Lla­ma­ti­vo fa­llo por groo­ming

En­tre las re­glas de con­duc­ta im­pues­tas a un acu­sa­do fi­gu­ra la prohi­bi­ción de uti­li­zar el ce­lu­lar o In­ter­net.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

LA VÍC­TI­MA TE­NÍA 10 AÑOS

La pe­na de un año de pri­sión en sus­pen­so y una se­rie de re­glas de con­duc­ta, en­tre las cua­les se des­ta­ca, por ser inusual, la prohi­bi­ción de uso de te­le­fo­nía ce­lu­lar e In­ter­net, le im­pu­so un juez bahien­se a un hom­bre acu­sa­do del de­li­to de groo­ming .

La víc­ti­ma, una ne­na de 10 años, re­ci­bió men­sa­jes de tex­to con con­te­ni­do se­xual de par­te del acu­sa­do.

El fa­llo fue dic­ta­do por el ti­tu­lar del Juz­ga­do en lo Co­rrec­cio­nal Nº 2, Ga­briel Luis Ro­jas, y re­ca­yó en Ricardo Abel Agui­rre (28).

La in­ves­ti­ga­ción fue lle­va­da ade­lan­te por el fis­cal Mau­ri­cio Del Ce­ro y du­ran­te el de­ba­te se acre­di­tó que en­tre el 26 y 27 de ju­nio de 2014, el acu­sa­do le en­vió a la chi­ca po­co me­nos de 300 men­sa- jes, al me­nos tres de ellos con pro­pues­tas in­de­cen­tes.

Al mo­men­to de los ale­ga­tos, el de­fen­sor ofi­cial Jor­ge Sa­ya­go sos­tu­vo que el ce­lu­lar de Agui­rre po­dría ha­ber si­do uti­li­za­do por otra per­so­na sin su co­no­ci­mien­to.

El juez des­car­tó esa po­si­bi­li­dad al ana­li­zar la de­cla­ra­ción de la me­nor en Cá­ma­ra Ge­sell, quien ma­ni­fes­tó que el pro­ce­sa­do le di­jo, pe­se a su cor­ta edad, que “la que­ría pa- ra él” o que “se ca­se con él”.

Ro­jas sos­tu­vo que “pue­de in­fe­rir­se que el impu­tado co- no­cía la ili­ci­tud de su obrar, ya que hi­zo des­apa­re­cer su te­lé­fono, sin que cons­te que ello ha­ya ocu­rri­do por la ac­ción de un ter­ce­ro o un he­cho for­tui­to. Asi­mis­mo, que co­no­cía la edad de la víc­ti­ma, ya que la tra­tó per­so­nal­men­te”.

Tam­bién con­si­de­ró que el sos­pe­cho­so "es­ta­ba cla­ra­men­te orien­ta­do a ex­ci­tar o coop­tar la vo­lun­tad de la me­nor con ese ex­plí­ci­to ob­je­ti­vo -abu­sar­la se­xual­men­te o vio­lar­la-, o con el de pre­pa­rar el te­rreno pa­ra otras prác­ti­cas in­elu­di­ble­men­te orien­ta­das a vul­ne­rar la in­te­gri­dad se­xual" de la chi­ca.

Pa­ra ello se ha­bría apro­ve­cha­do de "la se­duc­ción ya ins­ta­la­da" y la "es­pe­cial vul­ne­ra­bi­li­dad" de la ne­na.

Al mo­men­to de es­ta­ble­cer la pe­na, el juez va­lo­ró la ju- ven­tud de Agui­rre y la au­sen­cia de an­te­ce­den­tes.

Co­mo un agra­van­te des­ta­có "la per­sis­ten­cia en su ac­cio­nar, evi­den­cia­da por la pro­fu­sión de men­sa­jes en­via­dos -281 en so­lo dos días-".

Al mo­men­to de es­ta­ble­cer la san­ción de un año de cár­cel, re­sol­vió que sea de eje­cu­ción con­di­cio­nal, aun­que de­ci­dió que el hom­bre no po­drá acer­car­se a me­nos de 200 me­tros de la víc­ti­ma.

Tam­bién de­be­rá abs­te­ner­se du­ran­te dos años de uti­li­zar ce­lu­la­res o In­ter­net, por lo cual or­de­nó no­ti­fi­car de la in­hi­bi­ción a las com­pa­ñías te­le­fó­ni­cas ha­bi­li­ta­das en nues­tra re­gión.

En ca­so de no res­pe­tar las pau­tas es­ta­ble­ci­das, Agui­rre ten­drá que cum­plir la con­de­na en pri­sión.

ARCHIVO LA NUE­VA.

El juez or­de­nó in­for­mar la in­hi­bi­ción a las em­pre­sas pro­vee­do­ras del ser­vi­cio de te­le­fo­nía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.