“No pier­dan tiem­po, es va­lio­sí­si­mo”, di­ce una re­fe­ren­te de Ayu­da-Le

A ins­tan­cias de su es­po­so, fa­lle­ci­do en 1990, Ma­ría Te­re­sa Ca­po­ric­ci se con­vir­tió en un pi­lar de la ins­ti­tu­ción.

La Nueva - - LA CIUDAD. - Cco­rra­det­ti@la­nue­va.com

LU­CHA CON­TRA LA LEU­CE­MIA Ce­ci­lia Co­rra­det­ti

En 1990 Luis Cas­ti­llo te­nía 35 años, una es­po­sa y dos hi­jos. Era in­quie­to, tra­ba­ja­dor. Dos años an­tes, en un con­trol de ru­ti­na, le diag­nos­ti­ca­ron leu­ce­mia. Al prin­ci­pio, la sor­pre­sa, la in­cer­ti­dum­bre. Des­pués, el im­pul­so a una lu­cha por re­cu­pe­rar­se y ayu­dar a quie­nes tran­si­ta­ban esa misma con­di­ción.

El 25 de fe­bre­ro de aquel año Luis fa­lle­ció, pe­ro su sue­ño que­dó in­tac­to y cre­ció has­ta con­ver­tir­se en el pun­ta­pié ini­cial pa­ra la Aso­cia­ción de Ayu­da al Leu­cé­mi­co, Ayu­da-Le.

Fue a ins­tan­cias de su mu­jer, Ma­ría Te­re­sa Ca­po­ric­ci, quien ja­más aban­do­nó la pre­mi­sa.

Jun­to con Luis, hu­bo un ni­ño bahien­se que pe­lea­ba con­tra la misma en­fer­me­dad: Ni­co­lás Fer­nán­dez.

Las dos cam­pa­ñas so­li­da­rias con el ob­je­to de re­cau­dar fon­dos pa­ra que pu­die­ran via­jar y so­me­ter­se a trans­plan­tes de mé­du­la ósea, se hi­cie­ron ca­si de ma­ne­ra si­mul­tá­nea. Pe­ro nin­guno lle­gó a tiem­po.

“Te­re” no ha­bla de en­fer­mos, sino sim­ple­men­te de “gue­rre­ros”, más allá del re­sul­ta­do fi­nal.

--¿Qué se hi­zo con esos fon­dos?

--Se vol­ca­ron a la com­pra de una má­qui­na re­vo­lu­cio­na­ria se­pa­ra­do­ra de cé­lu­las. Esa ad­qui­si­ción mar­có un an­tes y un des­pués. Más tar­de, con la ayu­da de la co­mu­ni­dad, em­pre­sas y en­ti­da­des in­ter­me­dias lo­gra­mos la se­de pro­pia, en Ro­ca y Cas­te­lli.

--¿Qué re­cuer­da de en­ton­ces?

--La so­li­da­ri­dad, la ayu­da de la pren­sa, la co­la­bo­ra­ción a tra­vés de oraciones, me­da­llas, car­tas, ade­más de di­ne­ro.

--¿Có­mo fue el mo­men­to en que le in­for­man a Luis su diag­nós­ti­co?

--El doc­tor Re­gino Alvarez nos de­ri­vó a la Aca­de­mia de Me­di­ci­na, en Bue­nos Ai­res. Allí se con­fir­mó. Sa­li­mos de­ses­pe­ra­dos y dos pa­cien­tes re­cu­pe­ra­dos nos in­vi­ta­ron a tomar un ca­fé. Ha­bían for­ma­do una aso­cia­ción que ayu­da­ba a mu­chos leu­cé­mi­cos. Ese ra­to fue muy im­por­tan­te, nos tran­qui­li­zó.

--¿Qué acon­se­ja a quie­nes atra­vie­san un mo­men­to si­mi­lar?

--Que ha­blen, que lu­chen pa­ra lo­grar un diag­nós­ti­co tem­prano, que no pier­dan tiem­po, es va­lio­sí­si­mo. Y que sie­te de ca­da diez ca­sos se cu­ran. No hay que te­ner mie­do, sino ocu­par­se.

--¿Qué re­pre­sen­ta en Bahía la se­de pro­pia?

--Un pi­lar, jun­to con los ocho de­par­ta­men­tos si­tua­dos en Bai­go­rria al 2100, cer­ca del Hos­pi­tal Pen­na, des­ti- na­dos a las fa­mi­lias que de­ben acom­pa­ñar a los pa­cien­tes du­ran­te días o me­ses pa­ra cum­plir con los tra­ta­mien­tos. Dic­ta­mos ta­lle­res pa­ra chi­cos, nos di­ver­ti­mos, nos reí­mos. Des­pe­di­mos a los que se van y re­ci­bi­mos a los nue­vos...

--¿Ha lo­gra­do acos­tum­brar­se al do­lor?

