“La ma­má del pi­be es­ta­ba muy mal; pe­día por fa­vor que lo en­cie­rren”

Una víc­ti­ma des­cri­bió el ac­cio­nar del me­nor que fue arres­ta­do tres ve­ces en po­co más de 24 ho­ras.

La Nueva - - SEGURIDAD. -

EL JO­VEN ES­TÁ DE­TE­NI­DO

La ley pe­nal ju­ve­nil pre­vé una se­rie de me­ca­nis­mos e in­ter­ven­cio­nes res­pec­to del me­nor que co­me­te un de­li­to. El fin del pro­ce­so no es el cas­ti­go, sino la re­so­cia­li­za­ción.

Ca­sos co­mo el del ado­les­cen­te de­te­ni­do por la po­li­cía bahien­se 31 ve­ces en los úl­ti­mos seis años plan­tea las di­fi­cul­ta­des pa­ra abor­dar cier­tas his­to­rias de vida, don­de ese ca­mino ha­cia la re­in­ser­ción aso­ma hoy co­mo le­jano.

El chi­co, de 17 años, fue arres­ta­do en­tre miér­co­les y jue­ves en tres opor­tu­ni­da­des, y en las úl­ti­mas ho­ras el juez de Ga­ran­tías del Jo­ven, Es­te­ban Usa­bia­ga, dic­tó su de­ten­ción y que­dó alo­ja­do en el Cen­tro de Re­cep­ción del Ins­ti­tu­to Va­len­tín Vergara.

El úl­ti­mo ro­bo que pro­ta­go­ni­zó se pro­du­jo en Ya­pe­yú al 1600 y la due­ña del lu­gar sos­tu­vo que el me­nor “es­ta­ba re­dro­ga­do”.

“Pri­me­ro, a dos ca­sas de acá, le ro­bó la car­te­ra, la pla­ta y do­cu­men­ta­ción a la sue­gra de su her­mano, que lo aga­rró del cue­llo y lo ama­si­jó a pa­los. Al­go de pla­ta re­cu­pe­ra­ron... Des­pués que lo gol­pea­ron pa­só por acá y me di­ce 'ho­la se­ño­ra' y se me­tió al pa­si­llo, pa­ra ir a la pie­za que tie­ne en el fon­do”, co­men­tó Ma­ria­na Lorenzo, dam­ni­fi­ca­da del des­con­tro­la­do ac­cio­nar del ado­les­cen­te.

La mu­jer in­di­có que es­to su­ce­dió cuan­do es­ta­ba en la ve­re­da de la ca­sa de su sue­gra, en For­ta­le­za Pro­tec­to­ra Ar­gen­ti­na al 500.

“Des­pués que me sa­lu­dó fue a me­ter­se a mi ca­sa, por­que en­se­gui­da vino mi hi­jo de 9 años, que es­ta­ba ju­gan­do en el pa­tio con una ne­ni­ta, pa­ra de­cir­me 'ma­má, ma­má, El Pe­lu­ca me sa­có la mo­chi­la'. En­ton­ces me fui co­rrien­do al pa­si­llo y me me­tí en la pie­za pi­dién­do­le que por fa­vor me de­vol­vie­ra las co­sas, pe­ro él sal­tó con la mo­chi­la pa­ra el pa­tio de otro ve­cino, don­de se ca­yó den­tro de un po­zo cie­go que es­ta­ba abier­to”.

Re­la­tó que “no sé có­mo sa­lió, pe­ro lo hi­zo to­do su­cio y si­guió co­rrien­do, sal­tan­do de pa­tio a pa­tio con una li­ge­re­za te­rri­ble”.

Des­cri­bió que el chi­co si- Jue­gos de azar guió es­ca­pan­do y que po­co des­pués lo­gra­ron de­te­ner­lo so­bre la ca­lle Raw­son.

“En­ton­ces el her­mano lo vol­vió aga­rrar del cue­llo y mi ma­ri­do fue y le al­can­zó a pi­sar la ca­ra pi­dién­do­le que 'por fa­vor le de­vol­vie­ra las co­sas'. De­jó la mo­chi­la pe­ro vol­vió a es­ca­par­se, lle­ván­do­se co­sas en un bol­si­llo, por­que lo iba sos­te­nien­do”.

Lorenzo in­di­có que en de­ter­mi­na­do mo­men­to el acu­sa­do in­gre­só en la ca­sa de un hom­bre que es­tá cum­plien­do arres­to do­mi­ci­lia­rio y que, fi­nal­men­te, hu­yó ha­cia un des­cam­pa­do de For­ta­le­za Pro­tec­to­ra.

“Y to­dos, jun­to con la po­li­cía que es­ta­ba con pa­tru­lle­ros, lo per­se­guía­mos. El pri­me­ro que lo aga­rró fue mi hi­jo, de 17 años, que lo ama­si­jó a pa­los”.

Si­guió di­cien­do que “cuan­do lo aga­rra­mos nos ame­na­zó con que, cuan­do sal­ga, nos va a pe­gar un ti­ro a mí, a mi ma­ri­do y a mi hi­jo. Bueno, es­ta­mos dis­pues­tos a to­do. No pue­do que­jar­me de la (co­mi­sa­ría) Pri­me­ra, que hi­cie- ron un ex­ce­len­te tra­ba­jo; pe­ro la jus­ti­cia...”.

La mu­jer des­cri­bió que la ma­dre del ado­les­cen­te pi­dió ayu­da pa­ra con­tro­lar a su hi­jo.

“La ma­má del pi­be es­ta­ba muy mal. Fue con sus dos chi­qui­tas a la co­mi­sa­ría y pe­día por fa­vor que lo en­cie­rren y que den­tro de tres me­ses, cuan­do cum­pla los 18 años, lo pa­sen al Pe­nal. ¿Qué ha­ce­mos si sa­le y me ma­ta a mí, a mi hi­jo o a mi ma­ri­do?”, re­cal­có Lorenzo so­bre el fi­nal.

Una vez cap­tu­ra­do por la po­li­cía y los ve­ci­nos, el ado­les­cen­te ame­na­zó a Lorenzo, a su ma­ri­do y a su hi­jo. "Cuan­do sal­ga, les voy a pe­gar un ti­ro", ha­bría ad­ver­ti­do.

EMMANUEL BRIANE-LA NUE­VA.

Ma­ria­na Lorenzo con­si­de­ró que el chi­co se en­con­tra­ba ba­jo efec­tos de dro­gas cuan­do sus­tra­jo ele­men­tos de su ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.