Una reali­dad que due­le y es­pan­ta

La Nueva - - OPINIÓN. -

CO­MO SU­CE­DE en tan­tos ór­de­nes de la vida, mu­chas cues­tio­nes em­pie­zan a exis­tir, a ser cier­tas, a ser una reali­dad cuan­do le ocu­rren a uno. HAS­TA EN­TON­CES pa­re­cie­ra que se tra­ta de fe­nó­me­nos aje­nos, ale­ja­dos y has­ta im­pe­di­dos de ocu­rrir en la es­ce­na co­ti­dia­na pro­pia. HAS­TA QUE el asun­to gol­pea en nues­tra ca­sa. Es, en par­te, lo que ocu­rrió en Bahía Blan­ca con la muer­te de un ni­ño de 15 años (ni­ño, más allá de que por su edad es­tá en la ado­les­cen­cia) por in­ha­lar gas bu­tano, un re­cur­so que per­mi­te, se­gún se ex­pli­ca, te­ner un ins­tan­te alu­ci­nó­geno de­bi­do a un ador­me­ci­mien­to por fal­ta de oxí­geno en el ce­re­bro. EL USO de es­te gas co­mo dro­ga no es nue­vo. En 2011 un ado­les­cen­te mu­rió en Vi­lla Car­los Paz por in­ha­lar­lo y en los úl­ti­mos años es­te re­cur­so se ha ex­pan­di­do en­tre cier­tos gru­pos que van bus­can­do nue­vas al­ter­na­ti­vas en ma­te­ria de dro­gas. ES CO­NO­CI­DO el uso que se ha­ce del pe­ga­men­to pa­ra ob­te­ner cier­tos efec­tos, al pun­to que mu­chas fe­rre­te­rías han ma­ni­fes­ta­do su preo­cu­pa­ción por la can­ti­dad de me­no­res que con­cu­rren a sus ne­go­cios pa­ra com­prar es­te pro­duc­to. EN EL ca­so del gas bu­tano la si­tua­ción es sim­ple: los pi­bes lo con­si­guen com­pran­do un en­cen­de­dor des­car­ta­ble: los kios­cos son los ines­pe­ra­dos pro­vee­do­res. LOS ES­PE­CIA­LIS­TAS ex­pli­can que el gas bu­tano es, pa­ra los chi­cos, “una dro­ga de ex­pe­ri­men­ta­ción” -que pro­du­cen un efec­to de in­to­xi­ca­ción-, con mu­chos efec­tos se­cun­da­rios que po­nen en ries­go la vida y ha­ce que no se pa­se de unas po­cas pri­me­ras ex­pe­rien­cias. Son con­duc­tas pa­ra­sui­ci­das. NO SE tra­ta de una si­tua­ción sim­ple de re­sol­ver ni de pre­ve­nir, aun­que se ase­gu­ra que hay cla­ras ad­ver­ten­cias a par­tir de de­ter­mi­na­dos com­por­ta­mien­tos por par­te de las per­so­nas, que en mu­chos ca­sos, se ase­gu­ra, “pa­san des­aper­ci­bi­dos in­clu­so pa­ra la fa­mi­lia”. NO ES sim­ple es­ta­ble­cer las cau­sas de es­tas con­duc­tas, aun­que se con­si­de­ra que son pro­pias de la ado­les­cen­cia, una eta­pa don­de las emo­cio­nes son fuer­tes y la fra­gi­li­dad ma­yor. De allí tam­bién la can­ti­dad de sui­ci­dios, o in­ten­tos de sui­ci­dio a par­tir de con­duc­tas de ries­go. EL GAS, el pa­co, el pe­ga­men­to son par­te de una reali­dad a la que se ne­ce­si­ta re­co­no­cer pa­ra, den­tro de las po­si­bi­li­da­des que se ten­gan, aten­der y bus­car res­pues­tas des­de to­dos los es­pa­cios.

El uso de gas bu­tano co­mo dro­ga no es nue­vo. En 2011, un ado­les­cen­te mu­rió en Vi­lla Car­los Paz des­pués de in­ha­lar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.