--Uno no se acos­tum­bra al do­lor. Ca­da ca­so lle­ga al al­ma de for­ma es­pe­cial. Yo acon­se­jo que cuan­do no se pue­de, se ale­jen. Me su­ce­dió ha­ce un tiem­po, con un be­bé. Sen­tía que no po­día. Fui a la igle­sia y le con­té al sa­cer­do­te que se me ha­cía im­po­si­ble. --¿Y qué su­ce­dió des­pués? --Vol­ví a le­van­tar­me. Me di cuen­ta de que soy útil mien­tras me en­cuen­tre for­ta­le­ci­da, de pie. No ayu­da tomar ca­da ca­so co­mo pro­pio.

--¿Có­mo se sue­le des­pe­dir a los que se van?

--Siem­pre con una son­ri­sa, con un fuer­te aplau­so. Otros van lle­gan­do y hay que con­ta­giar­les ale­gría. El cán­cer no en­fer­ma al al­ma, por eso hay que apo­yar­la con amor y con­ten­ción. Ese apo­yo es tan im­por­tan­te co­mo los pro­pios me­di­ca­men­tos.

--¿Son su­fi­cien­tes los vo­lun­ta­rios?

--No al­can­zan. So­mos al­re­de­dor de 15 pa­ra re­par­tir­nos en mu­chas ta­reas, des­de vi­si­tar en­fer­mos, acom­pa­ñar a las fa­mi­lias, acon­di­cio­nar y ofre­cer los de­par­ta­men­tos y aten­der las ne­ce­si­da­des de la pa­tru­lla que se em­pla­za en el Hos­pi­tal Pen­na, que cuen­ta con seis ha­bi­ta­cio­nes ais­la­das. Mu­chas ve­ces las en­fer­me­ras re­quie­ren ele­men­tos co­mo agu­jas, cin­tas, ca­té­te­res, que no­so­tros pro­vee­mos.

--¿Da cier­ta tran­qui­li­dad ayu­dar a los de­más a tran­si­tar un pro­ce­so tan di­fí­cil?

--Me ha­ce fe­liz. A pe­sar de to­do, pa­sa­mos muy lin­dos mo­men­tos en los ta­lle­res y me gra­ti­fi­ca ayu­dar. Es al­go así co­mo vol­ver a em­pe­zar to­dos los días.

--¿Des­cen­dió la can­ti­dad de so­cios?

--No, por­que la cuo­ta es mí­ni­ma. Con­ta­mos con 2.000, que re­pre­sen­tan nues­tro úni­co in­gre­so. No te­ne­mos sub­si­dios fi­jos, nos ayu­da­mos con fe­rias, des­fi­les y otros en­cuen­tros. De­fi­ni­cio­nes Mi­sión. “Es im­por­tan­te te­ner cla­ro en la vida pa­ra qué vi­ni­mos al mun­do, cuál es nues­tra mi­sión”, re­fle­xio­nó la di­ri­gen­te. Dar. “Jus­ta­men­te días atrás ha­blá­ba­mos con las vo­lun­ta­rias acer­ca de la im­por­tan­cia de co­no­cer nues­tro ob­je­ti­vo, por­que nos per­mi­te se­guir ade­lan­te. Hay mu­cha gen­te que no lo co­no­ce y es una pe­na, por­que tal vez ten­ga mu­cho pa­ra dar”. Im­pul­sor. Lue­go re­cor­dó la la­bor in­can­sa­ble de Dan­te Zi­to, uno de los más en­tu­sias­tas im­pul­so­res de la asis­ten­cia al leu­cé­mi­co en Bahía Blan­ca y ges­tor de la cons­truc­ción de los pri­me­ros cua­tro de ocho de­par­ta­men­tos.

“Ha­blen, lu­chen pa­ra lo­grar un diag­nós­ti­co tem­prano. Sie­te de ca­da diez ca­sos se cu­ran. No hay que te­ner mie­do, sino ocu­par­se”, di­ce Ma­ría Te­re­sa.

Ca­li­dad. “Hoy su hi­ja Mó­ni­ca es pre­si­den­ta de la ins­ti­tu­ción, pe­ro, la ver­dad, de­be­mos agra­de­cer a mu­cha gen­te lin­da que acom­pa­ña y que ha­ce lo po­si­ble pa­ra que Ayu­da-Le lo­gre por mu­chos años más la me­jor ca­li­dad de vida de es­tas per­so­nas”, agre­gó. SUM. La inau­gu­ra­ción de un sa­lón de usos múl­ti­ples en el com­ple­jo de de­par­ta­men­tos es el pró­xi­mo desafío. "Lo hi­ci­mos con fon­dos de una cam­pa­ña an­te­rior y es­ta­mos fe­li­ces por­que im­pli­ca otro lu­gar pa­ra que los chi­cos en tratamiento pue­dan re­unir­se, des­pla­zar­se, ju­gar. Los de­par­ta­men­tos son her­mo­sos, equi­pa­dos, pe­ro pe­que­ños.

GENTILEZA AYU­DA-LE

"Te­re" jun­to a par­te del equi­po de vo­lun­ta­ria­do. Los in­gre­sos lle­gan de los 2.000 so­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.