Tra­ta de per­so­nas: “de­nun­ciar es una for­ma de ejer­ci­cio ciu­da­dano”

Dos ONG bahien­ses tra­ba­jan pa­ra con­cien­ti­zar so­bre es­ta pro­ble­má­ti­ca y aler­tar acer­ca de los pe­li­gros. “La so­cie­dad se ha sen­si­bi­li­za­do y reac­cio­na­do”, di­jo Fran­co Di Santi, re­pre­sen­tan­te de una de las or­ga­ni­za­cio­nes.

La Nueva - - SEGURIDAD. - CUIDARNOS EN­TRE TO­DOS Pablo An­drés Pas­cual ppas­cual@la­nue­va.com

La tra­ta de per­so­nas no es un te­ma me­nor, más aún en una ciu­dad que por la pre­sen­cia del puerto y su po­si­ción geo­grá­fi­ca, que la ubi­ca co­mo ac­ce­so a la Pa­ta­go­nia y no­do re­gio­nal, es con­si­de­ra­da por al­gu­nos co­mo "un pun­to ca­lien­te" res­pec­to de es­ta pro­ble­má­ti­ca.

Di­fu­sión, ta­reas de con­cien­ti­za­ción y el com­pro­mi­so pa­ra in­ves­ti­gar los ca­sos han pro­vo­ca­do que la so­cie­dad co­mien­ce a com­pren­der lo preo­cu­pan­te de es­ta si­tua­ción.

Las ONG lo­ca­les Bahía con­tra la Tra­ta y el Cen­tro La Mi­sión, jun­to con alum­nos del vo­lun­ta­ria­do de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur, llevan ade­lan­te un pro­gra­ma de­no­mi­na­do “De Pre­ve­nir Se Tra­ta”.

“Vi­mos co­mo al­go ur­gen­te tra­ba­jar so­bre la pre­ven­ción y en el cui­da­do in­di­vi­dual. Des­ta­ca­mos el va­lor de de­nun­ciar, ha­cien­do hin­ca­pié en la uti­li­za­ción del 145 pa­ra rea­li­zar­lo. Pre­ten­de­mos tras­la­dar el con­cep­to que co­mo so­cie­dad te­ne­mos que sen­si­bi­li­zar­nos más con es­ta pro­ble­má­ti­ca y ge­ne­rar una con­ten­ción pa­ra que es­to no va­ya avan­zan­do”, co­men­tó Fran­co Di Santi, re­fe­ren­te de Bahía con­tra la Tra­ta.

“De­nun­ciar es un for­ma de ejer­ci­cio ciu­da­dano, pa­ra que lue­go la jus­ti­cia cum­pla su rol, de­ter­mi­nan­do si exis­te tra­ta o no”, agre­gó.

Pre­ci­sa­men­te, se­gún es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, a ni­vel na­cio­nal se re­ci­bie­ron el año pa­sa­do 3.256 de­nun­cias en la lí­nea gra­tui­ta, mien­tras que en 2015 fue­ron 2.732. En 2012 el nú­me­ro ape­nas al­can­za­ba a 600. A me­dia­dos de 2016 La Nue­va.

pu­bli­có un in­for­me en el que la li­cen­cia­da Zai­da Gat­ti, ti­tu­lar del Pro­gra­ma Na­cio­nal de Res­ca­te y Acom- pa­ña­mien­to a las Per­so­nas Dam­ni­fi­ca­das por el De­li­to de Tra­ta, de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia y De­re­chos Hu­ma­nos de la Na­ción, des­cri­bió a nues­tra ciu­dad co­mo “una zo­na ro­ja” res­pec­to de es­ta pro­ble­má­ti­ca.

“Esa nota sir­vió pa­ra ins­ta­lar el te­ma y que de­ba­ta­mos cuál era la reali­dad en nues­tra ciu­dad. A Pun­ta Al­ta, Bahía y Whi­te se lo de­fi­nió siem­pre co­mo un trián­gu­lo que for­ma­ba una zo­na ca­lien­te en el te­ma y so­bre eso se ha avan­za­do mu­cho”.

Con­si­de­ró que en esa si- tua­ción co­la­bo­ra­ron los avan­ces en las in­ves­ti­ga­cio­nes lle­va­das ade­lan­te por la fis­ca­lía fe­de­ral y pro­vin­cial.

“Ayu­da­ron las sen­ten­cias, la con­so­li­da­ción de los lu­ga­res de de­nun­cia, y una so­cie­dad que se ha sen­si­bi­li­za­do y reac­cio­na­do. De to­das ma­ne­ras, fal­ta mu­cho en el te­ma del res­ca­te de víc­ti­mas y los pro­gra­mas so­cia­les pa­ra la re­in­ser­ción pos­te­rior”.

Des­cri­bió que en Bahía Blan­ca el vo­lun­ta­ria­do lo abor­dan prin­ci­pal­men­te so­bre la tra­ta con fi­nes de ex­plo­ta­ción se­xual.

“La cul­tu­ra la ha­ce­mos en­tre to­dos, en­ton­ces, una cul­tu­ra más per­mi­si­va, de me­nos sen­si­bi­li­dad y que mira pa­ra otro, ha ayu­da­do en el pa­sa­do a que el te­ma avan­ce y se arrai­gue. Tam­bién pro­vo­có que se na­tu­ra­li­ce el he­cho que per­so­nas sean ex­plo­ta­das, ya sea se­xual­men­te o la­bo­ral­men­te”.

En es­te sen­ti­do, ad­mi­tió que se ad­vier­te “una reali­dad so­cial don­de hay cier­ta in­di­fe­ren­cia, pe­ro no el gra­do de juz­ga­mien­to so­bre las víc­ti­mas co­mo en otros tiem­pos”.

Di Santi in­di­có que la so­cie­dad de­be em­pe­zar a te­ner un re­pro­che ma­yor res­pec­to de es­te de­li­to, y más em­pa­tía con las per­so­nas que lo pa­de­cen.

“Hay mu­cho pa­ra ha­cer y con­so­li­dar lo que ya lo­gra­mos, por que de lo con­tra­rio se da­ría una re­trac­ción y esos lu­ga­res o va­cíos que se pro­du­cen los ocu­pan es­tas or­ga­ni­za­cio­nes”.

Co­men­tó que las per­so­nas que su­fren la tra­ta atra­vie­san un pro­ce­so de vic­ti­mi­za­ción, “don­de le co­rren esa in­di­vi­dua­li­dad y le pre­sen­tan una iden­ti­dad de per­so­na ex­plo­ta­da, a fuer­za de gol­pes o dro­gas. Se lo­gra una des­per­so­ni­fi­ca­ción y la pér­di­da de con­cien­cia de víc­ti­ma”.

FA­CUN­DO MORALES-LA NUE­VA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.