció de ar­gu­men­tos fut­bo­lís­ti­cos pa­ra des­ba­ra­tar el só­li­do desem­pe­ño de la re­ta­guar­dia lo­cal.

En el com­ple­men­to, Olim­po siem­pre in­ten­tó. A ve­ces con más vér­ti­go que ideas, es cier­to, pe­ro con una ac­ti­tud pon­de­ra­ble. En la lec­tu­ra del par­ti­do, Sciac­qua acer­tó con los cam­bios. Rom­pió el me­dio y re­car­gó la ofensiva con los su­ce­si­vos in­gre­sos de Vidal y Pé­rez Gue­des. Ahí ga­nó en agre­si­vi­dad, aho­gó la sa­li­da de Ban­fi­eld y lo que­bró por arri­ba pa­ra pro­vo­car el opor­tuno desaho­go que el Car­mi­nat­ti es­pe­ra­ba.

En su ob­je­ti­vo, Olim­po se acer­có a Ar­se­nal y Quil­mes en los pro­me­dios, pe­ro ade­más mos­tró sig­nos alen­ta­do­res. No es po­co...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.