El de­ba­te de la edu­ca­ción

La Nueva - - OPINIÓN. - Por Mi­guel A.R. Do­na­dío

El de­ba­te edu­ca­ti­vo adop­ta co­mo to­dos los años una for­ma en­dé­mi­ca aco­ta­da a la ló­gi­ca sa­la­rial. La ne­go­cia­ción pa­ri­ta­ria se vuel­ve eter­na y ade­más ba­jo una épi­ca be­li­co­sa que im­pi­de dis­cu­sio­nes más pro­lí­fi­cas.

De ese es­ta­do de anar­quía en el que con­flu­yen au­to­ri­da­des y sin­di­ca­tos es im­pe­rio­so vol­ver al ca­mino cons­ti­tu­cio­nal que pres­cri­be la pre­va­len­cia del de­re­cho a la edu­ca­ción so­bre el de­re­cho a la huel­ga. Es­te es un pri­mer pun­to ele­men­tal. No po­de­mos vi­vir ba­jo el im­pe­rio de la ley de la selva.

En Fin­lan­dia, la úl­ti­ma huel­ga do­cen­te da­ta de 1983 y sus avan­ces en ma­te­ria edu­ca­ti­va tie­nen un re­co­no­ci­mien­to mun­dial. No­so­tros con mi­les de huel­gas en­ci­ma des­de la re­cu­pe­ra­ción de­mo­crá­ti­ca no he­mos po­di­do lo­grar re­sul­ta­dos alen­ta­do­res. Más bien el de­cli­ve de la igua­li­ta­ria es­cue­la sar­mien­ti­na ha si­do no­to­rio; y lo peor sin que has­ta aho­ra se vea la luz al fi­nal del tú­nel.

La dis­cu­sión de fon­do so­bre el sis­te­ma edu­ca­ti­vo vis­to co­mo un to­do es pri­mor­dial, ya que to­da­vía ri­ge el mo­de­lo in­dus­trial del si­glo XIX que adies­tra en for­ma uni­for­me a to­dos los alum­nos por igual. La ri­gi­dez de los ho­ra­rios, la se­pa­ra­ción por eda­des, el mol­de pre­fa­bri­ca­do de ma­te­rias a to­dos por igual ha­ce que las es­cue­las se pa­rez­can a un fá­bri­ca.

En ese es­que­ma rí­gi­do se im­po­ne el pa­ra­dig­ma del asa­la­ria­do, o sea un alum­na­do, que sa­li­do del sis­te­ma for­mal es in­ca­paz de ge­ne­rar una ac­ti­vi­dad la­bo­ral por sí mis­mo y so­lo es­pe­ra que otro le dé tra­ba­jo. Ello, en vez de ser edu­ca­dos en el mo­de­lo del em­pren­de­do­ris­mo y con una orien­ta­ción más per­so­na­li­za­da a los ta­len­tos de ca­da uno de los edu­can­do.

Hay que dis­cu­tir tam­bién la po­si­bi­li­dad de que las es­cue­las ten­gan sus pro­pios pro­yec­tos edu­ca­ti­vos y una cier­ta au­to­no­mía pa­ra fi­jar sus cu­rrí­cu­las dan­do cen­tra­li­dad al per­fil del di­rec­tor del es­ta­ble­ci­mien­to es­co­lar que de­be­rá te­ner com­pe­ten­cias es­pe­cia­les pa­ra lle­var ade­lan­te su ges­tión es­co­lar con una ma­yor des­cen­tra­li­za­ción adap­ta­da a su ám­bi­to de ac­tua­ción te­rri­to­rial.

Hay que des­te­rrar el sis­te­ma eva­lua­to­rio de la edu­ca­ción for­mal que pre­mia a los bue­nos re­pe­ti­do­res de la lec­ción da­da por el maes­tro. De esa for­ma el sis­te­ma edu­ca­ti­vo for­mal ter­mi­na ge­ne­ran­do un au­tó­ma­ta. Las ma­te­rias son obli­ga­to­rias aun­que se ten­ga ta­len­to o gus­to por otra co­sa.

Mu­chas gran­des per­so­na­li­da­des de la his­to­ria fra­ca­sa­ron en el sis­te­ma for­mal o di­rec­ta­men­te no ter­mi­na­ron o no con­cu­rrie­ron co­mo: Leo­nar­do Da Vin­ci, Al­bert Eins­tein, Wins­ton Chur­chill, Ste­ve Jobs, Wolf­gang Ama­deus Mo­zart, Tho­mas Al­va Edi­son, Agat­ha Ch­ris­tie; y mu­chos de­por­tis­tas co­mo Lio­nel Mes­si o Die­go Ma­ra­do­na que tam­po­co ter­mi­na­ron la edu­ca­ción for­mal.

Howard Gard­ner en su li­bro so­bre las in­te­li­gen­cias múl­ti­ples ex­pli­ca cla­ra­men­te que hay mu­chas ha­bi­li­da­des que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos. Con ello ha de­mos­tra­do que con­si­de­rar “in­te­li­gen­te” al que tie­ne bue­nas no­tas en el sis­te­ma for­mal es un gran im­be­ci­lis­mo.

La cla­se ma­gis­tral con la asis­ten­cia de una ti­za y una pi­za­rra ha de­ja­do de te­ner ma­yor atrac­ción pa­ra los alum­nos mi­lle­nials en los que se im­po­ne la cul­tu­ra au­dio­vi­sual. Por otro la­do es­tá com­pro­ba­do que de una cla­se oral el po­der re­ten­ti­vo del alumno es mu­cho me­nor que en una cla­se con so­por­tes tec­no­ló­gi­cos.

Y ade­más el co­no­ci­mien­to de las co­sas hoy es­tá en in­ter­net, por tan­to el rol del maes­tro si­glo XXI de­be cam­biar de trans­mi­sor en­ci­clo­pé­di­co a fa­ci­li­ta­dor del pro­ce­so de apren­di­za­je. La edu­ca­ción de­be ten­der ha­cia la per­so­na­li­za­ción y no se­guir en la ma­si­fi­ca­ción cu­rri­cu­lar.

Pa­re­ce men­ti­ra pe­ro los chi­cos des­pués de ha­cer el “cur­sus ho­no­rum” du­ran­te años en el sis­te­ma for­mal ter­mi­nan el ci­clo pri­ma­rio - se­cun­da­rio no tie­nen ga­ran­ti­za­do el des­cu­bri­mien­to de sus ver­da­de­ras vocaciones.

Al­gu­nos in­gre­san en el ci­clo ter­cia­rio y/o uni­ver­si­ta­rio y en el pri­mer año una in­men­sa ma­yo­ría de ellos se da cuen­ta que la ca­rre­ra ele­gi­da no re­sul­ta de su agra­do.

El mun­do ha cam­bia­do mu­cho co­mo pa­ra se­guir con la mis­mo mo­de­lo de edu­ca­ción es­tan­da­ri­za­da.

Nos he­mos que­da­do con un mo­de­lo an­qui­lo­sa­do del si­glo XIX, con maes­tros del si­glo XX y alum­nos del si­glo XXI; que su­fren un es­que­ma edu­ca­ti­vo que en vez de po­ten­ciar­los en sus ta­len­tos, los ador­me­ce y abu­rre en co­sas que no les in­tere­san.

La edu­ca­ción for­mal en­tra­rá ca­da vez más en com­pe­ten­cia con la edu­ca­ción no for­mal, las ti­tu­la­cio­nes en­tra­rán en cri­sis fren­te a las com­pe­ten­cias y sa­be­res ad­qui­ri­dos en otras ins­tan­cias. El apren­di­za­je por fue­ra del sis­te­ma es­co­lar cre­ce­rá enor­me­men­te. La es­cue­la con­ce­bi­da co­mo en el si­glo XIX es­tá en una cri­sis ter­mi­nal.

Los es­ta­ble­ci­mien­to es­co­la­res que vi­van amu­ra­lla­dos su­cum­bi­rán a ma­nos de aque­llos otros que lo­gren in­ter­ac­tuar con el me­dio am­bien­te que los ro­dea, con­for­man­do un nue­vo eco­sis­te­ma edu­ca­ti­vo mu­cho más atrac­ti­vo pa­ra los jó­ve­nes.

¿Lle­ga­rá un día en que nues­tras es­cue­las ten­gan que com­pe­tir con es­cue­las vir­tua­les de otros lu­ga­res del mun­do? ¿Ba­ra­del le ha­rá pa­ro al mun­do en­te­ro pa­ra im­pe­dir que los chi­cos se edu­quen?

El poe­ta ir­lan­dés Wi­lliam Butler Yeats se ha lu­ci­do con una frase so­bre edu­ca­ción: “Edu­car no con­sis­te en lle­nar un re­ci­pien­te, con­sis­te en en­cen­der un fuego”.

“La dis­cu­sión de fon­do re­sul­ta pri­mor­dial, ya que to­da­vía ri­ge el mo­de­lo in­dus­trial del si­glo die­ci­nue­ve, que adies­tra en for­ma uni­for­me a to­dos los alum­nos por igual.”

Mi­guel A.R. Do­na­dío fue can­di­da­to a in­ten­den­te de nues­tra ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.